Un desfile en el Congreso y marchas en todo el país para apoyar el matrimonio gay

Un acto multitudinario en reclamo de la sanción de la ley que permite el matrionio entre personas del mismo sexo se realizó anoche, frente al Congreso, como acto central celebratorio del Día del Orgullo Gay, con la participación de organizaciones sociales, políticas, gremiales y estudiantiles, entre otras.

La concentración, que reemplazó a la tradicional Marcha que se realiza cada 28 de junio, fue convocada por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans(FALGBT), y el eje de discursos y leyendas fue el respaldo a la sanción del proyecto mencionado, que debatirá el Senado el 14 de julio próximo.

Otro punto en común de los numerosos oradores fue el rechazo a la propuesta de llamar a un plebiscito por el tema, lanzada por miembros de la Iglesia Católica, sobre la que dijeron que los derechos humanos a la educación, la salud, la vivienda y la igualdad no se plebiscitan, se reconocen.

El inicio del acto estaba programado para las 18, pero a esa hora comenzaron a llegar pequeños grupos que colocaban sus banderas o puestos en los que distribuían volantes y otros textos, pero pronto la concurrencia se hizo masiva.

El espacio de la Plaza Congreso ubicado entre el Monumento a los Dos Congresos y la avenida Entre Ríos se vio colmado por miles de manifestantes, mientras los discursos y actuaciones tuvieron lugar en un escenario montado junto a la mencionada escultura.

Si bien este año no hubo un gran despliegue de disfraces y producciones personales, el lugar se llenó del color de las numerosas banderas, además de las cuadriculadas del movimiento gay, que reúne todos los tonos del arco iris, y se repetía en ponchos, bufandas, vinchas y otros atuendos.

Además de un gran pancarta de FALGBT frente al escenario y sus banderas en varios sectores de la multitud, también expusieron sus estandartes la Comunidad Homosexual Argentina, La Fulana, Putos Peronistas, Las Rojas, Jóvenes por la Igualdad, Diversidad Sexual y la Federación Universitaria de Buenos Aires, entre otros.

También estuvieron presentes agrupaciones políticas, como el Movimiento al Socialismo, Partido Obrero, Juventud Rebelde, Partido Humanista, Agrupación Sur y Juventud Peronista Descamisados.

Mientras Putos Peronistas montó una radio abierta en una pequeña carpa a la izquierda del escenario, otro grupo exhibía pancartas en las que proponía una “apostasía colectiva” y abandono de la Iglesia Católica.

El acto comenzó al caer las primeras sombras, con una presentación a cargo de la actriz Valeria Bertucelli, junto a su esposo el cantante Vicentico, cuyas palabras fueron traducidas en simultáneo al lenguaje de gestos para sordos, lo mismo que todos los otros discursos.

Luego, el desfile de oradores -que en general hicieron un breve uso del micrófono- fue constante y por el escenario pasaron dirigentes políticos, gremiales, actores, cantantes y representantes de organizaciones homosexuales.

Así, expusieron Vilma Ibarra, Diana Maffía, Vilma Rippol, Hugo Yasky, Gabriela Alegre, Cecilia Marchant, María José Lubertino y María Rachid, entre los primeros.

De los reprsentantes del interior se destacaron el joven Fernando Baggio, de San Juan, y el sacerdote católico apostólico romano Nicolás Alessio.

El militante homosexual sanjuanino denunció maniobras de sectores políticos y de la iglesia en su provincia para forzar la participación en una movilización contra la sanción de la ley en cuestión, así como el “boicot” a los actos para respaldarla.

El cura párroco de la localidad cordobesa de San Cayetano, dijo hablar en nombre de varios religiosos que apoyan la ley que permite el matrimonio homosexual y piden sacar del catecismo el artículo que considera a la homosexualidad “un desorden instrínseco”.

Otros miembros del ambiente artístico que participaron desde el escenario fueron Esther Goris, Ana María Picchio, Ricardo Darín, Laura Miller, Cecilia Rosetto, Kevin Johansen, María Fernanda Callejón, Pedro Aznar y Fito Páez.

El cantante Páez sostuvo antes de cantar dos de sus temas que “hablé con Dios hace unas horas y tengo un mensaje para la curia: que está todo bien, que se dejen de joder; todo es cuestión de agujeritos y cositas que se paran.

Déjense de joder, estamos en el siglo 21″. Este artista rosarino fue uno de los más aplaudidos y sus canciones fueron coreadas por la multitud, que permaneció junto a sus banderas, que con el correr de las horas ondeaban con mayor fuerza debido a un frío viento invernal, y luego se desconcentró sin irregularidades.

(Telam)