El “Circo mediático judicial” en Entre Ríos

La diputada Varisco homenajeó a su padre y habló de lawfare y “circo mediático judicial”.

En la sesión de este miércoles, la diputada provincial Lucía Varisco — UCR realizó un homenaje a su padre, el ex intendente de Paraná Sergio Varisco. La legisladora agradeció el reconocimiento del arco político, hizo un repaso por la vida del también ex diputado nacional, y cerró con fuertes conceptos contra la justicia y el macrismo.

“Fue un hombre bueno, porque a pesar de las adversidades o las malas jugadas que le hicieron pasar nunca tuvo bronca, odio ni resentimiento. No era una persona vengativa”.

“Fue un hombre valiente, porque cuando una ex ministra de Seguridad le pidió que entregue a dos amigos, militantes de toda la vida, que no habían hecho nada y que después de todo un juicio se demostró que ninguno hizo nada, le pidió que los entregue para salvarse él. Mi viejo les dijo que de ninguna manera, que si no habían hecho nada por qué o de qué los iba a entregar. Y ya vimos las consecuencias”.

“Insisto con el hombre valiente porque cuando le pidieron su renuncia a nivel nacional se bancó todas las operetas de prensa con una contundente respuesta: `Estoy respondiendo a un mandato popular y nunca voy a renunciar al mandato de mi gente que me apoya y acompaña´”.

“Era un tipo que iba de frente y ponía la cara, siempre daba respuestas, nunca se escondió ni ocultó de nada, dio explicaciones en todos lados. Pero claro, los medios del lawfare eran los que marcaban qué salia y qué no”.

“Fue un hombre que no se cansaba, porque tanto aparato en nuestra contra no teníamos chances ni de empatarle”, destacó su “fortaleza, cuando comenzaron con todo el circo mediático judicial”.

“Mi papá era una persona mansa pero no sumisa, tal vez esto lo llevó a ser considerado una persona peligrosa para quienes -escondidos detrás de fachadas institucionales y sin escrúpulos- apelaron a la difamación y a la ilegalidad la marginalidad para llevarse puesto al hombre al que no podían domesticar ni con prebendas ni honores ni con nada porque sus convicciones eran más fuertes que este grupo de rufianes que dejó al país en el estado más catastrófico de la historia argentina”.

“La historia y una justicia resucitada con vientos de cambio van a poner al descubierto a estos personajes nefastos que armaron la más escandalosa causa judicial y el lawfare para quedarse con el que creyeron que era el poder electoral que acompañaba a mi padre”.

“Creyeron que se llevaban puesto al escollo más importante para sus fines políticos, pero no pudieron. Lograron sacarlo de la cancha para que no compitiera y así tener despejado el camino. También lo hicieron con otros (…)con el ex presidente de Brasil Lula Da Silva “utilizaron las mismas atroces prácticas, salvando las distancias”.

“Debo decirles a estos mafiosos de la política, entre los que hubo cómplices locales -por acción u omisión- de trajecitos caros y zapatos lustrosos, que no han matado a Sergio Varisco porque mal que les pese mi papá sigue viviendo en el corazón de su pueblo y de la mayoría de los paranaenses, un lugar al que nunca podrán acceder por miserables, cobardes y sinvergüenzas”.

“Mi padre descansa en paz, mientras ellos de por vida deberán avergonzarse de sus actos y, si existe una justicia que sea justa y no corrupta como la que estamos viendo, deberán pagar el daño hecho, aunque ya tienen demasiado con sus miserables vidas”.

“A quienes creyeron destruir en vida a Sergio Varisco y fracasaron, les quiero decir que seguiré el legado de mi viejo, representando sus ideales y sus enseñanzas. Es mi compromiso, entre otros, que estos personajes inventados por el marketing y el poder de algunos medios no vuelvan a tener cabida electoral y reciban el merecido repudio de la ciudadanía”.

“En nombre de la democracia, del respeto a la voluntad popular porque los métodos que usaron fueron la ilegalidad y la violación del estado de derecho. A pesar de todo lo que generaron mediáticamente, mi viejo se fue limpio. Constitucionalmente nunca se rompió su estado de presunción de inocencia. La historia dará cuenta del honor de mi papá, y los operadores útiles y perversos no podrán mirar a la cara a sus hijos sin sentir vergüenza de su accionar. Me llena de orgullo llevar el apellido Varisco, pero más me enorgullece ser la hija de Sergio Fausto Varisco”.