J. C. González

“Miente, miente, miente que algo queda.”

Los cibernautas nos  enfrentamos  un bombardeo de información sin precedentes.  No sólo por la cantidad de información o de medios que aparecen a diario, sino por la “calidad” y las múltiples intenciones con que la información circula por el  Digital World.

Los entornos virtuales favorecen la sensación de anonimato, la soledad, y con ello una serie de conductas y de comportamientos que pasan más desapercibidos en las relaciones presénciales. Las tendencias de los temas, los llamados “trending topics” afloran a diario.

Conscientes somos, de que a diario recibimos una tromba de noticias, muchas veces  contradictorias entre sí y que el volumen de contenidos de todo tipo se multiplica de manera exponencial durante periodos electorales en los pueblos, ya lo palpitamos en Uruguay de cara al 2019, difícil escaparle a estos momentos, porque hoy no sólo los medios de comunicación, radio, televisión, diarios, encuestadoras, etc…hacen un seguimiento puntual, y marcan presencia, de lo que sucede en el mundo físico y digital, los propios usuarios también contribuimos al desarrollo de la información ya sea desde las redes sociales llámese ; Facebook, Twiter, Youtube, Messenger, Istagram o blogs personalizados.

Según indicadores mundiales de la U.I.T, en lo que corresponde a  Uruguay  la cifra de cibernauta o navegadores de Internet que viene año a año en franco ascenso, en el (2.016),  un 61.8 %  figura.1 , hoy asciende a valor promedio (1er. Semestre 2017) a 66.40 %  de personas que utilizan esta herramienta .

Según datos de A.I. la Asociación de Internautas (2009), al 70% de los internautas  a nivel word, les cuesta distinguir un bulo de una noticia fiable.

El mundo de las plataformas digitales es un terreno virgen para la comunicación político partidaria, fotos truchas, placas informativas  no veraces, una verdadera siembra de comentarios, la onda “como te digo una cosa, te digo la otra”, por doquier los  “Me Gusta”, Comentar, Compartir, Iconos, guerra de memes, Emoticones, Stickers, Gif, Chats, cadenas de WhatsApp,  videos  falaces, bots, fake news, Grupos, SMS, Titter, creación de tendencias, sitios falsos, sucias campañas basadas en la mentira, entre un largo etcétera, etcétera, etcétera.

Google, según Bloomberg News1, trabaja con The Washington Post y The New York Times para determinar qué sitios comparten noticias falsas. Sin embargo, el diario estadounidense fue criticado por promocionar una publicación de un grupo anónimo ProporNot… se da aquello de “como te digo una cosa,hago la otra”.

Google, “actualizó” pautas para el Posicionador de Calidad de las Búsquedas, proporcionando ejemplos más detallados de páginas de baja calidad , para que los posicionadores los señalicen adecuadamente”. Esos moderadores tienen instrucción de señalizar “experiencias de usuarios molestas”, incluyendo páginas que presentan “teorías conspirativas”, a no ser que “la búsqueda indique claramente que el usuario está buscando un punto de vista alternativo”.

Google no explica con precisión qué quiere decir con la expresión “teoría de la conspiración”.

Se quiere “garantizar” la calidad de la información que consumimos los usuarios. Pero desconocemos cómo catalogan las corporaciones multinacionales de medios un alojamiento web, a qué características debe responder para ser considerado como “misleading”, engañoso. Ciertamente, los portales con información alternativa son silenciados por ofrecer resistencia al modelo imperial, por mostrar puntos de vista diferentes.

La prepotencia e impunidad imperial, es hoy una realidad posible para cualquier ciudadano de la cada vez más conectada a la llamada “aldea global”.

Wikipedia ataca las noticias falsas creando un portal Wikitribune en donde se ofrecen las llamadas “verified news” . El portal es gestionado por periodistas voluntarios y no tiene publicidad. Los aportes de la comunidad y el trabajo periodístico, se construyen relatos alternativos a las noticias falsas.

Facebook recientemente fue acusada por Alemania, según investigación en la que acusa del abuso de poder y critica abiertamente, la forma en la que obtiene datos personales en sitios de terceros.

Tras cartón, autoridades francesas amenazaron con cuantiosas multas si la compañía seguía tomando datos de WhatsApp sin consentimiento de su comunidad.

