El gerente anunció que Ayuí se declarará en quiebra y los empleados salieron a la calle

Mario Cardoso, ex delegado de la empresa citrícola Ayuí, dijo que ayer a la tarde el gerente Luis Rajnar les anunció a los trabajadores del empaque: “que la empresa va a quebrar y creo que la gente ya no tiene mas posibilidad de nada”. Lo mismo señaló un delegado de empaque, Rubén Valdez: el gerente: “nos dijo que el 4 (de agosto) cuando abra la feria o iba a concurso o a quiebra directamente”.

En consecuencia ayer no menos de 50 trabajadores marcharon hasta la casa del intendente Gustavo Bordet y luego al municipio en busca de una respuesta. Hasta el momento, no hay ninguna. Cardoso se mostró desengañado con los anuncios frustrados. “Tanta propaganda que se hizo que están los chinos y que los $ 20 millones y que vienen los diputados a sesionar acá en el empaque pero realmente no aportaron ninguna solución. Eso fue para dilatar un poco más los tiempos y se llega a esto hoy”, indicó. Pero el secretario del Sindicato de la Fruta, Alcide Camejo, señaló que hay paracaidistas políticos que están “usando a la gente” para sacar rédito en un año electoral. Y planteó la posibilidad de que en realidad Ayuí vaya en camino de una convocatoria de acreedores.

“Si había mucho interés y se dijo que había trabajo para 1.400 personas y resulta que no alcanzamos a llegar a fin de año y salen anunciando que la empresa va a quebrar. Quiere decir que todo lo que se estaba anunciando era una cortina de humo”, señaló Cardoso. En tal sentido, dijo que había mucha gente “ilusionada” con trabajar unos meses para paliar la situación actual dado que el personal está sin trabajo desde octubre del año pasado.

En el caso de que la empresa se declare en quiebra, los trabajadores comienzan a analizar la parte jurídica. El delegado sostuvo que las informaciones que les llegan indican que la mayoría de los bienes de la empresa están hipotecados. “No somos muy entendidos en eso pero sabemos que Ayuí tiene muchas deudas con los bancos y creo que la situación para el trabajador no va a ser nada fácil y mucho menos pretender cobrar algo”, indicó el ex delegado.

Por lo tanto, esta mañana un grupo de 50 trabajadores de empaque, cosecha y del sector administrativo que cobra los sueldos en forma atrasada participaron de una movilización que llegó hasta la puerta de la casa del intendente Gustavo Bordet y luego de la intendencia.

Respecto de lo que han vivido en los últimos meses, dijo que hubo “muchas idas y vueltas y nada de soluciones”. “Realmente se ha estado jugando con la gente como yo se lo expresé al gerente. No estaba de acuerdo con muchas cosas y menos con ponerle un condicionamiento a la gente para presionarla a que acepten lo que ellos quieren hacer”, indicó. Lo dijo en referencia al ofrecimiento de $ 1.700 por quincena.

Para acceder al mismo, Cardoso dijo que les piden que renunciar a todos los reclamos por días caídos. En consecuencia, se les anula el derecho a futuro a reclamar. “Están renunciando a los derechos del trabajador. Están aprovechando la necesidad de la gente”, indicó. “Y cuando la empresa decida no pagar más los $ 1.700, eso caduca y nadie tiene responsabilidad de seguir pagando. O sea que la empresa si quiere paga dos veces y eso queda todo en la nada”, señaló.

En tanto, Valdez dijo los empresarios chinos “desaparecieron” y se encuentran con que no hay respuestas de ningún lado. “El gobierno les dio $ 20 millones para que traten de reactivar la empresa pero aparentemente no tienen más plata como dijo el gerente ayer y los empresarios no tienen los $ 70 millones que decían que tenían”, expresó.

“Este era el fin que esperábamos. Ya la veíamos venir desde hace mucho tiempo. Sabíamos que venía la quiebra porque hay muchos pedidos de quiebra, hay mucha deuda”, mencionó.

Por lo tanto, los empleados, unos 200 de Ayuí, comenzaron a reunirse con abogados debido a que están preocupados ya que los primeros que cobrarían, en caso de remate, “serían los bancos”.

Valdez confirmó que trabajadores de quintas, cosecha y de la oficinas se movilizaron a la municipalidad para ver si obtenían una respuesta del gobierno. El delegado no estuvo pero por lo que pudo conocer es que no hubo ninguna.

‘Con esta noticia que nos dieron ayer ya no nos dan más esperanza de trabajo. Sería un milagro que una empresa tan grande como Ayuí abra las puertas porque el gerente recalcó que Francisco De Narváez, que es el dueño, dijo que hagan lo que quieran con la empresa que el no quería saber más nada, que la vendan o hagan lo que quieran’, añadió. ‘Pero el gerente está encaprichado en no cerrar, en querer abrir pero están con las puertas cerradas. No sé, no le veo futuro a esto’, dijo.

