M. C.

En un cortísimo tiempo se conocieron las imputaciones de la Justicia federal al intendente de Paraná, Sergio Varisco y un pedido de desafuero al diputado Urribarri.

También el flamante jefe del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, Emilio Castrillón hizo declaraciones públicas respecto a las causas de corrupción que se encuentran en proceso judicial.

El Poder judicial (Nacional y Provincial) aprieta el acelerador en territorio entrerriano y le marca la cancha a los jugadores “políticos” natos: la UCR (Varisco) y el PJ (Urribarri). ¿Y el PRO?

La gran familia judicial estrecha lazos mediáticos aprovechando la marea baja del kirchnerismo real -recordemos que el Partido Justicialista, principal partido opositor al gobierno nacional, está intervenido. El escenario político entrerriano está cambiando y el Poder judicial envía las señales correspondientes.

Además de la política tangible hay operaciones de prensa. Las distintas facciones se tiran con fakes, trolls y carpetas; que pueden embarrar la cancha más de lo debido.

Habrá que sopesar los resultados concretos en la vida concreta del entrerriano medio, que mira enflaquecer su bolsillo aunque apague la TV o la netbook.

(La Nota digital)

Anuncios