Los autores de homicidios agravados, violaciones, secuestros y torturas no podrán gozar de salidas transitorias o libertad condicional.

El proyecto recibió un fuerte respaldo a partir del asesinato de Micaela García en Entre Ríos.

El Senado había introducido importantes cambios al texto original, sobre todo para reducir la cantidad de delitos cuyos autores no podrán gozar de los distintos regímenes de libertad: se excluyeron los delitos de homicidio simple y contrabando, y quedaron incluidos los de homicidio agravado, delitos contra la integridad sexual, privación ilegal de la libertad coactiva, tortura seguida de muerte y secuestro extorsivo.

Se corrigieron las “excesivas” facultades que se otorgaban al Servicio Penitenciario, para que sea el juez de ejecución penal -con intervención de las víctimas- el que decida sobre la concesión de las salidas anticipadas.

(La Nota digital)

Anuncios