Expectativas por la ley de Operadores Psicosociales

Psicólogos Sociales de Entre Ríos convocan a actividades lúdicas frente a la Legislatura. La norma, que tiene media sanción desde hace un año y medio, es rechazada por el Colegio de Psicólogos.

Los trabajadores de la Psicología Social están convocando a congregarse este martes en las puertas de la Legislatura, sobre calle Santa Fe de Paraná, con el objetivo de reclamar a la Cámara de Diputados de Entre Ríos que apruebe el proyecto de ley que regula su actividad, la que cuenta con media sanción del Senado.
La iniciativa es resistida por profesionales de otras disciplinas, sobre todo por el Colegio de Psicólogos de Entre Ríos, el cual aseguró que se trata de “un avasallamiento de las incumbencias del título”. La norma está trabada en Diputados desde hace un año y medio y ahora podría tratarse mañana.
La iniciativa tiene por objeto regular el ejercicio de la profesión de técnico u operador psicosocial y de quienes posean título equivalente de igual grado otorgado o reconocido por el Ministerio de Educación de Entre Ríos, informó el diario Uno de Paraná.
Clarisa Sobko, operadora en Psicología Social, sostuvo que la ley es necesaria para fijar cuál es el límite de actuación del profesional de esta disciplina y de los de otras. “Nosotros sabemos qué es lo que tenemos que hacer, cómo, con quienes y dónde intervenir, para eso nos formamos en la Escuela de Psicología Social, pero en el ámbito laboral necesitamos que nos digan cuál es nuestro límite y cuál es el límite de otro, como toda profesión liberal”, destacó.
Ana Quercia, operadora en Psicología Social y psicodramatista, agregó que se trata también de una “restitución de derechos”, ya que “es un derecho del trabajador tener una ley que lo contenga”, sobre todo en esta área donde en la práctica concreta vienen trabajando desde hace años.
Las operadoras aclararon que quienes se desempeñan en esta disciplina intervienen siempre en integración con otras, nunca en soledad. En ese sentido, Sobko precisó que la ley determina que los psicólogos sociales pueden integrar grupos interdisciplinarios tanto de investigación como de intervención. “Estas acciones mayoritariamente se hacen en grupos, en ámbitos grupales, institucionales, comunitarios, organizacionales. La diferencia con otras disciplinas, como la Psicología, es que nosotros no trabajamos con patologías”.
“Nosotros vamos a promocionar la salud. Los sujetos pueden estar en situaciones de deterioro de su salud, parados en un polo de enfermedad, pero nosotros vamos siempre a tratar de potencializar la salud, la comunicación, el encuentro; a trabajar sobre lo vincular. Trabajamos sobre la interacción entre sujeto y sociedad, no en lo intrasujeto, donde tiene campo la Psicología”, amplió.
“Hay una intención de promover la confusión”, agregó Quercia. “Porque nuestro dispositivo es mayoritariamente como soporte del aprendizaje. Cuando trabajamos con grupos es porque sostenemos y promocionamos la formación. Consideramos que el aprendizaje es posibilitador de transformación y cambio. La intervención es complementaria con psicólogos, con trabajadores sociales, con abogados, con médicos”.
La convocatoria es para mañana a las 19 en las puertas de Casa de Gobierno sobre calle Santa Fe. Allí realizarán actividades lúdicas, creativas, con la consigna de “legalizar lo legítimo”, para “dar a conocer un poco más a la sociedad” sobre la tarea de los operadores en Psicología Social y a la espera de que el Poder Legislativo sancione la ley.

Contradicciones

La Escuela de Psicología Social obtuvo en 2002 la habilitación oficial del Consejo General de Educación. “El CGE aprobó nuestros planes de estudio y anualmente esta tarea se formaliza. Estamos otorgando títulos a nivel nacional. Es más, nuestra escuela revalida títulos a quienes se han formado en escuelas de otras provincias”, dijo Quercia. “El mismo Estado que valida nuestra formación, tiene que validar nuestro trabajo. Así como reguló nuestro plan de estudio, tiene que regular nuestro ejercicio”, acotó Sobko.

(La Nota digital)