En resguardo de las semillas nativas y criollas

J. Monsalvo

Este domingo comienza la Semana Continental de las Semillas Nativas y Criollas, convocada por el Movimiento Agroecológico Latino Americano y del Caribe – MAELA.


Adherimos a pleno a esta Celebración. El futuro de la Humanidad depende de la preservación de las semillas en manos de los agricultores.
¡Las semillas expresan la Vida!
Tenemos que procurar la producción local de semillas para disfrutar de la Soberanía Alimentaria.
Nos identificamos plenamente con el concepto de “Soberanía Alimentaria”, expresado en la Declaración de Nyéléni Selingué, Mali, 2007:
El derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo.

Tal como expresa la 1ra. Declaración por la Semana Continental de las Semillas Nativas y Criollas, del MAELA, 2015:
Reproducir e intercambiar libre y solidariamente las semillas, decidir cómo y qué cultivar para comer una comida saludable y hacerlo en armonía con la naturaleza, ha sido por milenios, las bases de una agricultura orientada a garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos y las naciones. Las semillas representan entonces ni más ni menos que la historia productiva y cultural de los pueblos.

No queremos que nuestra alimentación y la de nuestros hijos y nietos, dependa de corporaciones multinacionales que imponen un paquete tecnológico de muerte.
Esto es hacer real lo establecido en el primer párrafo del artículo 41º de la Constitución Argentina, sancionada en 1994, expresa con claridad que las actividades productivas no deben comprometer las generaciones futuras:
Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo.

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!

Dr. Julio Monsalvo