“Moyano, Alizegui y compañía tienen aspiraciones políticas”

“Moyano, Alizegui y compañía tienen aspiraciones políticas, pero no encuentran otra forma de construir que no sea perjudicando a los argentinos y a los entrerrianos”, afirmó el ministro de Gobierno, Adán Bahl.

El ministro de Gobierno, Adán Bahl, consideró que “es un paro contra el pueblo, que perjudicará especialmente a los entrerrianos” el que realizará a nivel nacional el Sindicato de Camioneros a partir de esta medianoche, que tendrá su expresión en la provincia con concentraciones en las rutas.

“Que no mientan. No hay ninguna acción en favor de los trabajadores. Dirigentes de este gremio tienen bancas en la Legislatura y no hay noticias de alguna iniciativa de estos en favor del sector. Los trabajadores a esto lo tienen claro: la misma dirigencia admite que no tiene adhesión cuando asume que deberán controlar en persona a los costados de la ruta para garantizar que no haya circulación de camiones”, señaló el ministro.

“En realidad, con esta medida, que no es gremial, sino política, lo que está garantizado es el daño a la población. Los propios camioneros preocupan a los ciudadanos manifestando que no habrá dinero en los cajeros y combustible en las estaciones de servicio. Hugo Moyano pide que la bronca que generen estos problemas se dirija a la Presidenta”, sostuvo Bahl.

Al mismo tiempo, el funcionario provincial resaltó: “Pero la gente no es tonta y tiene claro que él y quienes lo acompañan serán los únicos responsables de impedir la llegada nada menos que de caudales, alimentos y combustibles”, indicó.

“Un paro de esta naturaleza contra la Presidenta que más hizo por los trabajadores desde el gobierno de Perón es evidente que esconde otras motivaciones. Moyano, Alizegui y compañía tienen aspiraciones políticas, pero no encuentran otra forma de construir que no sea perjudicando a los argentinos y a los entrerrianos y denigrando la actividad sindical. Quieren provocar rupturas y generar enfrentamientos con la excusa de la defensa de los intereses de los trabajadores, pero ni siquiera son acompañados por los trabajadores”, concluyó Bahl.

(La Nota digital)