Para Almará es una “operación de prensa” y desvinculó a Urribarri

Luego de la polémica que trascendió en medios nacionales por el diálogo de contenido prejuicioso y sexual por parte del diputado provincial Rubén Almará en su programa radial con una menor, el periodista realizó su descargo en el mismo medio donde se dio la charla.

Tras realizar una retrospectiva sobre sus inicios en la radio paranaense, criticó a los medios de Buenos Aires por el tratamiento de la información, volvió a pedir disculpas “si alguien se sintió herido”, y aseguró que todo se trató “de una operación de prensa”. “Yo no me voy a dejar usar por los medios de Buenos Aires”, afirmó, y aseguró: “No es Almará el tema, el tema Almará va a pasar. Vienen por este gobernador que se animó a enfrentarlos a todos”, dijo respecto a la precandidatura presidencial de Sergio Urribarri, a quien desvinculó de la polémica. Asimismo, invitó: “Pueden pedir a cuanto organismo me convoque; si me quieren separar del bloque háganlo muchachos, porque la verdad en ningún momento pedí estar allí, cuando pusieron todas las bancas juntas a mi no me habían dicho absolutamente nada”. Y deslizó: “Si lo mío tiene una sanción moral, qué decir de aquellos legisladores que están procesados, sospechados de enriquecimiento ilícito”, acotó, aunque sin nombrarlo, en clara referencia al actual presidente de la Cámara Baja, José Ángel Allende (PJ-Nogoyá). Al concluir, adelantó que será candidato a intendente de la ciudad.

En una extensa alocución en su radio, esta mañana, de casi una hora, el diputado provincial Rubén Almará (PJ-Paraná) relató primero cómo fue el comienzo de la radio por inicios del 2000, donde reconoció que el mentor de la idea fue el ex secretario de Reforma del Estado y Control de Gestión, Oscar Mori, condenado por la justicia por hechos de corrupción años después: “Necesito un loco que nos defienda”, aseguró el legislador que dijeron desde el bustismo, en referencia a los primeros años de la gestión de Sergio Montiel (UCR). “Lo entendieron así el Pacha Mori, Raúl Rico, Eduardo Rico y Aníbal Vergara (todos ex funcionarios) y Jorge Busti dijo `pónganle una radio´.

“Empezaron con una sociedad, Cristal, sociedades que las únicas medias que sirven son para los zapatos. Esta es la historia que nadie escribe”, graficó luego, en referencia a su radio La Voz. Y recordó las distintas direcciones por las que pasó el medio: Ayacucho, Ramírez, hasta la actual en calle Urquiza. “Ayudé a muchos presos, les daba trabajo en la radio y les firmaba las salidas sociolaborales. Ahí empezó la `escuelita de Almará´. Un día me encuentra Jorge Busti, a quien más allá de estar alejado políticamente lo considero un amigo, y dice `me hicieron una nota en Crespo, un tipo que andaba con una bolsita y un grabador, que acababa de salir en libertad y aprendí con Almará que me bancó tres años en la radio´”, comentó en su programa esta mañana. Y añadió: “El Turco (Ricardo) David había acordado con Montiel su defensa y denuncias, y nosotros defendíamos al peronismo”.

Continuando en su descargo radial -cuya síntesis fue en parte transcripta luego en la web de la radio, aunque con demasiados recortes de índole político de acuerdo a la grabación original-, apuntó que tras pasar por calle Ramírez trasladaron la radio hasta calle Urquiza. Sobre la vivienda de avenida Ramírez apuntó: “El titular de la casa esa era el Pacha Mori, y el garante era el consuegro del gobernador de la provincia, Ricardo Satler (suegro de Mauro Urribarri, hijo del mandatario). Él era el garante, fijáte cómo Paraná es tan chico y las historias se van juntando, yo lo tengo siempre presente”. Y prosiguió: “Nos venimos a calle Urquiza y empezamos a progresar, y hoy puedo tener una de las radios técnicamente mejor puestas de la provincia gracias a dos tipos: aquel que esta allá más chiquito y a este que esta acá; me refiero a Busti y al Pato Urribarri, los dos de alguna manera colaboraron con esto: Pero, fundamentalmente, gracias a la familia que tengo, a la esposa, porque mujer tiene cualquiera. Hemos pasado de todo por mi perfil, quienes hablan de discriminación: uno de mis hijos se recibió de abogado hace poco y al otro le queda poco, los discriminaron en todos lados por ser Almará, porque el papá trabajaba en una radio y decía cosas que la gente no se animaba a decir. No sé cómo salieron tan buenos gurises por como los marcaron, seguramente por la madre. Yo nunca dije nada porque sabía que eran las reglas de juego”, acotó.

“Ahí aprendí que los hijos no son culpables por los errores de los padres. Apareció lo del partido, (el conflicto con Estela Carlotto, de) las Abuelas de Plaza de Mayo, renuncié al partido. Después me acuerdo cuando el Turco (José Carlos) Halle, fue intendente de Paraná con Jorge Busti, él decidió que fuera tercero en la lista. Él lo decidió, y aquí estamos. Legislativamente creo que 30 proyectos tengo presentados, no son pavadas ni declaraciones, un comportamiento creo que ejemplar, porque en la cámara nadie tiene qué decir”, aseguró seguidamente sobre su labor legislativa.

