Comprarnos algo

Comprarnos algo, es una respuesta que tenemos con mayor o menor frecuencia todas las personas que vivimos insertas en una sociedad de consumo, al estar permanentemente estimulados a comprar.

Ya que al acceder a determinados bienes, hace sentirnos reconfortados, por considerar esta concreción, un premio a nuestro esfuerzo y dedicación. En el extremo de la mayor frecuencia se encuentran quienes se sobreadaptan a los mandatos de la sociedad de consumo y responden positivamente a los impulsos consumistas por estar sometidos permanentemente a las campañas publicitarias de las empresas. Campañas que llegan al potencial consumidor a través de los medios masivos de comunicación. Publicidades que utilizan técnicas muy depuradas para conseguir el objetivo de transformarnos en compradores. Las entidades financieras y las empresas que venden los productos que nos pueden interesar, saben muy bien que existe, aparte de los directamente motivados por las campañas publicitarias, otro grupo que necesita de otro tipo de argumentos para terminar de ser convencidos. El otro mensaje adicional al de la oferta directa, es el mensaje consistente en que demorar la decisión, actuará en contra de nuestro poder de compra, debido al proceso inflacionario en curso que afecta a nuestra economía. Es así como el otro grupo que dudaba de transformarse en comprador, ante el mensaje machacón de agitar el fantasma inflacionario, se termina por incorporar al grupo comprador. Siendo esta una de las razones por las cuales se reitera con insistencia el tema inflacionario en los medios masivos de comunicación.

Eugenio García

(La Nota digital)

Anuncios