La vaca y el pollito

AFIP detectó irregularidades en el 90 por ciento de los principales frigoríficos del país.

Indica el portal Eleve que la Administración Federal de Ingresos Públicos — Afip difundió un informe que revela los principales mecanismos que se utilizan para evadir impuestos.

La Dirección General Impositiva — DGI, que depende de la Afip, detectó que un grupo de matarifes que recurren a sociedades y personas humanas sin capacidad operativa, técnico económica y financiera para desarrollar sus actividades. Es parte de las maniobras que realizan las empresas para eludir impuestos y generar crédito fiscal que no les corresponde.

Las firmas identificadas por la DGI comercializaron un total de 582.000 cabezas de ganado entre 2018 y 2020. Los frigoríficos fiscalizados están distribuidos por todo el país pero la mayoría de los casos corresponde a plantas emplazadas en el área metropolitana de Buenos Aires y las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba.

La investigación se hizo sobre los 150 frigoríficos más grandes del país. Los establecimientos investigados por la Dirección General Impositiva — DGI explican el 72% de la faena total. Los procedimientos abiertos por las áreas de fiscalización de la DGI permitieron identificar maniobras de subfacturación y/o no declaración de operaciones en el 90% de los frigoríficos relevados.

Como parte de los operativos en marcha se detectaron matarifes (usuarios de servicio de faena) que recurrieron al uso de facturas apócrifas, sociedades sin sustancia y prestanombres, para comercializar más de 500.000 cabezas de ganado entre 2018 y 2020.

Las maniobras

Según el informe difundio por la AFIp-DGI, las principales maniobras de evasión detectadas son:

- Subfacturación de compras: Peso y precios declarados en la documentación por debajo de los valores vigentes en la plaza así como la declaración de compra de animales de menor valor a los que realmente se comercializan.

- Compras no declaradas: Operaciones con productores que no están registrados y operaciones con productores registrados que no son declaradas (animales que son movilizados formalmente pero que luego no figuran en las declaraciones).

- Utilización de facturas apócrifas: Operaciones con comprobantes apócrifos, compras a productores que desconocen la transacción (facturas duplicadas), facturación de servicios inexistentes para equilibrar débitos y créditos ante ventas de carne omitidas.

- Subfacturación de ventas: Operaciones facturadas a precios por debajo de los del mercado y/o con menores cantidades declaradas.

- Empleo no registrado: Informalidad y precarización en las distintas etapas de la cadena productiva. Pagos de complementos de salarios no registrados y subdeclaración de los horarios de trabajo.