Denunciarán a Monsanto por “prácticas de abuso de posición dominante”

Finalizó en Paraná, el Congreso de Agrobiotecnología; entidades vinculadas al agro anunciaron que “formalizarán una denuncia contra Monsanto por prácticas de abuso de posición dominante ante la Comisión Nacional de Defensa a la Competencia”.

El día viernes tuvo lugar la segunda jornada del “V Congreso Nacional e Internacional de Agrobiotecnología, Propiedad Intelectual y Políticas Públicas” en Paraná. En los talleres temáticos, diversas entidades vinculadas al agro de todo el país, así como agricultores en particular; anunciaron que “formalizarán una denuncia conjunta contra Monsanto por prácticas de abuso de posición dominante ante la Comisión Nacional de Defensa a la Competencia”.

La actividad de la mañana abordó la temática de la investigación y desarrollo en biotecnología nacional, y contó con expositores y centros de investigación del INTA, CONICET y de universidades nacionales de distintas provincias del país. Al respecto, Raquel Chan, miembro del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral, expresó que “Como país, tenemos la capacidad humana para generar tecnologías propias”, y propuso el desafío que debe “asumir el sistema científico para ser capaz de generar investigaciones en el marco de programas conjuntos desde América Latina vinculados a estrategias comunes de desarrollo”.

Durante la tarde, diferentes actores socio-económicos vinculados a la producción, multiplicación y acopio, presentaron análisis vinculados a temáticas de propiedad intelectual y propuestas de políticas públicas. Allí, el referente de FECOFE Esteban Motta, manifestó que “la biotecnología debe ser parte de un proceso de desarrollo nacional inclusivo y con accesibilidad a los distintos sectores de la cadena. Los contratos que promueve Monsanto son una herramienta que avanza en la concentración, no solamente para quedarse con el control de la tecnología y el desarrollo tecnológico sino también con el control de la comercialización y del desarrollo del sector agropecuario de la Argentina”

Por su parte, Raúl Pagnoni, presidente de la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores, señaló que “complementariamente a la presentación de la denuncia que presentarán diversas entidades del agro contra Monsanto, se solicitará a la Comisión de Defensa de la Competencia que adopte medidas de carácter provisional previstas en el artículo 35 de la ley 25.126 a fin de ordenar el cese de la conducta lesiva durante la tramitación del procedimiento”.

El Cierre del evento contó con la participación del Subsecretario de Coordinación Político – Institucional y Emergencia Agropecuaria, Lic. Fernando García Díaz, en representación del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación, quién señaló que la “soberanía tecnológica constituye una política de Estado para lograr la sustentabilidad y el desarrollo nacional”. Sostuvo además que grandes esfuerzos y recursos se han invertido en materia de investigación para superar la dependencia. Al respecto, el Presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación, Ing. Luis Basterra, reconoció la labor del Dr. Aldo Casella y el Dr. Salvador Bergel por los constantes aportes al debate público y multidisciplinar que generan los diversos congresos de agrobiotecnología que han organizado. Al concluir el congreso, el diputado Basterra se comprometió a que “todos los aportes expresados en las dos jornadas se publiquen y lleguen a quienes tienen la responsabilidad de generar las leyes en el parlamento que garanticen el bien general por sobre algunos interese económicos”.

El rol del Estado

En representación del gobierno de la provincia, asistieron los ministros de Cultura y Comunicación, Pedro Báez, y de Producción, Roberto Schunk. Báez resaltó el significado del lema del encuentro: “Biotecnología para el Desarrollo Nacional y Soberanía Tecnológica”. Dijo que “cobra relevancia en medio de la disputa digna de Argentina contra los capitales concentrados internacionales” y señaló: “El conflicto con los fondos buitre nos obliga a construir la unidad necesaria para superar esta instancia y nos muestra la importancia de construir herramientas para la etapa que necesariamente se viene, de desarrollo social, económico y productivo”.

“Lo que se discute, en definitiva, determina la vida y el futuro de los argentinos. Tenemos que dejar atrás la lógica perversa del endeudamiento eterno y, a la vez, debemos encontrar una forma de zafar del peligro de la ola patentadora, que significaría una brutal transferencia de ingresos a los sectores concentrados, a los que lo único que les interesa es aumentar a niveles extraordinarios su rentabilidad y en ningún caso les importan la economía del país o las condiciones de vida y la seguridad alimentaria de nuestro pueblo”, reflexionó.

La biotecnología y el manejo de la genética se han tornado absolutamente indispensables. Por eso el Estado debe fortalecer su presencia y accionar proactivo con la aplicación de recursos y con políticas que incidan en la redistribución de la renta. En el centro de esa definición tienen que estar actores nacionales como los trabajadores, los pequeños y medianos productores, los profesionales, los técnicos, los estudiantes”, postuló el ministro de Cultura y Comunicación.

“Son cuestiones centrales que tienen que ver con el futuro, al que vamos porque de algún lado venimos: de 50 años de destrucción sistemática que recién se empezaron a revertir en mayo de 2003. Todos las sabemos, pero quiero recordar algunas cuestiones: venimos de economías regionales destruidas, del borde de la disolución nacional y social y de un ministro de Economía que mandaba a lavar los platos a científicos e investigadores. Con esto no queremos decir que está todo bien, ni desconocemos los problemas actuales. Dimos pasos enormes y es enorme lo que falta. En Entre Ríos lo tenemos claro porque vemos la transformación lograda por nuestro gobernador Sergio Urribarri”, hizo notar.

“Urribarri es el responsable de haber sacado a Entre Ríos de un estado de postración histórica. Lo decimos tan orgullosa como humildemente: tenemos una provincia que se erige en un modelo para que el concierto de las provincias argentinas se identifiquen en sus costados más virtuosos. También Urribarri nos contagió de desafíos importantes y así como los argentinos logramos generar condiciones para que más de 1.000 científicos e investigadores retornen a la patria, en Entre Ríos nuestro gobernador multiplicó por diez el presupuesto destinado a la ciencia y la tecnología y por eso tenemos un 95% más de investigadores y duplicamos los proyectos aprobados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Son aspectos centrales en una provincia que es la primera productora de cítricos dulces, la segunda en producción de arroz, la tercera en el sector foresto industrial y la cuarta en oleaginosas”, cerró Báez.

Schunk, a su turno, expresó que “el gran desafío para este congreso es analizar el lugar del conocimiento, la investigación y la innovación tecnológica en los procesos productivos”. Además, señaló que “es función del Estado asumir un rol protagónico para que estas innovaciones lleguen al productor”.

El ministro de Producción destacó la creación de más de 50 cooperativas en distintas cadenas de valor por parte del gobierno y planteó el debate sobre “cómo se reparten los frutos de esta revolución tecnológica”. “Lo importante es que la apropiación de estos conocimientos sea aprovechada por los distintos actores, no sólo por las empresas transnacionales que se llevan gran parte del esfuerzo y el trabajo de muchísimos argentinos”, concluyó.

(La Nota digital)