N. Motura

Voy a hablar de un vegetal que tal vez muchos de ustedes no sepan que puede ser un remedio. Me estoy refiriendo al Sauce; sí, ese que crece en las costas de nuestro Litoral y en las de casi todo el país.

El Sauce obtiene su nombre de la palabra latina “sálix”, y de este vocablo se origina el término “salicilato” que a su vez proviene del celta “sal lisqui” que quiere decir “próximo al agua”.

Prácticamente toda la planta posee valor medicinal, y les aclaro, que pueden emplear cualquiera de sus variedades (Llorón, Negro, Blanco); todas son efectivas. Cuanto más amargo el sabor, más eficaz es el remedio.

Días atrás una señora me preguntó:
– Dr. me dijeron que puedo aliviar y hasta curar mis dolores de cabeza con infusiones de sauce ¿Será cierto o es una broma?
– No señora, le respondí es totalmente cierto.

¿Cómo puede ser esto? Bueno, resulta que la corteza del sauce contiene aspirina, bajo la forma de salicina, muy superior a la aspirina sintética porque no posee contraindicaciones y, por tanto, puede consumirse con toda tranquilidad.

La aspirina sintética (científicamente conocida como ácido acetilsalicílico) se obtiene acetilando el ácido salicílico con el anhídrido acético y el ácido sulfúrico. El ácido resultante de este proceso, irrita la mucosa gástrica causando problemas estomacales como gastritis y úlceras si se consume en dosis elevadas o frecuentes. No conforme con esto es descalsificante, y potencialmente nocivo para los riñones, el hígado y los órganos hemopoyéticos, o sea, productores de glóbulos rojos. Las moléculas sintéticas al ser introducidas en el organismo, buscan en la sangre componentes que las bloqueen; de ahí, dimana su toxicidad. En cambio, en la aspirina natural, presente en el Sauce, éstas moléculas ya están bloquedas y, por tanto, no causan ningún inconveniente.

Su efecto antirreumático fue descubierto por un sacerdote que razonó de la siguiente forma: “si el Diablo creó el reumatismo, principalmente en los lugares húmedos; Dios debe haber puesto alguna planta para combatirlo”. Y buscando entre las especies vegetales de las orillas limosas de los arroyos, ríos y lagunas, descubrió y comprobó que la corteza del sauce contenía una sustancia que aliviaba el dolor del hermano reumático, y pudo decir, como decimos nosotros ahora: “¡Loado sea el Señor! El paraíso terrenal sigue existiendo. Lo tenemos a mano, lo que pasa es que simplemente por ignorancia o desidia lo despreciamos”.

¿Cómo debemos emplear este árbol para obtener sus beneficios? Fácil, coloquen 20 grs. de corteza de sauce en 1 litro de agua, háganla hervir 20 minutos, y tomen 4 ó 5 tacitas diarias. Es un hermoso preparado antirreumático, analgésico, antiinflamatorio, febrífugo y tónico. Además, baja el ácido úrico y disminuye los riesgos del colesterol elevado. Si se usa una dosis de 30 grs por litro de agua, calma los dolores menstruales y mejora las digestiones lentas.

¿Que les parece? La aspirina perfecta y está en la corteza del Sauce; podríamos llamarle “la aspirina de Dios”, un verdadero regalo del creador.

Las hojas del sauce poseen cualidades de sedante y soporífero. Coloquen 4 ó 5 hojitas en una tacita y viértanles agua hirviente; tapen con el platito y en un minuto podrán beberlo. Esta tisana es excelente para la depresión, la angustia, el insomnio y para quienes padecen pesadillas angustiosas.

La rama de sauce carbonizada y pulverizada sirve para aliviar la pirosis, en otras palabras, la indigestión. “Piro” deriva del griego y quiere decir “fuego”; y es lo que ocurre cuando vamos a un cumpleaños y queremos cobramos el regalo con comida; entonces aparece una sensación de ardor que sube por el esófago hasta la laringe, con hinchazón, gases y dolor estomacal. Una cucharadita de este carbón vegetal pulverizado, es maravilloso para calmar estas molestias.

En uso externo, 50 grs. de corteza hervida 20 minutos en 1 litro de agua, es extraordinario para lavar heridas, forúnculos y abscesos.

Bueno queridos amigos, han visto hasta aquí los usos más destacados del Sauce. Un consejo que les puedo dar si me permiten: pongan en el agua de la pava del mate unos 20 grs. de corteza de sauce y mateen tranquilos; que la sabia Madre Natura los ayudará.

hojas_de_sauce_lloron

(La Nota digital)

Anuncios