Viale: a 34 años de la desaparición de Liliana Fontana y Pedro Sandoval, un nieto recuperado recibió el DNI con su verdadera identidad

En la noche del 1º de julio de 1977 un grupo de hombres armados y vestidos de civil irrumpió en una casa de Caseros y se llevó a Pedro Sandoval y Liliana Fontana. La mujer tenía un embarazo de dos meses y medio. El hijo de ambos fue identificado y recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo y el apropiador fue arrestado.

 

La desaparición de Pedro Sandoval y Liliana Fontana y la apropiación de su hijo es una vieja denuncia de Abuelas de Plaza de Mayo. En 1977, Liliana tenía 20 años y era estudiante de peluquería. Pedro tenía 33 y era albañil. “Querían un mundo mejor. Pedro tenía dos hijos de un matrimonio anterior. Se estaban construyendo una casita donde recibir al primer hijo que esperaban con alegría. El día del secuestro había comprado lana para tejerle al bebé”, narró en una entrevista publicada por Página 12 en 1988 Silvia Fontana, hermana de Liliana.

La pareja fue secuestrada en la casa de Caseros donde vivían junto a los padres de ella, Rubén y Chela Fontana. Por testimonios de sobrevivientes se supo que los llevaron al centro clandestino de detención Club Atlético, en Paseo Colón y Garay, y que Liliana fue sacada de allí para dar a luz.

 

Alejandro, fue recuperado en 2006 por las Abuelas de Plaza de Mayo

El 23 de octubre del año pasado Alejandro Pedro Sandoval dijo en declaraciones a Télam que el contar con un documento que da cuenta de su verdadera identidad le permite “cerrar” su historia. El nieto recuperado destacó la labor de las Abuelas de Plaza de Mayo en la búsqueda de la verdad y celebró el rol desempeñado por la Justicia en su caso particular. En otro orden, manifestó sentir “dolor” al ver “la manipulación” a la que están siendo sometidos Marcela y Felipe Noble, e instó a todas las personas que tengan dudas sobre su identidad a que “se animen” a someterse a las investigaciones necesarias para conocer sus historias.

 

Alejandro Pedro Sandoval Fontana

Alejandro Pedro Sandoval Es una de las victimas de la dictadura militar argentina, es el nieto Nº 84 recuperado por la asociación abuelas plaza de mayo. Nacido en el centro clandestino de detención, maternidad campo de mayo. Su nacimiento se estipula el día 28, debido a que su madre Liliana Clelia Fontana Deharve, fue trasladada desde el centro clandestino de detención Club Atlético, el día 26 de diciembre de 1977. Vivió tres meses con ella, en cautiverio

El 1 de julio de 1977, su madre Liliana Clelia Fontana Deharve embarazada de dos meses y medio, fue secuestrada junto con su padre Pedro Fabian Sandoval, de la casa de sus abuelos en la zona de caseros provincia de Buenos Aires. El operativo, fue realizado por policías disfrazados para que no sean indetificables, “aunque se cree que uno de ellos pudo haber sido Samuel Miara apropiador de otros niños”. Fueron llevados de inmediato al centro clandestino de detención Club Atlético. Su padre, fue uno de los creadores del movimiento revolucionario 17 de octubre (MR17), era sindicalista tenía 32 años. Su madre, era estudiante de peluquería compañera de su padre y tenía solo 20 años. De su padre, solo podemos saber que en muchas ocasiones fue trasladado desde el campo de concentración hacia otros campos de concentración que existían en la Argentina, para allí ser interrogado hasta mediados de el mes de octubre de 1977, donde llego a su traslado final a los vuelos de la muerte. Su madre, fue dejada con vida y trasladada el 26 de diciembre de 1977 (dos días antes al cierre del “Club Atlético”), algunos dicen que dio un paso por la ESMA y luego llevada a la maternidad de campo de mayo. Se sabe que el conocido torturador turco Julian cuando los detenidos del Club Atlético fueron trasladados a El Banco otro centro clandestino de detención, dijo te acordás de la rubita, tuvo un varón.

 

Su historia

Alejandro, el día 4 de abril de 1978, fue apropiado por el gendarme Victor Enrique Rei y su esposa Alicia B. Arteach. Cuentan que la orden era presentarse en el regimiento patricios denominado “El Maldonadito”, donde se encontraban el medico cardiologo Julio Cesar Caseres Monie encargado de la lista de entrega de niños y el cura Speche y otros jefes del ejercito. Diciendole a Rei, que había pasado bien la ambiental, o sea que era propietario y con matrimonio constituido se le otorgaba un niño de tres meses de nacido que estaba junto a su madre en campo de mayo, denominado ‘Alejandro’ NN entrerriano. Provincia Argentina de la cual eran oriundos sus padres. Al otro día, le dijeron lugar y hora de donde tenía que retirar al NN entrerriano. Luego de ser retirado el niño, hay indicios de que su madre fue llevada a los vuelos de la muerte. Alejandro, fue criado en la zona de Hurlingham (partido), jugador de rugby (en el club curupayti), es técnico en sistemas, su vida fue normal. El nunca sospecho sus orígenes, solo una vez, cuando tenía 7 años una señora pasó con un auto y le dijo en la puerta de su casa -subí nene soy tu abuela-. Apasionado por la política. Buen orador, buen lector, hoy vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), es soltero.

 

Regreso a Casa

En el año 2004, Alejandro se entera en un mismo momento que es hijo adoptivo y posiblemente hijo de desaparecidos. Pero en un principio, era buscado por una familia marplatense. El se negó dos veces a la extracción de sangre y su ADN se pudo saber por allanamiento judicial, que dio el 99,999998% hijo del matrimonio Sandoval Fontana. El día 14 de julio del 2006, salió positiva la prueba y el día 7 de agosto del 2006 en el despacho de la jueza, vio por primera vez a su familia. Su abuela Chela fundadora de Abuelas de Plaza de mayo y su abuelo Rubén, ambos padres de su madre Lili. Al principio fue muy dura la aceptación de la realidad que le había tocado vivir, con 26 años de mentiras ininterrumpidas. Con el tiempo, se fue reconociendo en su familia y el momento en que realmente regreso a su casa, fue en el mes de junio del 2009 cuando emprendió el camino a la tierra de sus padres (Entre Ríos). En ese lugar por primera vez, pudo conocer la historia de Lili y Pedro (sus padres, su gran historia de amor). La valentía de su madre, en tenerlo 9 meses en la panza, el dolor y la dureza de sus abuelos, el coraje y la valentía de su padre. Y toda una provincia que lo estaba buscando y esperando. Y una ciudad (Viale) que desde el 1 de julio de 1977 hasta el 2006 en que el dejo de ser un desaparecido, no cesó en su búsqueda.

 

Más http://www.microfonodigital.com/seccion/detalle.php?id=9962

 

 

parana memoria