La restauración de la Casa de la Cultura está finalizando

La obra de ampliación, restauración y puesta en valor de la Casa de la Cultura se encuentra en los días finales de trabajo. Aún cuando restan concretar tareas menores, quienes transiten por la esquina de Carbó y 9 de Julio de Paraná ya pueden observar las mejoras en el aspecto del edificio. Más de 7 millones de pesos se invierten en los trabajos ejecutados en la histórica casona.

El gobierno provincial encaró la restauración, puesta en valor y ampliación de ese espacio cultural, cuya edificación data de fines de siglo XIX. La secretaria de Obras y Servicios Públicos, Alicia Benítez, recorrió la casona de esa esquina paranaense, que presenta hoy un aspecto renovado, diferente al de algunos años atrás, acompañada por la directora de Planificación, Luz Goldman; el jefe de la zonal Paraná de Arquitectura, Néstor Scherano, y el director de Obras Centralizadas, Julio Arduino.

Sobre el sector ubicado en calle 9 de julio se encaró la ampliación del edificio donde se generó un ingreso de público a través de una plaza seca, que marca un quiebre entre la edificación original y la ampliación. La Casa de la Cultura contará, tras la finalización de la obra, con un sólo ingreso habilitado al público por esa arteria y otra entrada administrativa por calle Carbó.

En la planta baja funcionarán la Sala de Auditorio, con capacidad para 125 personas sentadas, además de depósitos generales y camarines, oficinas, sanitarios y circulaciones verticales. En el sector de la casa original se amplió el mismo recorrido original de la galería que cierra el patio, tanto en planta baja como en la planta alta. Por otra parte, la obra comprendió la generación de una oficina de información sobre el ingreso administrativo, la ubicación de un escenario tipo fijo en el patio principal.

En la planta alta se ubican las oficinas administrativas y salón de usos múltiples con capacidad para 70 personas, que sirve de apoyatura para las actividades planteadas. La planta alta del edificio original se adecuó para albergar en todos sus espacios muestras o exposiciones de artes plásticas, dejando dos espacios como se encontraron al momento de la propuesta, la última habitación que tiene el tratamiento original de revestimiento en paredes y el piso original y la escalera sobre el ingreso de calle Carbó, las cuales quedarían en carácter de testimoniales.

Fuente: Ministerio de Planeamiento, Infraestructura y Servicios

(La Nota digital)