La respuesta del mundo desarrollado

Desde hace décadas china y otros países asiáticos lograron que una enorme cantidad de industrias de los países desarrollados emigren hacia sus geografías para radicarse y producir. La gran atracción para los industriales fue y es, la de contar en esos países, con una mano de obra barata, bien capacitada y disciplinada. Es así como los productos made in China, inundan el mercado con bienes de cada vez mayor calidad y bajos precios.

En occidente la mano de obra no es todo lo disciplinada, capacitada y barata como es común encontrar en los países asiáticos. Lo que ha permitido que estos países compitan, con los productos industrializados de occidente.
La respuesta de las economías desarrolladas, será la de fabricar objetos y producir servicios atendidos por robots, desplazando de sus fábricas y empresas a la mano de obra humana, que no tiene las mismas características que la mano de obra asiática. Es así que para dentro de veinte años, la clase trabajadora como la conocemos en occidente, empezará a desaparecer.
Según los especialistas, el 47% de todos los puestos de trabajos actuales se verá en “riesgo” de ser sustituido por sistemas de automatización y robots en una sola generación. Esto será estimativamente, dentro de tres generaciones. La tecnología robótica está avanzando a un ritmo tan veloz que algunos artefactos humanoides son altamente capaces de llevar a cabo cualquier labor. Son sistemas de coordinación motora, visión de reconocimiento avanzada, hasta de entendimiento sobre algunas cosas.
Toda esta transformación de la fuerza de trabajo, dejará fuera de los procesos productivos a buena parte de las personas que intentarán sin éxito ingresar al mercado laboral. Aumentando la cantidad de marginados de los procesos productivos, que por supuesto, por carecer de altos ingresos, consumirán lo imprescindible para sobrevivir.
Como sucede hoy en la prestación de los servicios de algunas empresas, las vacantes humanas son ocupadas por robots. Como resulta comprobable con la instalación de cajeros automáticos en las vacantes dejadas por los cajeros y empleados bancarios, cuando acceden al beneficio jubilatorio.
De esa manera, podemos decir que nuestras vacantes emigran a las economías desarrolladas capaces de la fabricación de los robots que se desempeñan como cajeros automáticos en las instituciones financieras y en otras actividades donde la automatización avanza en sus líneas de producción. En virtud de todo este proceso, observaremos que la cantidad de desocupados aumentará precisamente cuando se introduzcan en nuestro sistema productivo los robots provistos por una tecnología de avanzada, que hoy se están diseñando.
Esta realidad plantea un enorme desafío para los estados, ya que deberán arbitrar los medios para implementar estrategias destinadas a resolver los males de semejante exclusión de los sistemas productivos de una cantidad creciente de personas. Fomentando que la cultura del trabajo también atraviese al conjunto de los desplazados. Un desafío enorme, pero ineludible.

Enlace: http://www.diarioregistrado.com/tec-y-ciencia/84363-en-20-anos-los-robots-humanoides-eliminaran-a-la-clase-trabajadora.html

Eugenio García

(La Nota digital)

Anuncios