Riéndose como hienas

Siempre es posible que los países tengan problemas. Máxime cuando el primer mundo se retuerce a pesar de estar haciendo todo lo que les recetan desde el FMI y aún así no aciertan a congraciarse con “los mercados”. Los que, insaciables, siempre piden un poco más en la prueba de amor.