“En Entre Ríos expresamos nuestra firme voluntad que sea el radicalismo quien encabece la lista de diputados nacionales y que el segundo o tercer lugar también sea ocupado por una persona de nuestro partido”.

“Viene el Radicalismo de Entre Ríos hoy, a través de su máxima expresión, como lo es el congreso partidario, a expresarse sobre la vida nacional, sobre la marcha del gobierno de Cambiemos, sobre la vida de nuestro partido, y sobre las futuras elecciones legislativas que deben resolverse durante este año”.


“En primer lugar, no podemos dejar de observar un retroceso de “La Política” en el mundo frente a los sectores económicos y de poder que se viene visualizando hace más de diez años.
Este retroceso se advierte en todo el mundo y como no podía ser de otra manera esta crisis de la política se traslada a América y a nuestro país.
En este contexto, el Radicalismo, enfrentó una disyuntiva en la cual había que establecer una construcción electoral que fuera capaz de frenar los avances políticos del peronismo , esta vez disfrazada de Kirchnerismo, que ya nada tenía para ofrecer al país, y que se he habían autoconvencido que el Estado eran ellos.
Desde Gualeguaychú en adelante el Radicalismos institucionalmente retomó la opción de compartir con el Pro una propuesta llamada Cambiemos. Al gobierno nacional, frente a los acondicionamientos heredados en materia macroeconómica, le tocó realizar las tareas más difíciles que el Kirchnerismo fue postergando para transferírsela al gobierno siguiente.
Un proceso de evaluación para ajustar el tipo de cambio real, resolver el retraso tarifario, el pago de los holdouts, son algunas de las medidas de mayor riesgo político y electoral que ha tenido que asumir el actual gobierno.
La Unión Cívica Radical fue esperanzada al acuerdo de Gualeguaychú, pero tal vez, con un grado de ingenuidad y de desaprensión a la hora de haber establecido con mayor claridad cuál iba a ser el rol del Radicalismo en esa construcción.
Hoy, por lo que podemos recoger de las bases militantes y de todas las geografías, no solo provincial, sino nacional, podemos advertir que hay una fuerte demanda en nuestra base que nos reclama más política, mayores ámbitos de discusión, y mayor injerencia del Radicalismo a la hora de tomar decisiones por parte del gobierno nacional.
En nuestra provincia, el gobierno justicialista, ha tenido una actitud ambivalente. Por un lado intenta acompañar con una relación personal al gobierno nacional, y por otro lado continúa con las políticas provinciales que heredó del anterior gobierno. Los paros docentes, el colapso en la salud pública, y el endeudamiento creciente, son una muestra de la marcha del gobierno de la provincia. En este año y medio se ha visto por parte del gobierno de Bordet, muy poca administración y nada de transformación.
No podemos soslayar la cuestión de la corrupción, tanto a nivel nacional como provincial y municipal. El Kirhnerismo sembró y plantó la corrupción en todos los rincones de nuestro país y de ello se ha tenido que hacer cargo Cambiemos, no solo denunciando estos actos, sino solucionando los graves problemas que ella ha dejado y que a diario emergen de la sociedad. Cambiemos no es, ni debe ser indiferente a los actos de corrupción, implacablemente se avanza y se seguirá avanzando en todos los niveles, requiriendo a la Justicia se progrese rápidamente en las causas ya iniciadas al Sr. Urribarri y su familia, y al Diputado Allende entre otras.
Este año y tres meses de gobierno, son un tiempo de inflexión para el Radicalismo y para Cambiemos, que debe permitirnos repensar, en primer lugar, nuestro rol en la coalición, y en segundo lugar, cómo podemos potenciar a Cambiemos.
El peronismo en el gobierno tiene una forma implacable de manejar la cosa pública para mantenerse en el poder y el peronismo en la oposición, sabe replegarse tácticamente un tiempo para arremeter con fuerza y lograr nuevamente conquistar el poder.
La táctica parlamentaria realizada este año con el peronismo, por parte del gobierno nacional, tiene sus justificaciones, pero esta no puede ser una política de fondo y permanente. Consolidar las dos fuerzas mayoritarias que componen la alianza de gobierno es lo único que consolidará política y territorialmente el único respaldo con el que contará en los momentos difíciles el gobierno nacional.
La tarea fundamental de repensar Cambiemos la debe tomar el radicalismo a partir de asumir que los responsables de nuestros propios errores somos nosotros y no nuestros socios.
En este sentido, el radicalismo debe precisar ideológica y políticamente que quiere y a qué sectores de la vida nacional quiere representar en esta alianza, somos nosotros los radicales los responsables de nutrir de mayor política al gobierno, y somos nosotros los responsables de garantizar el mayor nivel de contacto con el pueblo a lo largo y a lo ancho del país, por nuestra vigencia histórica y por el desarrollo territorial que tenemos.
Debemos buscar mecanismos para tener ámbitos en la provincia y a nivel nacional, donde se puedan discutir estas cosas, y donde debamos ser escuchados para que nuestros intendentes y nuestras bases sientan que pertenecemos a una coalición en todo su sentido.
Chile y Uruguay son dos muestras de dos tipos de coaliciones a las cuales Cambiemos debe observa r y abrevar de sus experiencias para ir consolidando un modelo de construcción de poder para gobernar de manera mucho más sólida y en el tiempo, en un país complejo como es la Argentina, y como dijimos más arriba, con un peronismo en la oposición.
Este año se definen las representaciones de diputados y senadores nacionales para el parlamento argentino.
El Radicalismo en todo el país deberá potenciar sus mejores hombres y mujeres en los lugares que nuestra presencia territorial y política así lo indiquen.
Particularmente en Entre Ríos expresamos nuestra firme voluntad que sea el radicalismo quien encabece la lista de diputados nacionales y que el segundo o tercer lugar también sea ocupado por una persona de nuestro partido, dejando a salvo que en los restantes lugares de la lista, nuestro partido tenga la representación que legítimamente le corresponde.
El desafío del 2017 para el Radicalismo entrerriano es llegar con una posición monolítica, tratando de evitar dispersiones y peleas intestinas que nos permitan hacer valer nuestra fortaleza frente al Pro, y fundamentalmente para consolidar Cambiemos en la búsqueda de un triunfo electoral que beneficie al país”.

GRAFITTIS

(La Nota digital)

Anuncios