Allende habló de la salida del Dr. Ariel De la Rosa y negó haber amenazado a un periodista.

El diputado provincial y titular de la Unión del Personal Civil de la Nación – UPCN Entre Ríos, José Ángel Allende, quedó en el foco político, judicial y periodístico en los últimos días por la amenaza a través de una entrevista radial a un periodista de Paraná al hacer referencia al “Caso Cabezas”, y por la situación que protagonizaron referentes de su gremio en Diamante, con “aprietes” a la directora del hospital local, Noelia Troncosso.

Sobre ambos temas, y la salida de Ariel De la Rosa del Ministerio de Salud, habló Allende, y adelantó que se presentará a indagatoria ante el fiscal Álvaro Piérola por su advertencia en una radio al periodista Martín Carboni, aunque adelantó: “Se ha malinterpretado lo que he dicho, pero acepto que un ejemplo poco feliz”.

Sobre el episodio ocurrido en Diamante, Allende dijo que esperará a que resuelva la Justicia, y respaldó a los referentes del gremio que conduce, y específicamente mencionó a Carina Domínguez. “Esperen que defina la Justicia y van a ver que no hubo ningún tipo de agresión; confiamos en la Justicia y nuestros compañeros van a ser reivindicados como defensores de los trabajadores que lo son. Ellos fueron a una conferencia de prensa que habían convocado los medios de diamante para hablar sobre el tema, nadie va a ser ningún tipo de aprietes llamando a una conferencia de prensa”, ironizó en diálogo con En el dos mil también de FM Litoral.

Sobre la salida de De la Rosa de la cartera sanitaria, y la llegada de Sonia Velázquez, señaló: “Respeto las decisiones políticas como hombre de la política, el gobernador es el que conduce y pone y saca los ministros, y si el gobernador dice que la época de De la Rosa terminó lo acepto y comparto en el sentido que soy un hombre de la política, aunque piense diferente”. Y dijo, ante la pregunta sobre si “perdió poder” ante la salida de un ministro que puso su gremio: “Cómo voy a perder poder, estamos más fuerte que nunca, donde un ministro se fue porque no quería echar a un empleado mal echado. Ahora hay una ministra que dicen que es de ATE, no vamos a ser como los energúmenos que son ellos”, soltó, al referir a las críticas que ese gremio realizó ante la asunción del saliente funcionario.

“El gobernador está afiliado a ATE desde que empezó a trabajar en los casinos y a mi no me molestó nunca. Ahora, Sonia Velzquez no se si es dirigente de ATE, pero es dirigente política con trayectoria, la respeto y le deseo el mayor éxito y va a tener mi total apoyo para una buena gestión. Agarrar la posta de un Ministerio exitoso es difícil, por eso la vamos a tener que acompañar y ayudar”

No obstante, al ser consultado respecto a si la salida de De la Rosa significa una pérdida de gravitación de Allende en el gobierno, señaló: “Coincido, pero son cosas que van separadas. Una cosa es cuando hay momentos difíciles y definiciones, y cada uno decide dónde está parado. De la Rosa podría haber decidido quedar parado del lado del gobierno y quedar del otro lado, nosotros tenemos claro que primero está el sindicato y por encima de todos los trabajadores. No nos equivocamos en el lugar que decidimos estar, por eso digo que no nos hace mas débil, en lo que es sindical hemos crecido inmensamente en esta última semana. Ahora, si me dicen en el espacio político dentro del gobierno de Bordet, por supuesto, hemos retrotraído un ministro, pero no nos afecta para nada, ni la relación con el gobernador como sindicato”.

DIAMANTE

“No hay ningún margen de autocrítica, y pongo las manos en el fuego por Carina Domínguez que fue a cargo ese día; mandamos dos mujeres ese día, qué vamos a mandar a apretar a una directora dos mujeres”

Por otro lado, sobre la citación del fiscal Piérola por la amenaza realizada a través de una radio contra Carboni, Allende afirmó que “por supuesto que voy a asistir”, y aseguró que “este hecho no va a pasar de ser un malentendido”. En ese sentido, añadió: “Yo no he amenazado a periodistas que me han hecho mucho daño infamemente. Considero (a Carboni) un tipo que aprecio y un gran muchacho, y yo entiendo lo que me dijeron muchos de que para qué usas ese ejemplo, y es cierto”.

Y añadió: “En el ejemplo que yo doy, Cabezas soy yo”, y ante la consulta periodística sobre qué significa eso, Allende marcó: “Dí un ejemplo; hay gente que por quererle hacer bien al jefe le causa daño, y, salvando las enormes diferencias es donde acepto que no fue un ejemplo feliz, pero nada más lejos que una amenaza, primero porque no hablo del periodista, digo que alguien por quedar bien al final termina causando un daño, salvando las enormes diferencias. Con Carboni no tengo ningún tipo de problemas, al contrario, y no tengo dudas que nos vamos a poner de acuerdo, y si el ha mal interpretado algo que he dicho le pido todas las disculpas del caso. Tengo la absoluta seguridad que no le dije nada”.

(La Nota digital)

Anuncios