Investigan la muerte de una trans

G. Romero

La expectativa de vida de una persona trans en América Latina no supera los 35 años. A Jésica Benavídez de 33 años, la encontraron muerta en Paraná el jueves 24 de enero.

En las primeras horas del 24 de enero, en la ciudad de Paraná se confirmó la muerte de Jésica Benavídez, una mujer trans de 33 años, que sobrevivía a cuentagotas como trabajadora sexual y vivía en situación de extrema pobreza. Sus compañeras la llamaban “La Nicki”. Era oriunda de Santa Elena y había llegado a la capital entrerriana hace más de 10 años.

El cuerpo fue entregado a su familia este viernes 25 de enero por la madrugada y trasladado a Santa Elena. Sus restos fueron velados en la Cocheria Sabatini, ubicada en calle Paraná 636, en su ciudad natal, e inhumados a primera hora de esta tarde.

Jésica vivía en la extrema pobreza, en un rancho ubicado en la zona este de Paraná. Allí fue hallada sin vida en las primeras horas del 24 de enero.

kelli trans

Anuncios