¿Quién controla, a los controladores?

Por otro lado, mencionábamos  anteriormente, algo no menor,  y es,  si importante es la veracidad de la información, lo es más aun la otra arista, la del control en la red, la excusa de “guerra contra el terrorismo, o los narcos” ha trepado hasta convertirse en una guerra de vigilancia, “todos somos sospechosos”, aunque sería más correcto decir que el terrorismo, o los narcos, fue la excusa necesaria para la más reciente fundamentación de los modernos estados policiales como el de Bonomi. Los PADO, el vecino alerta, o las reuniones periódicas de las Mesas de Seguridad y Convivencia Ciudadana, el Programa Ciudad Segura, sistema de  respuesta policial  las “URPM” (Unidades de Respuesta Policial Montevideana), los Centros de Monitoreos, el “GUARDIAN”, son herramientas, recursos humanos y tecnológicos, para el control y vigilancia del pueblo charrúa, una decena de comandos, rigen la seguridad en el Uruguay, sumados a mas de  40 empresas de seguridad privada.

A pesar  de todo el despliegue en seguridad, las explosiones de las perforadoras en busca de petróleo en Uruguay, no han sido tan efectivas, como la de los cajeros automáticos. Como medida, adoptaran retirar los dineros en los cajeros, no será mejor medida que retirar los malandras de las calles uruguayas?.

Hay un reciente libro publicado en Cuba del periodista español Ignacio Ramonet  (El imperio de la vigilancia, Editorial José Martí, 2017).  Lo escrito recorre diversos aspectos de la múltiple y compleja realidad que se abre más allá de la comodidad de los ordenadores hogareños, con su entramado de grandes corporaciones empresariales , como reafirmaramos en artículos anteriores,  programas espías, gigantescas redes de almacenamiento y filtrado de datos, cámaras de vigilancia, satélites, agencias fantasmas, servicios de inteligencia y el apoyo de las famosas corporaciones como Google, Facebook .

Potentes servidores procesan noche y día toneladas de datos, buscando palabras claves que permitan identificar con antelación a “posibles enemigos”, aunque también captando las expresiones de descontento de sus respectivas sociedades, generando con tiempo los adecuados mecanismos de respuesta que permiten canalizar una posible situación revolucionaria sin perjuicios para el sistema.

Estas respuestas, que Ramonet recoge en su libro, van desde procesos judiciales hasta difusión de claves que permitan a los usuarios proteger sus datos de una posible intromisión interna. Fuente Noticias CUBA.

Internet y su gran bache,  por  los vacíos legales generados, y la ausencia de reglas claras en la materia, en el uso y utilización de la red de redes, nos posicionamos los usuarios de redes sociales e Internet, donde a diario navegamos entre la maraña de información que se genera sin parar desde todas las trincheras, con una infinidad de puntos de vista y con intenciones de generar opinión pública, muchas veces basada en rumores, sin fundamentos, falsas promesas, compromisos.

Esto recién comienza  en Uruguay, y nos llevara de la mano, a  mayo – junio 2.020, ¡apronta tu corazón! , y tus ojos, oídos y garganta!!!

En este marco, nos enfrentamos a  no sólo  una nueva llamada “ecología de medios”,  y a estar las 24 hs vigilados,  implica la aparición de un nuevo y creciente número de consumidores, con nuevas habilidades y destrezas en el momento de informarse, de formarse, y de dar opinión.

Llegan a diario, charrúas a la aldea global, Internet nos abren mas puertas, podemos visualizar  en Uruguay un fuerte crecimiento de suscripciones de banda ancha fija según indicadores mundiales de UIT (2016), teniendo   921.7726 suscriptores, este numero no esta aislado, se lo vincula al indicador  suscripciones de Banda Ancha Fija (26.96.) por cada 100 habitantes – lejos de Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Puerto Rico, Perú, Panamá, Nicaragua, Cuba, México, Jamaica, Honduras, Guatemala, en una sola palabra (1eros) en América Latina, por encima de algunas potencias tecnológicas como China.

También hay crecimiento en Uruguay en suscripciones de teléfono fijo,  a pesar que según densidad poblacional, se llego a la meseta, pero año a año crece, por cada 100 habitantes, promedio (32,33). También en este segmento con un promedio superior comparando a los hermanos pueblos Latinoamericanos.

