“Somos los únicos en representar un pensamiento progresista”

Margarita Stolbizer, pre-candidata a presidenta por el Frente Progresista, cree firmemente que el espacio que representa va a tener un buen desempeño electoral en las PASO de agosto, y esto potenciará sus posibilidades para las generales de octubre. Su optimismo se basa en que representa a un amplio sector social, de centroizquierda y socialdemócrata, que pone a la decencia y a la igualdad como pilares del desarrollo social y político, dos cuestiones que están ausente en los postulantes que hoy aparecen liderando las encuestas, como Mauricio Macri y Daniel Scioli. “Nosotros somos los únicos que representamos un pensamiento progresista en la Argentina”, sostiene la líder del GEN.

stolbizer gen

En una entrevista con La Capital, Stolbizer aseguró que la campaña electoral transita por eslóganes y consignas vacías de contenidos, donde los encuestadores y consultores políticos relevaron de la escena a la verdadera política. Dice que hay una polarización fingida, ya que tanto Scioli como Macri son muy parecidos y basan su estrategia en no decir nada, en la indefinición sobre los varaderos problemas que sacuden a la sociedad. “Esta es la campaña con menos contenido político desde el año 83. Hasta Menem, que hablaba de la revolución productiva y el salariazo, tenía más contenido”, señala.

Consultada sobre cómo encara esta etapa de la campaña en un contexto de polarización entre Scioli y Macri, la diputada nacional señaló: “No hay que dar por resuelta ninguna cuestión. En la Argentina, la política es bien dinámica, con candidatos inflados que de repente aparecen por las nubes y se terminan cayendo después. Nosotros trabajamos para hacer la mejor elección posible, sin desconocer las dificultades que tiene un contexto donde se ha instalado fuertemente la idea de que existen solamente esos dos candidatos (por Scioli y Macri)”.

En ese sentido, indicó que su estrategia será: “Poner en valor nuestras diferencias y también convertir en fortaleza algunas cuestiones que son vistas como debilidades, concretamente el manejo de los recursos. Los otros dos candidatos hacen uso y abuso del manejo de recursos públicos para la promoción de sus respectivas candidaturas. Gastan sumas obscenas. Nuestra campaña, en cambio, es austera. La otra estrategia es transitar un camino muy vacante que nos han dejado los otros, que dicen más o menos las mismas cosas y son muy parecidos entre sí. Hay todo un espacio progresista, de centroizquierda, socialdemócrata, que no tiene representación electoral. Y nosotros somos los únicos que representamos un pensamiento progresista en la Argentina. Ponemos en agenda algunos temas que los otros no hablan. Los dos grandes pilares de nuestra propuesta son igualdad y decencia, y a partir de ahí bajamos una propuesta que nosotros simbólicamente le estamos dando el formato de compromisos. El lunes pasado compartimos con Juan Carlos Zabalza una visita a la casa natal de Sarmiento en San Juan, donde presentamos nuestro compromiso con la educación, que es central para la Argentina. Y en los próximos días vamos a presentar un compromiso similar con la educación pública. Son temas que nos permite caminar casi sin competencia, al menos en lo discursivo y en propositivo”.

Inquirida respecto a por qué cree que no tocan esos puntos los otros candidatos, opinó: “Porque los candidatos hacen aquello que la gente está buscando, entonces van y bailan con Tinelli, no debaten y no fijan posición sobre nada. Sus consultores y asesores de imagen le están diciendo que vayan a bailar con sus imitadores y hacen la plancha. Esta es la campaña con menos contenido político desde el año 83. Hasta Menem, que hablaba de la revolución productiva y el salariazo, tenía más contenido político que esta”.

Pero también consideró que hay un déficit de atención de la sociedad en ese sentido: “Sin dudas, porque los candidatos responden a una sociedad que tiene muy bajas exigencias hacia la representación política. Parece una sociedad bastante condescendiente con un político que no formula propuestas y que no define absolutamente nada. Esto, además, lo pone a Scioli y a Macri en un mismo nivel. Son demasiado parecidos en muchas cosas y una es esta: la indefinición como característica. Otra de las estrategias que nos fijamos es interpelar a la sociedad sobre por qué tenemos que aceptar no ser gobernados por gente normal. Nos pasa con la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner), que es una persona hipermillonaria y tiene poco ver con la vida común de los argentinos. Y Scioli y Macri son dos personas que no pisan un supermercado desde hace diez años. Viven en barrios privados, recontra custodiados, no forman parte de los problemas de la vida cotidiana, entonces poca capacidades tienen de sentir desde lo humano lo que le pasa a la gente”.

Consultada sobre cuál fue el efecto y cuánto perjudicó a este espacio la retirada de la UCR para aliarse con Macri, Stolbizer dijo: “No hay un perjuicio hacia nosotros, el gran problema es que al destruirse el frente Unen se destruyó la alternativa más competitiva que había frente a este gobierno. Nosotros tomamos la decisión de seguir con la vigencia de este proyecto, pero nos debilitó como opción”.

“Hay muchos dirigentes radicales que están acompañando de tal manera nuestro proyecto que, por ejemplo, en la Capital Federal llevamos como candidato a diputado nacional al doctor Manuel Garrido, ex fiscal anticorrupción, que es diputado actualmente del bloque radical. Nos acompañan también ex ministro de Alfonsín, como Dante Caputo, Aldo Neri. Recibimos el apoyo de muchos de los viejos radicales, los que acompañaron a Alfonsín, que están con nosotros porque no quieren que les arrebaten las banderas y los principios históricos del partido. Pero también nos acompañan los más jóvenes y eso es muy conmovedor, porque ellos no quieren que le arrebaten el futuro”, añadió.

Respecto a si coincide con los analistas que dicen que tanto Scioli como Macri van a promover un cambio de estilo a lo que fue el kirchnerismo durante estos doce años, Stolbizer analizó: “Puede ser que haya un cambio de estilo, pero la cuestión de fondo no cambia. Scioli, cuando salió a atacar al juez Bonadío para apoyar a Máximo Kirchner, nos está dando la pauta de que si él acepta lo que se ha hecho durante todo este tiempo de manera irregular con los negocios privados de la presidenta, es porque está dispuesto a hacer lo mismo. El cambio de estilo sería que los otros me robaban con una pistola en la cabeza y Scioli con una sonrisa”, soltó.

En cuanto a por qué el Frente Progresista santafesino no decidió llevarla a ella en la boleta en la categoría presidencial, la legisladora nacional apuntó: “El tema es muy sencillo. El frente está compuesto por una cantidad de fuerzas que son distintas a las que componen nuestro espacio a nivel nacional. Uno no puede obligar a la UCR y a la Coalición Cívica (CC) de Santa Fe que lleven mi boleta, como no podrían obligarnos a nosotros a llevar en la boleta a Macri. Si el Socialismo y el GEN quisiera acompañar mi boleta, con la misma intención el radicalismo y la CC querrían llevar a sus candidatos, y eso generaría una confusión”.

Y cerró: “La UCR nacional no los autorizó a hacer una cosa distinta a la alianza que habían aprobado en Gualeguaychú, ese es el punto de conflicto. Pero esto es una Paso. Después, para la general, va a haber una modificación natural y lógica en el sentido de que nadie piensa que esa interna la pueda ganar Carrió o Sanz, entonces tanto la UCR como la CC van a quedar casi sin candidatos, y nosotros vamos a replantear una estrategia para aquellas fuerzas que se queden sin candidatos. Nosotros vamos a aspirar a representarlos”.

(La Nota digital)