Una nueva escalada mediática entre El Perro Verbistky y El Papa Francisco.

M. Cuenca

“La Masonería divide al peronismo”, dice una militante de base. Ella es peronista, no es kirchnerista ni cristinista; además estudia Sociología en un Instituto de Enseñanza Superior y sabe lo que es la masonería y los problemas que ocasionó al Vaticano. Maneja diariamente los billetes de Mitre y Sarmiento. Sabe de logias y conspiraciones.

Ella también sabe que El Papa Francisco es la persona más creíble en la feligresía argentina (católica y peronista), inclusive más que Randazzo, CFK y Scioli, por eso defiende la carta de Colombo, Vera, Moreno y Moyano: porque hoy El Papa es un aliado estratégico del peronismo y el movimiento popular sudamericano.

Verbitsky y el PAPA
El Perro se pone el gorro frigio.

LA CARTA

Por tercer domingo consecutivo, el periodista Horacio Verbistky pretende involucrar en sus editoriales al Papa Francisco en oscuras maniobras tendientes a garantizar impunidad a los genocidas. A pesar de las reiteradas desmentidas de obispos como Oscar Ojea, Jorge Lozano, Victor Fernández, Santiago Olivera y sucesivos artículos de Vatican Insider desmintiendo tajantemente que Francisco apoye algún tipo de impunidad y mucho menos el bochornoso y repudiado fallo de la Corte, Verbitsky insiste una y otra vez en calumniar al Papa y sembrar confusión entre los militantes del campo nacional.

En esta oportunidad, sostiene que Bergoglio impuso una de clasificación restrictiva que buscaría ocultar información y textualmente sostiene que “con una habilidad que no tuvieron sus antecesores, involucró en la maniobra a varios organismos de familiares de victimas y en defensa de los derechos humanos a quienes invitó a visitarlo a Roma.Para ganarse su confianza cortejó a la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner, que por su propia conveniencia política se reunió varias veces con él. De este modo, Bergoglio consiguió que no volviera a hablarse de su propio rol en aquellos años cuando era superior provincial de la compañía de Jesús, y en especial en relación con el secuestro de los sacerdotes Orlando Yorio y Francisco Jalisc, quienes lo señalaron por haberles quitado la protección y difundido que tenían vínculos con la guerrilla”. Es curioso, porque en este párrafo no solo calumnia a Bergoglio, sino que además trata a la ex presidenta Cristina Fernández de oportunista que habría entablado una relación con Francisco no por afecto y mirada estratégica, sino por “su propia conveniencia política” y además se refiere a los organismos de derechos humanos como simples peones involucrados en una conspiración armada por Bergoglio .

La calumnia sobre la complicidad de Bergoglio con la Dictadura basada en la supuesta entrega de los sacerdotes Yorio y Jalics, ya fue desmentida por este último en marzo del 2013 en un comunicado que recorriò el mundo en el que Jalics sostiene “Es un error afirmar que nuestra captura ocurrió por iniciativa del padre Bergoglio. Estos son los hechos : el padre Bergoglio no denuncio a Orlando Dorio, ni a mi”. Para la misma fecha, el premio nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel desmintió tajantemente que Bergoglio haya sido còmplice de la dictadura. Sin embargo, Verbitsky sigue calumniando sistemáticamente a Francisco con las mismas mentiras que viene usando desde el 2005 y que fueron desmentidas hasta por los propios involucrados.

Las campañas de Verbitsky contra el padre Bergoglio y ahora el Papa Francisco comenzaron en las vísperas del cónclave del 2005, ante la posibilidad que fuera elegido Papa. Y volvieron a recrudecer en las vísperas del cónclave del 2013 donde finalmente fue elegido Sumo Pontifice. La campaña sistemática de mentiras es siempre a gusto y paladar los mandantes internacionales de Verbitsky, a los que les molesta el accionar y la predica de Francisco que denuncia los efectos del capitalismo salvaje, las guerras de rapiña, el crimen organizado y la destrucción del medio ambiente que lleva adelante la oligarquía mundial del complejo militar industrial.

En momentos tan difíciles para la Patria donde un gobierno oligarca lleva adelante un ajuste brutal que hace crecer la desocupación, la pobreza y la indigencia, el mensaje y el ejemplo de Francisco en sus encíclicas y homilías es una luz que nos orienta en la lucha por tierra, techo y trabajo y por sociedades verdaderamente inclusivas donde centro sean las mujeres y los hombres y no el consumismo desenfrenado y los modelos excluyentes que solo generan descarte y esclavitud. No casualmente Verbitsky vuelve a calumniar a Francisco como ayer lo hacia a Bergoglio. Cada vez que su rol puede ayudar a mejorar el mundo y en este caso la Patria, ahí aparece la pluma del empleado del norte, disfrazado de izquierdista tratando de enlodar su figura y sembrando confusión en el campo nacional.

Repudiamos la campaña difamatoria de Verbitsky contra el Santo Padre. Reafirmamos y reivindicamos el rol del Santo Padre como la única voz potente a escala mundial de los que no tienen voz y la agenda por la cual lucha basada en frenar al capitalismo salvaje, sus guerras y su plan de devastación del medio ambiente y su predica a favor de sociedad inclusivas sin cultura del descarte y esclavitud que aseguren la de dignidad de las personas garantizando tierra, techo y trabajo.

Lucila “Pimpi” Colombo
Gustavo Vera
Guillermo Moreno
Pablo Moyano

(La Nota digital)

Anuncios