Combustibles: el gobierno garantizó la provisión y denunciará a Hugo y Pablo Moyano

La presidenta Cristina Fernández ordenó armar un equipo de emergencia para asegurar el abastecimiento de combustible. También anunció una presentación penal contra los líderes del gremio. La respuesta de Camioneros.

El gobierno reaccionó ante las primeras consecuencias del paro con una convocatoria inmediata a todos los ministros, los que habían acompañado a Cristina a Nueva York y los que habían permanecido en el país. La urgencia llegó también hasta los funcionarios que se encontraban en un tercer destino, como el ministro de Justicia, Julio Alak, quien se encuentra en Roma participando de la reunión periódica del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el ente que combate el lavado de dinero. El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, fue el primero en salir a hablar en público. Tras varias comunicaciones telefónicas con la presidenta, y al finalizar el acto por la Bandera en Rosario, Randazzo anunció que Cristina anticiparía su regreso desde Río de Janeiro para ponerse al frente de la respuesta a la crisis que generó la medida de fuerza. “Su prioridad es defender los intereses de los 40 millones de argentinos”, dijo. Luego deslizó fuertes críticas al gremio que encabezan Hugo y Pablo Moyano. “Muestra un enorme desprecio por los argentinos con este paro injustificado y salvaje”, cuestionó.

Como el resto de los funcionarios que hicieron declaraciones públicas, Randazzo puso el acento en dos decisiones tomadas por Camioneros: desconocer la conciliación obligatoria y convocar a una medida que implica desabastecer de combustible a buena parte del país. “En el medio de una paritaria, que es un proceso de diálogo, convocan sorpresivamente a un paro por 72 horas. No buscan mejorar la negociación, están buscando un efecto político”, analizó ante Tiempo Argentino un funcionario del Ministerio de Interior. En el gobierno se escucharon dos respuestas ante la pregunta de por qué Moyano decidió, justo esta semana, apretar el acelerador. Algunos lo atribuyen al calendario electoral de la CGT, otros al estado de algunas causas judiciales que avanzan en su contra. Su hijo Pablo, en cambio, asegura que la medida busca forzar una mejora salarial en la paritaria (Camioneros pide el 30%, la cámara patronal ofrece el 21%) y que, además, están haciendo fuerza para que se eleve el monto mínimo no imponible de Ganancias.

RELACIONADA

El jefe de la CGT llamó a un paro nacional de los camioneros

(Tiempo Argentino)