En calle Catamarca de Paraná pretenden construir la torre más alta de Entre Ríos, con 25 pisos y más de 70 departamentos. El proyecto ya fue frenado por la Justicia.

STOP EDIFICIOS ALTOS

“Así cómo manos misteriosas nos han robado y destruido más de veinte pasacalles, como nos han denunciado nuestra página de Facebook que nos obligó a reconstruir una nueva y hoy día la interfieren haciendo desaparecer comentarios de los vecinos, como de la misma manera nos han jaqueado en innumerables oportunidades nuestra cuenta de mail, como nos han intervenido los telefonos enviado sospechosos alarmantes mensajes, hoy nos encontramos ante un nuevo agravio: “Stop edificios en lugares inadecuados” está siendo sometido a una campaña de desprestigio”.

CAMPAÑA

“Se quiere imponer a la sociedad y opinión pública información tergiversada que dice que esta agrupación de vecinos autoconvocados de diferentes lugares y vecinales de nuestra querida Paraná, estamos en contra del progreso de la ciudad, del trabajo y de la industria de la construcción”

PROGRESO

“¿Cuál es el concepto de progreso entonces? Una ciudad atestada, intransitable, sucia por cloacas rebalsadas y sin agua para lavarlos, enferma porque nuestros niños y adultos llevan la suciedad al interior de sus hogares, inundados con desechos cloacales cuando llueve y cuando no, con veredas que son un atentado permanente, impregnados de basura que los contenedores no contienen, con familias destrozadas por sus hogares destruídos. Una ciudad inmersa en la sombra obligados a usar luz artificial en pleno día, con una competencia feroz donde quién edifica delante de quién para tener una vista pasajera que se puede perder con la autorización del próximo edificio y donde es incalculable el impacto emocional que significa vivir en sitios de estás características”.

Los vecinos y vecinas afirman que detrás de la mega-obra están los hijos de Enrique “Quique” Mizawak y empresarios ligados a la Cámara de la Construcción.

EN LAS REDES

(La Nota digital)

Anuncios