El escritor lo presentó ayer en al sede de la Asociación Trabajadores del Estado – ATE Entre Ríos.

libro lopez jordan
En el auditorio de ATE Entre Ríos

El autor contó que se sentía muy “orgulloso” de presentar el libro en el sindicato que “cobijó” primero a su papá y luego a él.

Explicó que el libro es resultado de “estudiar e investigar” en búsquedas de verdades que “trasciendan las sentencias” que ha escuchado desde niño y que “a veces se repiten con escasa criticidad”; la necesidad de “tener una mirada propia me ha llevado a este camino de publicarlas para sumarlas al debate de nuestra historia”, dijo.

De la presentación participó el Consejo Directivo Provincial de ATE encabezado por su secretario general Oscar Muntes y contó la presencia de Gustavo Quinteros -de la Conducción Nacional de la ATE.

Tras la presentación entre los presentes y el autor se abrió un espacio asambleario donde no sólo se le hicieron preguntas sino que también hubo lugar a reflexiones que enlazaban el relato de nuestras historias con lo que acontece en la realidad actual.

URQUIZA

Stein inició su alocución afirmando “no hay pruebas que fehacientemente demuestren alguna responsabilidad de López Jordán en el asesinato de Justo José de Urquiza”, en lo que es un debate que conlleva una reivindicación capital a la memoria del caudillo federal.

Sinopsis

López Jordán, último caudillo Argentino en morir, marca un antes y un después en las luchas contra el régimen oligárquico y pro británico. Tras su muerte, se ingresó en un periodo de gobiernos conservadores, un nuevo sujeto social, la clase obrera entraría en “combate” pero Entre ríos no sería centro de la resistencia.

Con Ricardo López Jordán “murieron” los ideales de un país auténticamente federal, una patria soberana, libre, hermana de la América del Sur. Pero quedó en el alma de sus gauchos, en la tradición de los fogones, en las chamarritas, el viento llevó por la bravías cuchillas de Entre ríos, por sus espejos de agua, por el torbellino de los caballos cruzando el verde de los campos, cabalgando con Artigas y Andresito, la sangre criolla y la de los pueblos originarios, unidas en el grito de independencia y justicia, que no finalizó con López Jordán porque esta aun ahí, latente, esperando el día de su reivindicación definitiva”.

(La Nota digital)

Anuncios