Paraná: 50 familias tomaron terrenos en el barrio Pancho Ramírez

El polideportivo paralelo a Laprida ayer amaneció loteado. Hubo asambleas y denuncia penal e intervino la Policía. Para cumplir con lo que dispone la ley, el espacio público debe ser desalojado.

En la madrugada de ayer, unas 50 familias del popular barrio Pancho Ramírez, tomaron el terreno del Polideportivo y lo lotearon. La mañana fue agitada: hubo asambleas en la vecinal, una denuncia penal de la Municipalidad y la orden de desocupar el lugar. La Policía actuó de manera preventiva e instalaron efectivos en el perímetro. Se vivieron momentos tensos y complejos.

A las 11 comenzó una reunión en la vecinal ubicada en la cortada de Río Seco y Apolinario Osinalde que con el paso de los minutos se transformó en una asamblea. La mayoría de los que tomaron el terreno dieron cuenta de la necesidad de vivienda digna y el hacinamiento por el que hoy pasan. Para las 12 la vecinal desistió de hacer una presentación legal que le solicitó la Municipalidad para deslindarse del conflicto o al menos así fue lo manifestado.

“Ha sido una movida organizada. Es absolutamente ilegal y fuera de lugar. Ese es un espacio público para actividades deportivas. Hicimos la denuncia policial, hemos dispuesto la custodia y nosotros instrumentamos una limpieza del predio de esta intervención ilegal”, dijo a diario Uno Guillermo Federik, secretario de Planificación, Infraestructura y Servicios de la Municipalidad de Paraná.

Para las 2 de la madrugada todo había quedado loteado. Con palos, caños, sogas y otros materiales, se marcó el perímetro y delimitó, incluso lugares llenos de barro y basura. Ramón González, el secretario de la vecinal, expresó: “Son gente del barrio que tienen necesidades habitacionales. Hay muchos jóvenes. Tomaron la decisión de ir a lotear. El predio está destinado para hacer un polideportivo, pero decidieron ocuparlo. Lo que queremos es que se solucione esto de la mejor forma”.

Según se conoció, se quiere desarrollar en el lugar el Programa de Mejoramientos de Barrios (Promeba) que cuenta con fondos que llegan desde Nación y préstamos del Banco Iberoamericano de Desarrollo. En el Pancho, se planteó el entubamiento del arroyo, la construcción de algunas viviendas para quienes tienen sus casas sobre Laprida y una cancha de futbol con vestuarios para el Club Banfield, así lo señalaron vecinos del lugar. Ante esto, lotearon el polideportivo y manifestaron así la necesidad de viviendas.

Ayer por la tarde la situación continuó tensa: los vecinos persistieron en su postura y la Policía se mantuvo expectante con un trabajo que denominan preventivo.

Sin embargo, la posición de la Municipalidad fue clara: “No hay margen para que se intrusa un predio que es de todos los paranaenses. La intendenta es clara en la directiva de desocupar”, concluyó Guillermo Federik.

Afirman que hubo un mentor para coordinar la ocupación

Desde la madrugada, la Policía tomó intervención. A las 2 hubo entredichos entre personal de la fuerza y los vecinos que habían empezado a lotear. Se supo que se investigó sobre los orígenes del conflicto y que se indagó a algunos vecinos.

Rubén Salva es subcomisario de la comisaría que está ubicada en el Pancho Ramírez a dos cuadras del polideportivo loteado y dijo: “Estaban delimitando el lugar y ante esta situación se buscó al presidente vecinal con el cual tenemos un trato y el señor ya tenía un conocimiento de que esto iba a suceder pero no se imaginó que iba a ser de noche. A los que estaban ahí les pedimos que desistan para no llegar a mayores. Por el momento solo delinearon de forma precaria en una subdivisión de terrenos”.

La situación no “llegó a mayores” porque solo se marcó el lugar con sogas e hilos y nadie se instaló con carpas, chapas o de otras formas, aunque esa fue la intención primera.

Intervención

“Desistieron de su actitud y se dio intervención a la Municipalidad. El Promeba tiene un proyecto en el lugar. Hoy se hicieron presentes representantes del programa y se radicó una denuncia por parte del ellos”, señaló Salva y agregó: “Intervenimos preventivamente para que se desista y lo hicieron hasta el momento. Ellos quieren la construcción, algo precario, pero eso a nosotros nos llevaba a sacarlos por los lineamientos legales. Hoy se dio comunicación al Juzgado. Fue una estrategia que no se puede formalizar. Es ilegítimo lo que quieren hacer, la necesidad no los avala para hacer eso sin la debida autorización”.

Sobre la forma en que se dio la ocupación, sostuvo: “Tiene que haber un mentor porque esto fue coordinado y en tan poco tiempo se vino la gente ya con cosas para medir”.

(La Nota digital)