Palabra mestiza

Marcelo Faure

 

Rod Medina (1964) es un escritor nacido en Caracas. Etiquetas #Mestiza #Suplemento.

Me sumergí en el mar caribe en el verano de 2006. De Caracas a La Huaira hay 30 km. Hicimos ese recorrido en una combi destartalada junto a Rubén y Oberyn Luongo. En fin, parecieron 100 km. con carreteras calientes y trancas, y valles y montañas como las narradas -un rato antes- por el mulato Chávez en sus memorias guerrilleras. Éramos sureños metidos en el laberinto venezolano; audaces, lenguaraces, sedientos de relatos y cuerpos caribeños. Vivir la carretera, el mar y las costas, era una ficción en sí. Plantamos una carpa para cuatro personas en la playa y enseguida unos compañeros nos invitaron a pasar la noche en un Centro Comunitario Vecinal, bien enfrente del Mar Caribe. Ahí nos quedamos. Nos metimos al mar y al relato de l@s militantes vecinalistas, marxistas – leninistas.

Me insolé. El sol centroamericano es traicionero. Una compañera argentina me friccionaba la espalda con aceite vegetal y me contaba cuentos latinoamericanos. Bien de ficción y de fricción. La noche fue clara y creciente – como las lunas de Rod Medina.

Fue allí, en el Centro Comunitario al costado del mar, que nos obsequiaron anécdotas y libros; uno del poeta venezolano cuyos versos aquí comparto.

Unos años más tarde me contacté con Marialcira Matute y junto a otr@s desvariados, lanzamos TV Lecturas. Ahí andaba también Rod, como entrelazando la tela de una red oportuna y necesaria.

 

SERIE

En esta tercera entrega de Palabra Mestiza -que es una serie de 10 poetas latinoamerican@s que rememoro de alguna forma- comparto cinco poemas de Rod Medina que pueden encontrar también en TV Lecturas, La Televisora de los Libros.

 

rod medina caracas

“A veces la lectura es un refugio contra las maldades del mundo y a veces es la ventana a la que te asomas para contemplar sus maravillas”

DICEN QUE LA POESÍA

 

es la solución a las crisis
enmendadura de la tarea de los líderes

Dicen que la poesía
salva al hombre del suicidio
destino de una carencia hecha raza

Dicen que la poesía
enaltece la mirada
cuando se pierde la aguja del norte

Dicen que la poesía
custodia los argumentos sin censura
morteros apuntando a la cabeza de la bestia

Dicen que la poesía
revive las gargantas de los ofendidos
escupitajos al rostro de los descarados

Dicen que la poesía
socorre a los inocentes en la desgracia
abriendo su arca de vientre ancho

Dicen que la poesía
emerge como un fusil sin estandarte
la espesura de las guerrillas en los montes

Dicen de la poesía
todo eso y más

Pero
yo soy un poeta
sin tribuna
sin libros bajo el brazo
sin voz en las asambleas
sin lápiz ni papel
sin premios
sin dedicatorias
sin mención en las enciclopedias
sin títulos ni cargos
en fin
un poeta de mierda

¿Cuándo mi poesía
será aquello que todos dicen?

 

MÁS ALLÁ DE LA VENTANA

 

el mundo
Tentación y locura
De este lado
el abismo que consume

Sangre
saliva
semen
Traga todo

La mediación es necesaria
¡Tradúceme!
¿Qué dice?

Sin poesía
naufraga el alma
Ahogada en sus fluidos

Afuera crecen
la fealdad y la belleza
Forcejean

Adentro
ego y cordura
copulan
hiriéndose las entrañas

Dialéctica
mundos contrapuestos
El poema
¿la síntesis?

 

UN RETO PARA MIS DEDOS

 

cojo las puntas,
trenzo la trama -la aprendí del abuelo-,
penetro el vacío,
extraigo la cuerda
que me ata al suelo.
Dos, tres, cinco veces.
Tomo aliento.
Bosquejo el lazo
que anudo firme sobre el zapato.
Repito la faena.
Contemplo mi hazaña.
Tengo seis años.

 

 

ITÁLICA

 

Así te veo
al pulsar la melancolía de tus rincones
la humanidad inclinada
a favor de las desgracias

 

 

ESPACIOS AFINES

 

Tú y yo
extraños en una plaza
a las tres de la tarde
sin sabernos en correspondencia

Entonces el universo se curva
Suscita casualidades

 

 

 

 

Fuente: La Nota digital

Anuncios