Rechazos al proyecto de regulación de la protesta social

“Que hubiera sucedido con el salario docente entrerriano con esta ley en vigencia”, se preguntaron desde la agrupación docente “Integración Concordia” que además repasó las conquistas logradas con paros, movilizaciones y asambleas.

Un sector en minoría en la seccional Concordia de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) se posicionó ante el proyecto que regula la protesta. En un documento exigieron a legisladores nacionales por Entre Ríos que hagan lo propio. Se trata de la agrupación “Integración por un Agmer de Todos”.

“Si bien reconocemos que la metodología del piquete ha sufrido en los últimos años manipulaciones por parte de sectores que pretenden utilizar reivindicaciones y necesidades reales de nuestro pueblo con fines políticos partidarios, esto no puede ser excusa para avanzar con medidas que restringen el derecho a la protesta, a la libre expresión y a la libertad sindical”, manifestaron en el texto enviado a Página Política.

Para el espacio, que a nivel provincial conduce el sindicato, el proyecto conocido como una iniciativa antipiquetes “habilita escenarios de represión; inventa una abstracta figura de ‘delegado negociador’ y le devuelve poder ante la protesta a fuerzas de seguridad que no han sido debidamente depuradas y han demostrado su vocación con la represión en democracia y con sediciones extorsivas”.

También exigieron a los diputados y senadores nacionales de Entre Ríos que “se opongan al tratamiento de tan regresivo proyecto de ley”.

CEHAJ

Por su parte, el Centro de Estudios Históricos Arturo Jauretche – CEHAJ también publicó en su sitio oficial la adhesión a la declaración firmada por varias organizaciones sociales y políticas que se oponen al proyecto; entre las que se encuentran la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) – CLOC Vía Campesina, entre otras.

“El proyecto de ley ‘Convivencia en manifestaciones públicas’ presentado por diputados del Frente para la Victoria expresa un espíritu contrario a los estándares que ha sostenido el Estado nacional frente a la protesta social desde 2003. Los principios de legitimación de la protesta social, de mediación política de los conflictos y de regulación de la actuación policial fortalecieron la democracia y limitaron los niveles de violencia en estos contextos, aunque persisten serios problemas de represión en diferentes puntos del país”, señala el documento.

Fuente: Página Política y CEHAJ

(La Nota digital)

Anuncios