Gualeguaychú: preocupa proyecto de barrio náutico

La ONG Salvemos al Río realizó otra marcha contra el barrio fluvial “Amarras”. Se reclamó la pronta aprobación de la ley sobre los humedales que está en el Senado de la Nación.

Ciudadanos de la costa del Uruguay junto a organizaciones sociales y partidos políticos se manifestaron este domingo para reafirmar que el country que se erige en la ribera del río que separa Gualeguaychú de pueblo General Belgrano no tendrá licencia social, ya que fomenta la segregación social, perjudicará al ecosistema y generará inundaciones en la ciudad ribereña. También se reclamó la sanción del proyecto de Ley de humedales en el Congreso de la Nación.

La concentración se realizó en el puente Méndez Casariego y la columna se movilizó hasta Mangrullo y Plaza de Aguas, donde se está construyendo el barrio, contó a la agencia AIM, Natacha Crimella, integrante de Salvemos el río Gualeguaychú. Frente al emprendimiento privado se leyó un documento por el que se reafirmó que la negativa “no es ‘capricho’ de pocos, sino que el proyecto ilegal, porque violó sistemáticamente todas las Leyes ambientales y el procedimiento administrativo para llegar a obtener la ‘Aptitud ambiental'”.

En el documento también se advirtió que “es difícil tratar de entender, como un desarrollo inmobiliario que se autodenomina ‘amigable con la naturaleza’ arrasó de forma grosera e indiscriminada cientos de hectáreas de monte nativo”.

La sociedad de Altos de Unzué “nunca priorizó la prevención, ante una inminente afectación del ambiente, siempre actuó basado en la política de hechos consumados, avanzó en connivencia con funcionarios públicos, que de forma permisiva facilitaron que nuestra tierra, HOY nos esté pidiendo a gritos que la defendamos”, se enunció en la proclama.

“No pudieron torcer nuestros principios, ninguna de las personas que comenzó este reclamo olvidó por qué luchaba, no pueden, ni podrán comprar nuestras convicciones. Nuestro sello de ‘lugaridad’, distintivo de cualquier otro, no se negocia”.

Remarcaron que saben que la sociedad de Altos de Unzué “especuló con la idea de que con dinero, todo se puede. Hoy estamos acá para decirles que no pueden, que no vamos a aceptar un inundado más por su capricho inmobiliario. No vamos a aceptar, que un sueño de fin de semana arruine la vida de centenares de personas, de niños?de niños que ya entienden lo que es inundarse, porque lo viven desde la cuna. Pero hoy, ven ese monstruo construyéndose allí y se sienten desprotegidos”.

amarras humedales

“Desprotegidos por un sistema, que no piensa en políticas de gestión hídrica, y habitacional, políticas de gestión a largo plazo. Un sistema que piensa en gestionar colchones, leche, pañales y alimentos no perecederos, cuando el agua a muchos, ya los sacó de sus viviendas. Lamentablemente, no alcanza con la gestión municipal, hay que exigir a nuestros representantes nacionales, diputados y senadores, que legislen para el pueblo, ellos tienen el deber de representarnos, es su función”.

Exigieron “la aprobación inmediata del proyecto de Ley de humedales, que se encuentra ‘trabada’ en la comisión de Agricultura que preside el senador Alfredo De Angeli. Sabemos que ésta ley, no sólo va a beneficiar a los que vivimos en las márgenes de un río, sino que va a evitar nuevas pérdidas millonarias, que YA afectaron al sector agropecuario. La inundación no solo afecta a un sector social, afecta directamente a la producción y al turismo regional”.

(La Nota digital)