Indignación en Urdinarrain por fumigaciones descontroladas

Por Javier A. Vilaboa. La concejal del Frente Para Todos, Mónica Feyt, denuncia que en la cuadra donde vive, de 8 mujeres dos han fallecido de cáncer y tres –entre las que se encuentra ella- están operadas y con tratamientos oncológicos. Preocupada, habla de las fumigaciones sin control que denunció en el municipio y del que todavía aguarda una respuesta.

Es necesario hacer conocer la legislación vigente y realizar los controles pertinentes.

A continuación Feyt se explaya sobre el tema:

“Desde que se aprobó la ordenanza 552/04, en concordancia con el Decreto Provincial Nº 279/03 SEPG, y las leyes provinciales Nº 6.599 y 9.032, no se ha informado a los vecinos de nuestra ciudad sobre la prohibición de realizar fumigaciones terrestres dentro del radio urbano, ni aparentemente se controla a los comercios locales, que siguen comercializando plaguicidas y agroquímicos, a pesar de que se prohíbe expresamente su almacenamiento en la zona urbana.”

“En base a esto y con la consabida reticencia del gobierno municipal a publicar decretos y ordenanzas, se permite que los vecinos, por ignorancia o irresponsabilidad, sigan realizando estas prácticas nocivas para la salud, ante la pasividad de las autoridades, las cuales incluso habrían permitido que el personal municipal las utilice en el cementerio local. En el día de hoy, he verificado la misma práctica en la escuela Caseros y otros lugares de la ciudad.”

“Con nuestro grupo de trabajo hemos constatado los comercios en que estos productos se venden libremente, fraccionados, a los que debemos sumar la cantidad de productores que los adquieren para su actividad agrícola y que luego realizan fumigaciones en sus domicilios sin que nada ni nadie los controle. Mientras trabajaba la licenciada Rosana Sánchez solicitamos nos provea el Registro único de productos peligrosos creado por ordenanza 552/04, el cual nunca fue concretado.”

“¿Cuál es la respuesta que se me dio desde el municipio? Realizar la denuncia. Aunque esto signifique, obviamente, el enfrentamiento entre vecinos, ya que es usual que se informe al denunciado quien es el denunciante, en una actitud cínica de quienes deberían cuidar la salud de los habitantes con el simple cumplimiento de la legislación vigente, pero qué prefieren en cambio, quedar bien con unos y otros, como si fueran ajenos al problema.”

“Resulta indispensable y urgente terminar con este atentado a la salud y al medio ambiente, realizando la necesaria publicidad, alertando a la población sobre la peligrosidad de estas fumigaciones y sancionar a quiénes violen las normas vigentes.”

La nota presentada
A comienzo de enero fue presentada una nota dirigida al intendente municipal Alberto Mornacco, quien a pesar de la gravedad de la denuncia todavía no ha contestado.
El siguiente es el texto que ingresó por mesa de entrada:
Me dirijo a Ud. Con motivo de solicitarle disponga la visita y/o inspección a la propiedad de la familia………, ubicada sobre Roque Sáenz Peña, entre Carabelli y Héroes de Malvinas, para que se compruebe in situ, si allí se utilizaron sustancias y/o métodos prohibidos por la legislación vigente para combatir pastos y malezas.
Motiva mi pedido, las constantes fumigaciones que este vecino realiza sobre su terreno en pleno radio urbano de la ciudad, ante la inexistencia de control o sanción por parte del municipio que Ud. dirige, teniendo en cuenta la vigencia de la ordenanza Nº 552/04, el decreto provincial Nº 279/03 SEPG y la ley Provincial 9.032.
He comprobado también que varios vecinos utilizan herbicidas u otros tóxicos, sin ningún tipo de control o protección, además de su adquisición fraccionada en varios comercios locales, lo cual está expresamente prohibido.
Quiero dejarle en claro que conozco mis obligaciones y que antes que concejala, soy vecina de esta ciudad y que no es grato denunciar a vecinos que, seguramente, desconocen las normativas y que esto podría evitarse si se informara y controlara en forma eficiente y periódica.
Es de público conocimiento el efecto que estas fumigaciones producen en la salud. Cabe mencionar además, que en dicha cuadra, sobre una población de ocho mujeres que hemos vivido en los últimos diez años en forma permanente, dos han fallecido de cáncer y tres nos encontramos operadas y con tratamiento oncológico.
Con el deseo que la frase: “Urdinarrain, un buen lugar para vivir” no quede sólo en el discurso, y a la espera de una pronta respuesta, lo saludo atte.

Javier A. Vilaboa

jvilaboa@eldiadegualeguaychu.com.ar

(La Nota digital)