Suplemento Literario Nº 86

Marita Balla.

 

 

ESTE BEBER LA VIDA  

 

“Hay una grieta en todo; solo así entra la luz.” 

Leonard Cohen 

 

 Voy a insistir en este amor 

desprolijo, que no logra 

pronunciar: nosotros, 

más que en estas inútiles  

palabras, 

a la efímera luz del arte  

como figuras chinas 

en siete tableros 

y con gran astucia, 

en medio del minúsculo 

poema que no te nombra,  

                                                     

                                                         – pero te necesita- 

 

Voy a morir  

despoblada cada noche 

y en cada amanecer 

beberé la finitud  

amarga del anonimato,  

hasta que disipe el acertijo 

de esta coincidencia. 

 

Voy a defenderme 

con uñas y dientes 

de esta torpeza 

para que me abandone  

y deje de ser parte de mí 

como tu voz y tu mirada, 

o este desconocimiento, 

esta desconfianza, 

en esta alegría 

que me mueve el verte, 

esta bondad desmesurada, 

este estar atenta para dar batalla. 

Qué designios raros que me da la vida. 

 

Por aquel entonces no permití que nadie  

me dijera nada. En todas esa voces  

que naufragan  falsas en la mediocridad, 

de los que necesitan, de nuevo, una vida. 

 

Hasta que fuiste vos, que me miraste  

tan sinceramente y abriste  la boca, 

para  des construir  

cuando me susurraste: cuidado! 

 

.¿En cuál de mis oídos  clavaste la lanza? 

 

Todavía retengo esa imagen  

elevando sutil hacia el aire  

el cabello y la oración tan clara: 

¿qué haces vos hablando   

                                               con alguien como yo? 

 

 

Y entendí 

que me tenías miedo. 

 

No pude contestarte 

sin crear el drama, 

te hubiera contradicho,  

eso que me dijiste, 

 a duras penas  

sujeté mi boca 

y enumeré tus gestos,  

para guardarlos 

en mi cajita de amor 

de la memoria. 

Hubiera querido  

decirte la verdad, 

me estaba abrigando 

en alguien que ama  

para siempre. 

 

Estaba escuchando, 

a alguien que calla  

para siempre. 

 

Ahora que estamos  

lejos entiendo, 

que cada uno ama 

lo que necesita. 

 

Sin embargo, 

te estoy esperando. 

¡Oh Dios!  

No puedo saltar  

                                este vacío. 

Que alguien   me arranque  

del corazón esto,  

que siento. 

 

Que alguien 

                 me arranque 

     de cuajo lo que siento. 

 

 

 

 

marita balla libro

 

 

 

 

UNA VIEJA CANCIÓN 

 

 “En comala comprendí  

que al lugar donde has sido feliz  

no debieras tratar de volver” Sabina &Varona 

 

 

Estoy en el jardín de casa 

entre flores y poesía 

veo a mi hermana plantar rosas 

que tanto le gustan, no sé si las rosas 

o las espinas de las rosas, le digo,  

se ríe, pero no me entiende, 

ella nunca entiende lo que digo. 

 

Suena en la radio una canción 

vieja y pienso en vos, 

cuando te conocí, la tarareabas, 

mientras ibas por las mesas 

llenando copas ajenas 

para que otros brinden, 

para que otros sean felices. 

 

Nunca entendí como nadie  

notaba la tristeza. A mí, 

se me partía el corazón 

en el contraste. 

 

Y te miraba desde lejos, 

porque todo lo que es bello,  

no lo toco, 

porque tengo terror,  

de que se rompa. 

 

Eras un pájaro enjaulado 

buscando libertad, 

posándose en la rama 

negra de la noche,  

llenando copas ajenas 

para que otros sean felices  

y cantabas, 

precioso cantabas,  

mientras parabas  

para descansar. 

 

Y te amé.  

Lo sé,  no es perfecto lo que digo 

pero el amor nunca es perfecto,  

tampoco las flores 

ni las rosas de mi hermana 

o las canciones tristes  

de la radio,  

aunque esto 

gobierne mi jardín.

 

 

 

 

LAS FORMAS POSIBLES DEL AMOR  

 

 

Podemos condensar 

toda expresión de amor,  

a las patas de un elefante, 

si cuatro jarrones sostienen la belleza, 

y no se tumban, sabemos 

que no es casualidad. 

 

Pero no hay nosotros, 

en el aire de este poema, 

que escribo solo yo. 

 

Si cierro los ojos, puedo verte, 

en donde siempre estás. 

Y con las mismas letras 

                     resulta que : 

sucede un elefante, 

con cuatro jarrones 

en las patas, 

sostienen ellas, 

toda la verdad, 

las formas posibles 

del amor. 