“Y apareció el personaje, aquel de 15 años atrás que se convirtió en un icono de referencia, un contenedor. Los periodistas que hablan me conocen, saben quién soy yo, a qué he llegado y a dónde puedo llegar”, dijo hoy en Radio La Voz. Y se refirió a la conversación que mantuvo con la adolescente en su programa La Saranda: “Apareció un hecho desgraciado, lamentable, que alguien que dice ser una chica de 15 años, estando la tarotista acá… la culpa es mía por bocón”, dijo, y continuó: “Me meto en la conversación y se produce el diálogo. No voy a entrar a ver si tenía 15 o no, si la mandaron o no, porque en esencia coincido con muchos que no fue una entrevista, porque no la entrevisté, ella llamó. Nunca voy a coartarle el derecho que ustedes tienen de hablar en la radio, porque muchas veces me ha tocado que hablen mal de mí y me lo he bancado”.

Según reveló luego, el mayor de sus hijos le comentó “cuidate, te están buscando”, a lo que él habría hecho caso omiso. “Tenían razón, y no los cuidé a ellos, intenté satisfacer tal vez mi ego a través del personaje”, sostuvo. “Evidentemente a muchos no les alcanza con el escrache nacional, para muchos es una pavada por las cosas que pasan. Si quieren ir por la banca, la banca es de todos ustedes, más allá de que los resortes a utilizar pueden ser otros. Pedí, y a muchos no les va alcanzar, humildemente disculpas; quienes me conocen saben de mi sinceridad y me gustaría, no sé de qué forma, si a alguien le hice daño, repararlo, pero no conozco a la chiquita. Creo no haber incurrido en ningún delito penal, tal vez la condena sea social, como ya fue de escracharme por todos los medios, de mofarse. Tal vez lo tengo merecido, porque seguramente alguien se lo está cobrando, porque si fue un operativo está bien, lo entiendo, pero me parece que a alguno se le fue la mano”.

A esa altura de la alocución, expresó: “Ahora viene el tema político. Llegué de la mano de Jorge Busti, que políticamente estoy distanciado de él, y que lamentablemente esto de subir mi grabación a un medio lo hizo gente, y por ahí está la foto, tengo individualizada la persona, no para tomar represalia porque no soy de esos, gente obligada políticamente; seguramente Busti sabrá o no pero cada uno que se haga cargo, que una agrupación que está con Juan Ayala y una señorita creo que se llama Jorgelina”.

En esa línea, desvinculó “totalmente, en el sentido político, al señor gobernador Sergio Urribarri”, e invitó: “Pueden pedir a cuanto organismo me convoque, si me quieren separar del bloque, háganlo muchachos, porque la verdad en ningún momento pedí estar allí, y además cuando pusieron todas las bancas juntas a mi no me habían dicho absolutamente nada”, aseguró. “Esto a mi vida va a traer un daño colateral e institucional muy grande, sé lo que les estoy diciendo, sé quienes me han llamando desde lo que se llama `de la oposición´, yo no voy a escuchar a nadie de la oposición, no quiero hacerle daño a mi gobierno. Y si lo mío tiene una sanción moral, qué decir de aquellos legisladores que están procesados, sospechados de enriquecimiento ilícito, hasta dónde llega esto, cuál es el límite. No sé si habrá denuncia penal, creo que no, pero sinceramente les digo: creo muchachos que ya está, si quieren seguir, sigan, no he hecho nada a ningún periodista. Entiendan algo: Almará va a existir, sanciónenme, no me transformen en víctima”.

Almará luego dijo ponerse: “A disposición de quiénes quieran”, e insistió: “Me parece que ya el castigo, la matada a palo que me han pegado los medios nacionales, ya está. Ahora, o alguien muy poderoso me quería matar o quiere matar a mí, o alguien muy poderoso va por la cabeza del gobernador”, advirtió, y añadió: “Porque quien crea dentro del oficialismo que esto termina acá y conmigo se equivocan, después dirán por las cosechadoras, por las organizaciones que evaden 300 millones por el producido de la soja y algún intendente está mirando para otro lado, después dirán por LAER. No voy a dejar de ser peronista ni al gobernador de la provincia, cometí un error que ya lo pagué porque me mataron, me parece que crearon otro monstruo con todo esto, esto es un boomerang, esto vuelve”.

En última instancia, adelantó a su audiencia: “Yo les hago una promesa, yo voy a ser candidato a intendente, y que sean ustedes, los auténticos dueños de la democracia, los que me digan que no con su voto”. Y volvió sobre el tratamiento de los medios en el orden nacional: “Estamos ante una operación de prensa que no tiene sentido, vienen por Urribarri porque Almará para los medios de Buenos Aires, como lo son otros medios de Paraná, somos unos perejiles. Yo no me voy a dejar usar por los medios de Buenos Aires, porque las cosas se lavan acá en casa. No es Almará, el tema Almará va a pasar, vienen por este gobernador que se animó a enfrentarlos a todos. Y con respecto a mí, murió un personaje, ahora vamos en serio”.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)

Anuncios