Jóvenes de Paraná se desvinculan de la Iglesia Católica

Bajo la consigna “no al autoritarismo religioso”, un grupo de jóvenes se presentó este miércoles en el Arzobispado de Paraná para iniciar el trámite de apostasía en forma colectiva.

Sin embargo, no pudieron concretarlo porque el trámite debe efectuarse en forma personal. Volverán a concurrir el miércoles 3 de abril a las 11:30 para presentar sendas cartas donde piden dejar de pertenecer a la Iglesia Católica y exigen que se modifiquen los registros donde figuran como fieles.

Ahora los apóstatas, que totalizarán 39, regresarán el próximo miércoles —tras los feriados religiosos y por el aniversario de la gesta de Malvinas— a las 11:30 para concretar su objetivo de presentar la carta dirigida al arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, en la que piden dejar de pertenecer a la Iglesia Católica y exigen que se modifiquen los registros donde figuran como fieles.

Sobre el motivo que lleva a estos jóvenes a apostatar a la Iglesia Católica, Valeria Canoni, integrante Entre Ríos Laica en el movimiento Apostasía Colectiva, explicó a Telaraña digital: “Cuando nos bautizaron de chicos, nuestros padres no nos preguntaron y muchos decidimos de grandes, por diferencias con la política, especialmente de la Iglesia Católica, renunciar a esta religión”.

La joven, que efectuó el trámite de la apostasía hace algunos años, sostuvo que se trata de “un acto de autodeterminación y libertad”. Esto quiere decir: “Decidimos hacerlo por nuestra voluntad y sin ninguna presión, porque no hay nadie que te golpea y te dice si querés apostatar”.

“Decidimos que como no coincidimos con los principios de la Iglesia ni con sus políticas —en contra de los derechos de la mujer, planteando una guerra santa en contra del matrimonio igualitario y de las leyes ampliatorias de derechos como la de identidad de género— no queremos estar”, amplió Canoni.

Personas de “distintas profesiones y clases sociales”, unidas por la decisión de dejar de pertenecer a la Iglesia Católica, acordaron interponer el trámite un día antes del inicio de los feriados por Semana Santa. Sin embargo se toparon con un escollo burócratico: la gestión es personal y por esta situación deberán regresar a dialogar con Celia Godoy, secretaria de Cancillería, para darle curso.

“Esta Iglesia no nos interesa ni nos representa”, insistió Canoni, quien aseguró que “el principal motivo de mucha gente a apostatar en este año, fue la asunción del Papa Francisco I, por lo que ha dicho como persona totalmente influyente de la Iglesia en contra del matrimonio igualitario, del aborto y de todas las leyes ampliatorias de derechos”.

La carta debe ser enviada a la Diócesis a la que pertenece la parroquia donde la persona que presenta el trámite de la apostasía fue bautizada. En el texto, se exige una respuesta favorable en el término de cinco días. No obstante, ésta generalmente no llega en ese tiempo. Por este motivo, para Canoni, “como en toda manifestación social, hay que hacer mucho ruido y reclamar”, máxime si se tiene en cuenta que “la Iglesia cobra del Estado por cada bautismo” y lo que pretenden es que deje de hacerlo.

Fuente: APF

(La Nota digital)