E. F.

No te enamores no,
no te enamores nunca,
de aquel marinero bengalí.

Porque aquel marinero puede haber muerto tras la explosión del Sanchi.
Sanchi pinchó su cola porque la dejé sola desde Irán hasta Pekín.

No pasa nada, pero hace más de una semana que está ocurriendo la mayor tragedia ambiental de China y en ningún medio de mi pueblo apareció siquiera una línea, una mención.

Y hoy decir China es decir el planeta.

Ellos nos tranquilizan. Son los más revolucionarios, los más capitalistas, los más científicos, Marilú.

Preguntale a la cajera del chino de tu barrio.

(La Nota digital)

Anuncios