Suplemento Literario Nº 92

M. Podestá

Manuel Podestá (1984) nació en La Paz, Entre Ríos. Vive en Paraná desde 2002. En 2010 juntó con tres amigos inventó la editorial Ese es otro que bien baila, donde publicaron unos quince títulos de poetas jóvenes de distintas provincias del país. En 2012, junto a Julián Bejarano, creó la editorial Gigante. En diciembre de 2009 publicó su primer libro de poemas, Uruguayita (Eloísa Cartonera). En 2010, Valiant (Ese es otro que bien baila). En 2011, Superclásico (relatos, Ese es otro que bien baila). En el 2012, El día perfecto de la tierra será el último de todos (Gigante). Otros títulos publicados: Imperio (La propia Cartonera, 2012), Los menos experimentados (Julieta Cartonera, Toulousse, 2012).

manuel Podestá

 

 

YO ERA EL ENZO

 

Me acuerdo cuando me creía que era el Enzo.
En los partiditos del polideportivo
yo volaba por los aires como el uruguayo
y miraba al cielo, como él, gritando los goles.
Cómo él, paraba de pecho la pelota y observaba alrededor
procurando pasarla al jugador más cercano.
Aunque a veces, confieso,
buscaba el ángulo más lejano del arquero,
sólo pa que se revuelque.
Todos sabían que a mi me gustaba el Enzo.
Me acuerdo cuando me compré
la camiseta original de riverpleit.
A los partiditos del poli yo la llevaba
y más me parecía al Príncipe.
Veía sus goles por televisión
para ver cómo le hablaba a la pelota
y para escuchar qué les decía a todos con su cuerpo.
Festejaban los árbitros
cuando el Flaco metía tremendos goles
y gritaban ¡uruguayo, uruguayo! los hinchas de la banda.
Todas las noches, escuchando los relatos de Víctor Hugo,
me dormía con lágrimas soñando ser Francescoli.

 

AMOR

 

Para hacer una tarta de manzanas,
hay que inventar el universo.
Los átomos son espacios vacíos.
La materia se compone,
principalmente,
de nada.

 

 

EL CAMINO DEL RÍO

 

Un poema escrito en los márgenes de un diario.
El pésimo tarareo de una melodía conocida.
Las vías y el tren de nuestras miradas
en una clase de la facultad.
La promesa de un viaje imposible.
Las lágrimas por un golpe bajo
en una peli.
El juego de cosquillas, nuestras risas.
Eso era el amor: el caminito del río,
el agua besando tus pies.

 

 

* Ver más escritores en La Biblioteca de Marcelo Leites

 

55518_1636313940433_1711332_o

Fuente: La Nota digital

Anuncios