Ahora mismo, miles de millones de abejas se mueren. En EE.UU. ya no hay suficientes abejas para polinizar los cultivos y en Europa los apicultores están perdiendo al menos el 10% de sus abejas cada año.

Estamos en medio de un holocausto medioambiental que nos pone en peligro a todos porque, sin la polinización de las abejas, ¡toda nuestra cadena alimenticia está amenazada!

Los científicos están haciendo sonar la alarma en torno a los pesticidas que resultan tóxicos para las abejas y dicen que estamos usando muchísimos más pesticidas en nuestros cultivos de los que necesitamos. Pero, tal y como ocurre con las compañías petroleras y el cambio climático, las grandes empresas químicas que venden pesticidas están contraatacando con informes científicos dudosos financiados por la industria que cuestionan la evidencia, dándoles a los políticos una excusa para retrasar sus decisiones.

¡Pero este año podríamos al fin ver restricciones a estas toxinas en Europa, Canadá y Estados Unidos! Y Avaaz ha trazado un plan para hacerlo posible:

  1. Convertir a los científicos que estudian los pesticidas en denunciantes que testifiquen ante oficiales y ministros;
  2. Realizar estudios urgentes que demuestren cómo las cosechas podrían crecer sin estos venenos;
  3. Lanzar campañas públicas masivas con el apoyo de políticos para lograr su prohibición.

Los estudios científicos y las campañas públicas son caros. Avaaz podría ser el único modelo de financiación colectiva del mundo capaz de recaudar lo suficiente lo bastante rápido como para subvencionar estudios a escala mundial financiados por la gente que analicen cómo se puede cultivar sin estos venenosy que pongan en entredicho de forma decisiva los problemáticos estudios científicos de las grandes farmacéuticas. Es una necesidad urgente y, si no somos capaces de hacer esto nosotros, no está claro quién podría. Contribuye lo que puedas — antes de que muera la última de las abejas.

(La Nota digital)

Anuncios