Un nuestro mundo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PSICOANÁLISIS 

 

 

el padre ha muerto sin poder 

inscribir el nombre de Lacan 

Lacan que nombra a Freud 

Freud que gira hacia la madre 

la madre sin su edipo que circunda 

el padre la muerte la madre 

la madre que cree 

en el roble de los hijos 

los hijos que nacieron parias 

los parias que creen en la gente 

la gente que miente sin razón 

la mentira que ronda 

la muerte que se burla 

la burla de las cenizas 

las cenizas que renacen 

lo que renace piensa 

piensa lo que merece 

merece lo que tiene 

tiene el destino 

destino del tiempo 

que es la hora 

la hora baraja 

lo que es hoy 

un hoy que sólo 

es silogismo 

de mañana 

la mañana que parte 

la parte mitad 

de una naranja 

naranja que cambia 

de colores 

los colores terminan 

siempre en verde 

verde en el amor 

que nadie nunca nombra 

lo que no se nombra 

es la tristeza 

de no sentirse amada 

lo amado que se esfuma 

sin la luz 

la luz en los silencios 

silencios que lo saben 

el todo que se abre 

se abre hacia la vida 

la vida en abanico 

la luz de lo que salva 

lo que salva es pilar 

el pilar somos nosotros 

nosotros que olvidamos 

el olvido que gana 

las ganas de vivir 

en la costilla 

costilla crecida de la tierra 

la tierra que dibuja el paso 

el paso que camina 

camina lo que respira 

el oxígeno que existe 

lo que existe se fragmenta 

fragmentos que se juntan 

lo que se junta es uno 

lo uno es la belleza 

la belleza es palabra 

la palabra es de poetas 

los poetas que escriben 

lo que se escribe es aire 

el aire que da paso 

al paso de los dioses 

y todo está de pie 

como era entonces. 

 

 

LA DESLEALTAD 

 

 

Primero  

hay que pararse en la sombra 

y sostener su altura. 

 

Hay que quitar todo lo poco 

que quede de la luz 

buscar en el vacío 

la discordia. 

 

Que rebalse de lágrimas 

de llanto de ingratitud de rabia. 

Hay que ser de mala cepa 

caer cerca del árbol 

ser lo mismo. 

 

A tu espalda  

la misma moneda 

peligrosa. 

 

Y entonces  

por último clamar,  

desenvainar venganza. 

 

Yo también.  

Sé dar la espalda. 

 

Abrir los ojos  

cerrar la boca  

y parir hambre. 

 

 

 

 

 

QUE CREAS LO QUE DIGO 

 

 

Podría escribirte un poema  

donde las palabras que pronuncio 

solamente vos las entendieras, 

un poema para vos, en código morse 

que yo entiendo que vos sabés hablar, 

un código de amor de alguna que otra vida. 

 

Arde un viento en la ventana, lo siento,  

en mis oídos, pero está lejos  de mí. 

Este mundo después de todo 

finalmente tiene nombre, 

el hambre, la sed,  tu nombre  

y la sequía, pero no quiere viento. 

 

La soledad abre sus puertas 

cada noche, tiene cielo, 

cláusulas y abismos. 

También la forma del amor 

mientras te pienso, 

nadie como yo para entender 

lo que no viene, lo que no llega. 

 

Entonces resulta que te escribo 

por si te dan ganas de leer,  

por si te llegan esas inmensas ganas 

de que te abrace, agarre tus manos 

para siempre, te despiertes conmigo 

en la mañana y  puedas saber si aún: 

te amo. 

 

 

 

 

SI TE DIERA POR LLORAR 

 

 

Al Poeta Maxi Spreaf porque llora  

y yo quiero que ya no llore. 

 

Cuando vos llorás se abren las flores,  

el sol se abrillanta gira y se refugia, 

con el último brillo de la noche. 

 

El viento se escucha  

como una infinita campana, 

la soledad se asusta,  

tu corazón se lava y se perfuma. 

 

La vida cotidiana se aturde,  

se arrastra en esa lluvia, 

le da mucha vergüenza 

 todo lo que hizo mal. 

  

Cuando vos llorás,  

los pájaros comienzan a cantar,  

tienen de qué beber,  

el aire suspira y las mentiras  

van huyendo. 

 

Cuando  vos llorás,  

las estrellas se iluminan, 

 titilan su luz en alfabeto braille   

y nacen de nuevo  como mil  canciones.  

 

Las lágrimas caen sobre el rostro, belleza. 

No sos Poeta pero,  la vida se conmueve 

y quiere ser distinta, desde que vos llorás.  

 

 

 

*  *  *

 

M. Balla nació en la ciudad de Paraná, Provincia de Entre Ríos, en fecha 22 de julio de 1974. Tiene libros editados: “Naranja Ombligo”; “La poesía es un dibujo cualquiera” (a); “Como una bailarina sobre la luz del agua”; “Autores de Concordia Antología” (a); “Parar un ratito para cantar”. En proceso de edición: “Pájaro Negro”. 

Tiene un taller de poesía denominado: “Quizá hasta ahora no haya entre nosotros nada interesante” 2017/ 2018 y; “Rejas de colores”   Taller de escritura creativa en la Unidad Penal Femenina. 

Escribe en el blog MIS SANDALIAS PLANAS mis sandalias planas.

Es Vicepresidenta de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna Capitulo Paraná Entre Ríos y miembr@ activa de la Sociedad Argentina de Escritores. 

Recibió el Premio Escenario que se otorga al mejor libro de poesía editado por autor entrerriano en al año 2007. Está a cargo de la editorial CABALLO VERDE POESÍA. 

Realiza el encuentro PARANÁ POESÍA, convocando a más de cien poetas de toda Argentina en la Ciudad, donde se realizan  lecturas, talleres y feria de editoriales independientes, entre otras actividades. 

 

marita balla caballo verde

Fuente: La Nota digital

Anuncios