¿Más y mejor comunicados?

Hoy tenemos la responsabilidad de seleccionar el medio de información, y sus tendencias. La naturaleza es sabia, “los perales dan peras”, no esperes otra fruta.  Antes podíamos culpar a los medios de comunicación; hoy, es nuestra decisión dar “clic” y leer, mover el dial, parar la oreja, ver, los contenidos que nos llegan, o desecharlos, enviarlo a la Papelera de Reciclaje.

Por ello, antes de no creer o de elucubrar que hay una conspiración, con el fin de desinformarnos, que puede no haberla, no lo descarto, en esto no hay que ser ingenuo, es importante actuar con responsabilidad, dudar, cuestionar, proponer, y resolvamos si vamos o no a confiar en los contenidos que un medio, antes de compartirlos, ya que nos hemos convertido tal ves sin saberlo, en formadores de Opinión Pública.

Hacer uso del sendid0 común, una práctica que por desgracia es poco común que en los tiempos que corren, “no es el común de los sentidos”, es el  es dirigirse a fuentes oficiales y corroborar que lo que se dice es cierto, ahora de ahí a que se realice, hay un gran trecho.  En Uruguay lo vivimos en carne propia, desde el gobierno progresista se agito  aquello de “educación, educación, y más educación”, la realidad, su comportamiento legislativo, a pesar de tener mayoría parlamentaria,  muy lejos esta de lo propuesto, se da  de  bruces con la realidad. No ser solo meros, loros parlantes, defender acciones y propuestas, bien argumentadas, acompañada de acciones de masa detrás, lo que llamamos calor popular y sentido de pertenencia, será nuestra labor.

Lo vivimos hace pocos días con la participación de la movilización del sector del campo, donde había pequeños y medianos productores, no eran todos oligarca, estos también juegan su rol, en nosotros está cederles espacios, es un claro ejemplo.

Según censo agropecuario hay en Uruguay 57.000 productores rurales, la expulsión de 3 orientales diarios, del campo, el ultimo relevamiento, dio una caída de más de 13.000 pequeños, medianos y  productores, sumados a el cierre de establecimientos de campo, solo en el 2017, cerraron 160 tambos según indicadores de INALE, según censo agropecuario hay en Uruguay 57.000 productores rurales, mas sus familias,  un claro ejemplo.

El rumor , lo no veraz , está al alcance de la mano,  (fotos truchas, subidas por representantes, legisladores nacionales, a las redes sociales, Facebook, Twiter, etc.. deslegitiman un reclamo de cierto sector de la sociedad.

Gran tercero .Resource Locator (Localizador Uniforme de Recursos). Se trata de la secuencia de caracteres que sigue un estándar , que permite denominar recursos dentro del entorno de Internet para que puedan ser localizados, resumiendo  “las direcciones web”,  a veces podemos llevarnos sorpresas con sitios “fake”, falsos.

Los medios tienen tendencias. Seamos conscientes de ello o no, los medios de comunicación tienen tendencias, lo que implica que escogerán la información de acuerdo con su propia agenda, intereses, fines,  y desechara ciertos datos por encima de otros que, incluso, pueden omitirse, que ni mencionen.

De un árbol se sacan 1 millón de fósforos, pero solo vasta uno para quemar millones de árboles.  Mismo pensamiento se podría aplicar a la noticia falsa “fake news”. Repetida varias veces,  podría colocar al frente de un país a un gran “cuenta musa”. Trump ganó las elecciones en base a las fake news, mira el reporte de John Oliver – https://www.youtube.com/watch?v=xecEV4dSAXE

Hoy cobra fuerza la tristemente frase en la época de la Alemania Nazi: “Miente, miente, miente que algo queda.” Joseph Goebbels – Ministro de Propaganda de Adolfo Hitler.

Por todo esto y mucho mas, uno fiel al Diario La Juventud,  “Pequeño pero Fuertes”, y a cx36 Centenario “La Imprescindible”, construyendo juntos nuestra verdad. Por que no hay verdades absolutas. Más no existen, en principio, verdades absolutas; hay, en realidad, una sola verdad absoluta, a saber: que no hay verdad absoluta en sí.

(La Nota digital)

Anuncios