Dura carta del Dr. Fabián Otarán

Los “informes no impedían que el asesino esté en la calle con salidas transitorias”, señaló el abogado penalista.

informes no impedían que el asesino esté en la calle con salidas transitorias
Foto: El Día

LA CARTA

“Me duele Micaela y me mortifica saber que sufrió antes de morir asesinada.

En la buena gente el dolor quema la sangre y dispara un deseo reparador que se columpia entre la justicia y la venganza. Son muchos los crímenes en nuestra sociedad. Son muchas las mujeres muertas. Entiendo el clamor de la gente.

Este hecho no puede quedar impune. Alguien debe responder por él. La violación de la norma debe ser restablecida con la correspondiente imposición de la pena.

En la faz investigativa de la comisión de su materialidad, el asesino confesó y el cuerpo de Micaela fue hallado. Ulteriores investigaciones darán cuenta si actuó solo o con ayuda. Se verá.

Pero hay algo más y me toca de cerca. El asesino cumplía una pena y el juez que le concedió la libertad es mi amigo de toda la vida. Por eso sé que hace más de 25 años, casi en forma religiosa, cumple su tarea con vocación, honestidad y formación profesional. No suelta delincuentes, cumple con la ley. Me he encargado de difundir el fallo completo para que lo puedan consultar.

No espero que me entiendan los que no quieren entender ni aquellos que quieren beneficiarse con el crimen. Sí, lo que leen, beneficiarse con el crimen. Ellos son los empresarios morales, los periodistas amarillos y los políticos inescrupulosos, siempre prestos a la demagogia, con argumentos sesgados y ocultando información.

Antes de avanzar sobre la justificación de la decisión del juez y unido a la demagogia que acabo de denunciar, corresponde enmarcar este hecho en la corrupción del FpV en nuestra provincia, que es de público y notorio, y que hace poco pagó costos políticos por impedir la destitución de una juez del Superior Tribunal de Justicia, que le es adicta. También en la mediocridad de una oposición desorientada y maleable.

Todos ellos están ahora ante un juez independiente que es apuntado por el clamor social. Por lo que ven la inmejorable oportunidad de dar respuesta y matar dos pájaros de un tiro: destituir un juez independiente y congraciarse con el vulgo, o viceversa.

La única acusación que le cabe a Rossi es ser un juez independiente de radicales y peronistas y de cualquier otra influencia.

Ahí está su fallo en toda su extensión. El incurso que pide derechos que le asegura la ley, un Fiscal que contesta negativamente al pedido, un Defensor Oficial que afirma la validez de la petición, y un Juez que falla concediendo la libertad, y la decisión no es apelada. Por qué entonces se lo quiere responsabilizar a Rossi? Ya lo dije, para cambiar algo y que no cambie nada.

Para sacarse de encima un juez independiente.

Pero si se va a observar con lupa su responsabilidad, lo fundamental es esta cuestión: No hay incidencia causal entre la libertad concedida por el juez y el crimen cometido por el liberado. El argumento es tan simple como contundente, y por eso todos los que tienen interés malsano lo ocultan. Si el juez hubiera seguido el dictamen fiscal y no hubiera accedido al beneficio de la libertad del incurso, el crimen igual se hubiera cometido. Por el simple hecho que el asesino gozaba de salidas transitorias que también le permitían estar en la calle.

Y ésta es la contradicción que todos ocultan de los informes penitenciarios. Estos informes no impedían que el asesino esté en la calle con salidas transitorias. Por eso el juez accedió a la libertad condicional y el fiscal no apeló”.

Foto de tapa: REPORTE 2820‏

(La Nota digital)

Anuncios