Denunciaron a ruralistas por amenazar a trabajadores del SENASA

El incidente ocurrió ayer a la mañana cuando una delegación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se presentó en la localidad de Villa del Rosario para realizar un procedimiento de rutina en viveros a cielo abierto.

Fuentes del organismo, que pidieron la reserva de sus identidades aduciendo que “el clima está pesado en la zona”, precisaron que los trabajadores del Senasa “fueron rodeados por un número importante de productores que los amenazaron de muerte y los escoltaron para que no puedan realizar su tarea”. Por el hecho, desde el organismo se realizó una denuncia penal en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, aunque no pudieron dar cuenta de los nombres de los productores agropecuarios involucrados en el hecho. Según se informó, los trabajadores arribaron a la zona para realizar un relevamiento en un campo, cuando fueron rodeados por los productores. La camioneta del Senasa llevaba una custodia de dos efectivos, habida cuenta de que los trabajadores del organismo ya han sido víctimas de agresiones, incluso fueron blanco de disparos de armas de fuego.

Las fuentes consultadas señalaron que “los compañeros iban a realizar un relevamiento a un campo y los productores pensaron otra cosa, nada que ver con lo que realmente fueron a hacer”. En este sentido, desde el Senasa se precisó que “hay muchos productores en infracción”, situación que pudo obrar como el disparador de tan violento accionar ante toda la ciudadanía de la localidad.

Los productores escoltaron a los trabajadores y “los pasearon como un trofeo por Villa del Rosario y Chajarí. Les impidieron trasladarse con libertad. Parecía que los exhibían como un trofeo de guerra”. En este sentido, se supo que los trabajadores del Senasa no quieren realizar relevamientos en la zona si no cuentan con las garantías necesarias para desarrollarlas con normalidad.

En tales condiciones, se indicó que “los compañeros, cuando vieron que corrían serio peligro, pretendieron llegar hasta Concordia, donde está la sede de Senasa Regional Entre Ríos”.

Según indicaron las fuentes, “un trabajador de una cooperativa citrícola de la localidad que pasaba por allí, también fue increpado por los productores. Le recriminaban que pertenecía a un emprendimiento que recibe ayuda del gobierno” y añadieron que “pudo identificar a tres productores que participaron de la agresión”, publicó El Diario.

(La Nota digital)