Palabra Mestiza

Marcelo Faure

Vicente Huidobro (1893-1948) es un escritor nacido en Santiago de Chile. Etiquetas #Mestiza #Suplemento.

 

Que el verso sea como una llave
Que abra mil puertas.
Una hoja cae; algo pasa volando;
Cuanto miren los ojos creado sea,
Y el alma del oyente quede temblando.

 

Conocí a Huidobro recién en 2008. Me acercaron a él, integrantes de la revista El Pájaro Verde. Nos comunicamos antes por correo electrónico. Nos citamos en La Alameda. Yo fui un rato antes, caminando por la peatonal, tomando pizco.

Vicente-Huidobro-y-Gerardo-Diego-en-1922-1024x969
Huidobro y G. Diego; 1922. Foto: M. Ch.

Fue la única vez que visité Santiago. Ojalá regrese. Recuerdo que ese día caminaba por la peatonal y tomaba pizco, quería meterme en el Alma del lugar. Estaba atardeciendo y comenzaron las corridas. No era Vicente, ni la gente del Pájaro Verde. Eran los tanques que tiraban agua a presión; también había balas de goma y gases lacrimógenos por doquier. Mucha gente corría, estudiantes, pololos y pololas, niños, niñas… trataban de guarecerse, la violenta represión se desató repentinamente en las calles de la capital. Era enero y hacía calor. Me metí  en un restaurante y esperé a parte del staff del Pájaro Verde: “Ésto es moneda corriente por aquí”, dijeron luego.

Nos fuimos a comer a un mercadito cerca de La Alameda. Jaivas, vino tinto, acordeón, guitarras. Y la poesía de Neruda, Parra y Huidobro. Una noche larga; nunca llegué a Isla Negra. Me llené de Huidobro. De la brisa del Mapocho. De gas picante y de chiles más picantes todavía.

En la breve estadía, recorrí algunos bares y otras historias no menos interesantes, entre mapuches, anarquistas y carabineros. Y me atravesaron esos cinco versos que transcribí arriba; y me dejaron temblando.

SERIE

En esta segunda entrega de Palabra Mestiza -que es una serie de 10 poetas latinoamerican@s que rememoro de alguna forma- comparto cuatro poemas y un poemario en .pdf que pueden encontrar también en la Biblioteca Nacional de Chile.

Últimos poemas. Santiago: Talleres Gráficos Ahués Hnos. DESCARGAR

 

vicente-huidobro-ultimos-poemas-1-638

NOCHE

 

Sobre la nieve se oye resbalar la noche
La canción caía de los árboles
Y tras la niebla daban voces

De una mirada encendí mi cigarro

Cada vez que abro los labios
Inundo de nubes el vacío

En el puerto
Los mástiles están llenos de nidos
Y el viento

gime entre las alas de los pájaros

Las Olas Mecen El Navío Muerto

Yo en la orilla silbando

Miro la estrella que humea entre mis dedos

 

CAMINO

 

Un cigarro vacío

A lo largo del camino
He deshojado mis dedos

Y jamás mirar atrás

Mi cabellera
Y el humo de esta pipa

Aquella luz me conducía
Todos los pájaros sin alas
En mis hombros cantaron

Pero mi corazón fatigado
Murió en el último nido

Llueve sobre el camino
Y voy buscando el sitio
donde mis lágrimas han caído

 

ARTE POÉTICA

 

Que el verso sea como una llave
Que abra mil puertas.
Una hoja cae; algo pasa volando;
Cuanto miren los ojos creado sea,
Y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
El adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga,
Como recuerdo, en los museos;
Mas no por eso tenemos menos fuerza:
El vigor verdadero
Reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas!
Hacedla florecer en el poema.

Sólo para nosotros
Viven todas las cosas bajo el Sol.

El Poeta es un pequeño Dios.

 

LA VIDA ES SUEÑO

 

Los ojos andan de día en día
Las princesas posan de rama en rama
Como la sangre de los enanos
Que cae igual que todas sobre las hojas
Cuando llega su hora de noche en noche.

Las hojas muertas quieren hablar
Son gemelas de voz dolorida
Son la sangre de las princesas
Y los ojos de rama en rama
Que caen igual que los astros viejos
Con las alas rotas como corbatas

La sangre cae de rama en rama
De ojo en ojo y de voz en voz
La sangre cae como corbatas
No puede huir saltando como los enanos
Cuando las princesas pasan
Hacia sus astros doloridos.

Como las alas de las hojas
Como los ojos de las olas
Como las hojas de los ojos
Como las olas de las alas.

Las horas caen de minuto en minuto
Como la sangre
Que quiere hablar.

 

v Huidobro_Picasso

 

Fuente: La Nota digital

Anuncios