Mañana a la tarde Valdez dijo que habrá una reunión en el Sindicato de la Fruta entre los empleados para ver los pasos a seguir.

La visión del gremio

El secretario general del Sindicato de la Fruta, Alcides Camejo aseguró: “ayer estuve con directivos de Monte Pilone y tendría que estar el gerente de Ayuí, que no pudo concurrir, para darle un beneficio a la gente de empaque de Ayuí y a la gente de empaque de Monte Pilone, lo hemos conseguido, es una gestión que viene solicitando el ministro Schunk, venimos gestionando hace rato y ahora se ha dado este beneficio para que la gente del empaque Ayuí y de Monte Pilone puedan pasar a reserva de puesto, cambiar el código 21 y 14 para que puedan acceder a un plus de 3000 pesos, cobrar sus asignaciones familiares, o el salario universal o tener otros planes si no tienen nada”.

“Hoy nos encontramos, que el gerente Luis Rajnar, le comunicó a la gente que va a quebrar el 4 de agosto la empresa y van a quedar todos sin trabajo, que no le van a pagar; usando la inocencia de la gente, vinieron a protestar, buscando réditos propios de la empresa y de algunos transportistas que son socios de los empresarios de Ayuí, y también se mezclan con algunos paracaidistas políticos que lo están fogoneando para que puedan incentivar y armar desmanes acá en Concordia, como faltan pocos meses para las elecciones buscan sacar rédito”, señaló Camejo.

Más adelante dijo que ha gestionado nuevamente junto con el ministro Roberto Schunk y Mariano Caprarulo para incorporar a los trabajadores de cosecha de Citrícola Ayuí al mismo beneficio que tienen los trabajadores de empaque, “con la garantía de trabajo hasta los meses de noviembre, diciembre y con un plus de 3000 pesos”, aclaró Camejo. “Nosotros gestionamos y el gobierno está haciendo todo lo posible para los trabajadores. La gente de Ayuí, los directivos, la gerencia y operarios tendrán que dirigirse a quien corresponda para tratar de gestionar”. “Me molesta que usen la inocencia de la gente para traerla a protestar y decirle algo que todavía no ha pasado. Si pasa, nosotros como sindicato sabemos lo que tenemos que hacer, con nuestros afiliados sabemos a dónde vamos a reclamar, nosotros vamos a reclamar para que ellos tengan su beneficio y puedan cobrar lo que les corresponda”, remarcó.

Respecto al movimiento que se realizó y tuvo como punto el frente a la casa del intendente dijo que luego, la señora de Bordet acompañó a los trabajadores hacia la municipalidad, “me hice presente también y, junto con el vice intendente Casañas estuvimos gestionando”, aseguró.

Consultado por la versión Camejo dijo que “yo tengo noticias por los dichos del ministro y la gente de Buenos Aires que no es así, pueden concursarse pero no es parecido a una quiebra, pueden seguir trabajando, pueden seguir cobrando sus haberes pero no tiene nada que ver con la quiebra”, explicó y luego dijo que “lamentablemente le están metiendo a los trabajadores que van a quedar sin trabajo, que no van a poder cobrar sus haberes, y con gran preocupación los trabajadores se manifiestan”. Luego se refirió a que primeramente, “los trabajadores deben ir al gremio, yo los voy a asesorar, los voy a guiar. Cada cual que vaya a su gremio a reclamar, y le reclamen como tienen que hacerlo”. Yo me voy a hacer cargo de los trabajadores”, puntualizó.

Por último destacó que diez o doce personas de Monte Pilone “sé que han sido pagados por un gremio que representa a un viejo gobernador que quiere volver, pero han sido pagados para que hagan desmanes, para que hagan disturbios pero no lo van a conseguir, no lo han conseguido y yo creo que no van a parar”. Con relación a esto Camejo manifestó que “usan cualquier cosa para juntarse para hacer algún desmán. Lamentablemente estos que son pagados por gente política para que hagan desmanes no lo puedo contener y eso que se haga cargo la justicia, o quien tiene que hacerse cargo, yo me voy a hacer cargo de los delegados que ven con gran preocupación porque le han dicho que va a quebrar la empresa pero vamos a esperar”. Seguidamente afirmó que “por ahora siguen trabajando, voy a gestionar para conseguirle lo que pueda conseguirle”.

Por último explicó que “la versión salió del gerente pero por afuera de algunos de los delegados”. “Ayer solamente se habló de un concurso convocatorio, que podían entrar, pero que no tiene nada que ver con la quiebra”, finalizó.

Fuente: Diario Junio

(La Nota digital)

Anuncios