Profundizando la voracidad. Le llaman sobre-dragado

J. Daneri

No tienen límites. Generan las causas del cambio climático y sus eventos extremos, enormes bajantes, sequías, grandes inundaciones de los ríos de la cuenca del Plata. Declaran sus propias emergencias económicas y proceden, profundizando el modelo saqueador, profundizando aún más el río, expresión final de las verdaderas grietas, que no es solamente ésta, la recuperación de la soberanía del río es su última manifestación, pero son todas las soberanías y las solidaridades sudamericanas, también, de lo que se trata.

Dicen que ya comienzan a dragar casi un metro más, a profundizar el río porque se quedan sin agua, y los super-barcos cargados de soja, minerales, como drogas y hasta agua en cada grano, deben salir, sí o sí, sino “pobre” país. ¿Cuál País?, Sí, éste, el de la República de la Soja y sus mandatarios y representantes.

El mismo modelo productivo, esta razón delirante que genera las causas del desastre climático y destruye cada día mas el ciclo del agua, -en amazonas, pantanal, el chaco americano, la pampa y la mesopotamia- se apropia del río más grande y hermoso del país y la cuenca toda, para seguir artificializándolo cada vez más, sin estudios técnicos de nada ni nadie. ¿Y qué vamos a decir de la democracia ambiental, de los bienes naturales “propiedad” de las provincias y los derechos humanos ambientales? Para la gilada, en donde este abogado ecologista – autor irresponsable del presente texto- se siente uno más.

No hay tiempo dicen los apropiadores de los poderes y del río. Debemos pagar la maldita deuda externa de Macri y su Cambiemos y la que arrastramos desde la inmunda dictadura y un poquito más.

El presidente habla de deuda ecológica ante los poderosos del mundo, pero no mueve un dedo para cambiar la deuda ecológica con los propios argentinos. De la encíclica “Lautado Sí”, se olvidó, hasta hace unos días en el Vaticano, donde Francisco, quizás, sí quizás, se lo recordó.

Es clave en esta juguetería de poderes coyunturales y cruzados, la impunidad bajo la catastrófica e inconstitucional reforma del ministerio público, que cualquier otra cosa, y la Democracia, aquella de la Reforma de los consensos, se desgarra forzada, en proceso de consumación de su violación.

Ley de humedales Ya, sí, jaja. Defensor del Pueblo de la Nación Argentina, sí, jaja. Ley de presupuestos mínimos de Estudios de Impacto Ambiental; Decreto Reglamentario de la ley de presupuestos mínimos de gestión o Régimen de Aguas, sí, jaja. FALLOS de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre gestión compartida de cuencas, sí, sí, jaja.

Mientras tanto, salvemos a las cerealeras y sus barcos, viva la soja nacional y popular -diría Página 12- Y la megaempresa Belga Jan de Nul anuncia con bombos y platillos sus bondades para adecuar, adaptar, poner el río al servicio de las exportaciones de más de lo mismo, adaptemos muy bien el río a los mega barcos.

El Canciller revolucionario Monsanto, que aprobó en menos de tres meses (1996) la transformación total del modelo productivo, social y territorial jamás vivido en la argentino de la mano de las semillas-organismos genéticamente modificados, celebra en el altar de la impunidad política y penal.

Urgentemente el río debe dejar de ser río, para ser una vía rápida y servil a los intereses de las corporaciones y de los acreedores externos, como sus arenas drenando hacia la Vaca Muerta, símbolo militante, tan nacional y popular como Chevrón, para militar mejor que nadie las estrategias de las políticas energéticas contra el cambio climático. Bipolaridad, doble relato, celebrados en alguna mesa redonda de un paraíso fiscal. Nuestro paraíso, el de todos, el Paraná, sigue llorando.

Otros compañeros exponen que debemos recuperar la soberanía del río y se lanzan a la gran batalla vía Página 12, pero nada o poco hablan de las otras Soberanías. Silencio, debemos pagar la deuda, la miseria sobrante para los planes sociales, llámense como se denominen, y la rueda de la trampa del modelo sique desangrando un país maravilloso, en las manos de políticos con cabeza Menemista embarrada como desarrollistas; la interna frentista y propia priorizada para cerrar una agenda que solo se construye en clave electoral, mientras la pobreza de pensamiento y acciones soberanas, como la consolidación comprometida y sistemática de todas las herramientas de la democracia representativa y participativa, se siguen debilitando, silenciando y negando.

En la Cámara de Diputados de la Nación, un dictamen que arrasa con el cuarto poder degradando el segundo. En el río, profundizando menemismos, y en el Comité Federal de la Hidrovía, silencio militante, fidelidad partidaria, y nada, nada cambia, solo, ni más ni menos, el cambio climático.

Y las pobres víctimas, barcos, cerealeras, fideicomisos sojeros, concentradores de las tierras y acreedores de la maldita deuda fraudulenta, que este cambio climático inventado por los ecologistas y esos científicos delirantes, ahora parece que sí viene a joderlos. Entonces, profundicemos la fiesta, bailemos en el Titanic.

Cómo todo esto se realizará en el territorio PIECAS**, no podría hacerse sin su autorización y, por lo menos en Entre Ríos, con acuerdo Legislativo, conforme la Ley de Libertad de los Ríos y otras normas como la constitución provincial, artículo 85. Con mucha menos agua en los valles de inundación, los incendios serán un fuego maldito, para celebración de estos mercenarios de naturalezas, saqueadores de reinos de vida.

——————————————————-

*Abogado, ecologista. Miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas.

** PIECAS.”El Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná (PIECAS) es un acuerdo interjurisdiccional entre las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe, junto al gobierno nacional, cuyo objetivo es gestionar los humedales del delta del Paraná, un ecosistema compartido por las tres jurisdicciones provinciales. El PIECAS apunta a un uso sostenible y a una mirada integral y con enfoque regional de la cuenca”. Sitio oficial del Ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación Argentina.

De libre publicación.