R. Revagliatti

 

Si…

 

                                                                                                                               A Rudyard Kipling

 

 

Si puedes desacomodarte y no instalar, sin afán capcioso, cosas tales como

Sintió la brisa suave

     Mi humilde pero sincero homenaje

     Suprema instancia

     Los caminos de la Patria

     Las semillas de la Libertad;

 

Si puedes desajustarte y no verter, sin guiño literario

La dulce caricia o El dulce mirar

     Su generosidad sin límites

     Se rompió en mil pedazos

     Una noche oscura y cerrada o Un día luminoso y abierto o Noches consteladas de estrellas o Noches    

     /melancólicas y tristes;

Si puedes desacatarte y no asentar sin derroche de sorna

Un día de crudo invierno

     Desgranando días

     Una sombra fugaz

     El murmullo de los pájaros;

Si puedes insurreccionarte cuando te acometa la viscosidad de redactar

Han manchado con sangre tu hospitalario suelo

     Sus ojos color verde mar o El mar tapizado de olas;

Si eres capaz de interceptarte y sacarte del juego cuando no atines más que a

Un perverso juego o Jugar con mis ilusiones o Alimentar mis ilusiones o Mustia mi alma o

/Transportó mi espíritu o Tu espíritu fogoso;

Si puedes desestimar, oponiéndote al torrente demencial de la resaca, no siempre solemne, pero sí

/infecciosa de

      El paisaje pleno de vida y encanto o Asomarte a la vida o El milagro de la vida

       y aún alcanzado por tu flaqueza, repudiar

Ver brillar el sol y El sol broncea mi piel

      Algarabías juveniles  y Cegados por la ambición;

Si puedes encabritarte y no atiborrar con

Palabras que se agolpan en mi interior

     Mensajes de Paz que llenan el aire o Lleno de esperanzas o Llenará con alegría o Llenando de

     /emoción;

Si eres capaz, a costa de tu desasosiego, de renunciar definitivamente a

     Tu profundo amor y Caer en sus redes

     La raíz de todos los males y Prodigar sonrisas;

Si puedes abstenerte del

Sembrador de sueños

     Del hielo de la soledad

     y así subvertirte y no dotar a tus textos del

Por qué tan cruel es el destino;

Si nadie, ni enemigos ni amantes amigos, logran incitarte a

Estallar en miríadas de capullos vírgenes;

Si puedes, expulgándote de linajes parasitarios, abolir

Dispuesto a darte esa fiel mano o En tu piel rosada;

Si puedes acometerte con fiereza y desterrar de tu escritura indefensa

Se callen sentimientos

     Se enmudezcan las voces;

Si eres capaz de rebuscar en ti la imprescindible disconformidad y ni por pasteles te avienes a

Palpitar en el ritmo de su corazón o Compartir tus íntimos deseos:

¡Tuya será la poesía y cuanto ella revele y —lo que vale más— serás, acaso, un poeta, hijo mío!

 

 

 

R. Revagliatti nació el 14 de abril de 1945 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, República Argentina. Publicó en soporte papel un volumen que reúne su dramaturgia, dos con cuentos y relatos y quince poemarios, además de otros cuatro sólo en soporte digital. Todos sus libros cuentan con ediciones electrónicas disponibles en http://www.revagliatti.com. Ha sido incluido, entre otras, en las siguientes antologías: “Dramaturgia Latinoamericana: Argentina” (en República Dominicana, 2008); “Minificcionistas de ‘El Cuento’ Revista de Imaginación” (en México, 2014); “Poesía Argentina Año 2000” (Tomo 1, selección de Marcela Croce, 1999), “MeloPoeFant Internacional” (bilingüe castellano-alemán, coedición en Perú y Alemania, 2004), “Pequeña Antología de la Poesía Argentina” (selección de Jorge Santiago Perednik, 2004), “El Verso Toma la Palabra” (México, 2010), “Italiani D’Altrove” (bilingüe castellano-italiano, Italia, 2010), “El Cine y la Poesía Argentina” (selección de Héctor Freire, 2011), etc. Sus producciones en video se hallan en http://www.youtube.com/rolandorevagliatti y en https://vimeo.com/user19828367/videos.

(La Nota digital)

Anuncios