“Quiero ser gobernador”

El dirigente radical Atilio Benedetti reiteró ante la prensa sus aspiraciones para llegar al sillón de Urquiza. Esta semana, en un programa de televisión de Larroque, admitió sus deseos en público: “Si me preguntás qué quiero ser, yo te digo gobernador”. “Pasa que uno es consciente de la realidad, de los resultados que obtuvo, y por lo tanto, veremos si la circunstancias indican que es razonable. O, en todo caso, qué candidato mejor posicionado tiene la Unión Cívica Radical (UCR). Si aparece algún otro a lo mejor yo lo voy a acompañar, pero esperemos”, argumentó.

De cara al congreso radical en la provincia que será el 24 de mayo, sostuvo que la conformación del Frente Amplio Unen es “una herramienta” para unificar los votos dispersos que se fueron detrás de algunos personalismos como el de Lilita Carrió o Margarita Stolbizer. No ahorró críticas a la gestión kirchnerista y precisamente a la de Sergio Urribarri: “El milagro de Urribarri de 2011 a 2013 es que aumentó 5.000 los empleos públicos, mientras que en el mismo período la actividad privada disminuyó en 3.500 puestos. Estos son datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el mismo gobierno provincial”. En una entrevista que sostuvo en el programa Cable Abierto, que se emite por 8TV, la señal de Cablevisión en Larroque, el dirigente radical repasó algunas cuestiones de su carrera política, desde que fue intendente de esa ciudad. “Soy un agradecido de Larroque y de mi partido porque pude ocupar muchos cargos en calidad de efectivo y otros en calidad de candidato”, aseguró y marcó: “La experiencia política más enriquecedora fue la de intendente. Los puestos ejecutivos son los que permiten resolver cosas y además orientar”.

Recordando esa época es que mencionó que tomaron la decisión de “fortalecer Larroque y no quedarnos en el llanto y lamento como hicieron otras comunidades como Santa Elena que tuvo una crisis similar cuando se quedó lamentando una pérdida de una fuente laboral (el frigorífico) y empezó a tener una dependencia del Estado que hoy, pasados muchos años, la ha condenado: es una ciudad con muy poco empleo, con muy pocas fuentes de trabajo, con muchos problemas de inclusión. En cambio, nosotros salimos fortalecidos. Por eso, la experiencia de intendente fue una de las mejores, llena de cuestiones inesperadas”, contrastó.

Indica Análisis que rememoró además el caso de Alfredo Yabrán. “Pasamos al plano nacional porque era el gánster más importante que había habitado en la historia del país y para contrarrestar esa mala imagen que teníamos, que ya no sabíamos qué decirle a los periodistas de Buenos Aires. En esa misma gestión, el gesto de María Ester que donó para el municipio esta propiedad que nos dio a los larroquenses este lugar para disfrutar”.

Cuando se refirió a su carrera política, dijo que es “fruto de la persistencia en el camino”. “Creo que la persistencia siempre da frutos, más tarde o más temprano. También fue por haber sido consecuente con una idea, consecuente con el grupo de amigos. Siempre me sentí muy acompañado por mi pueblo, por la gente de mi pueblo, por muchos amigos personales y políticos, y por la familia. Es muy difícil hacer varias cosas a la vez, pero yo he podido ser hacer actividad empresarial, actividad política y gremial productiva. La verdad es que si en esto uno no tiene un acompañamiento y respaldo es imposible”, reconoció.

“El radicalismo no es un partido de dedos”

“El radicalismo en la provincia está en recuperación. Nosotros tuvimos en la última elección un apoyo del 20 por ciento de los votantes, cuando yo fui candidato a senador. Eso no alcanzó para el lugar de la minoría. Pero sí hay que marcar que un 20 por ciento, en una situación adversa, es una base muy importante para intentar construir una alternativa política más amplia”, evaluó.

De cara al futuro, planteó: “Estamos entusiasmados con lo que se denomina el Frente Amplio Unen que se ha consolidado en Buenos Aires y el 24 de mayo va a hacer lo propio en Entre Ríos. Eso nos pone en condiciones de ser una opción de gobierno en la provincia, en la Nación y en cada uno de los municipios. A esta altura de mi vida creo que las meras cuestiones de testimoniales en política no sirven, que hay que construir alternativas que sean viables para ser gobierno porque se transforma la sociedad y se apunta a lo que se cree que es lo mejor”.

“El radicalismo se ha mantenido firme en las convicciones y la institucionalidad. No es un partido de dedos, sino todo lo contrario porque estamos todos permanentemente cuestionados. Que tiene una vida interna que cada uno tiene derecho a opinar y después logra, a través de mecanismos institucionales que a algunos les parecen tortuosos, elegir candidaturas y unificar la tropa. Esto es un valor que en algún momento estuvo devaluado pero hoy tiene otra vez importancia. Asique lo que vaya a hacer el radicalismo tiene que ver con la decisión de muchos. En esta instancia (conformando Unen) creemos que con este frente electoral vamos a terminar con la dispersión de votos. Siguiendo algunos personalismos, se fueron los de Lilita Carrió con una parte del partido, se fueron otros detrás de Margarita Stolbizer. Ahora tenemos una herramienta para unificar todo ese caudal electoral y en todo caso conduzca quien más votos tiene”, opinó. “Puede ser -admitió- que se hayan formado más caciques que indios, pero ahora, tenemos la herramienta para que quede un solo cacique”, cerró la idea.

“Montiel, el último caudillo”

“Montiel fue el último caudillo. Yo no estaba de acuerdo con él porque tenía un tipo de liderazgo autoritario. Pero no dejo de reconocer que fue la última referencia fuerte de la UCR. Yo creo en algún tipo de liderazgo de mayor participación, pero el radicalismo está buscando desde ese momento quién ocupe ese lugar y evidentemente no es tan fácil. Siempre digo que es más fácil encontrar alguna chica que dé las medidas 90-60-90 para una pasarela que encontrar a un político que pase sin dificultades por una pasarela, donde está toda la sociedad mirando”, reflexionó.

“Modelo agotado”

“Nosotros creemos que el modelo se agotó por sus propias inconsistencias, porque el relato no se puede sostener. Porque esa bonanza populista, esto del gasto y empleo público sin límites tenía su fin. Quizás el gobierno, en un mal cálculo, pensaba que llegábamos a 2015, pero ahora estamos sufriendo las consecuencias. La plata no alcanza, los sueldos suben menos que la inflación. Hay problemas con los jubilados nacionales que cobran una vergüenza y hay problemas con los impuestos. El gobernador de la provincia, uno de los dilectos de la Presidenta ha puesto uno de los impuestos más fuertes de todas las provincias y esto se está sintiendo en los bolsillos. Por estas cosas es que la gente va a buscar otra cosa. En el campo ha pegado mucho, pero también lo hizo en mucho hogares, casas de familia. Después está el problema de la pérdida de empleos que genera retracción económica”, anumeró.

Agregó que “el milagro de Urribarri de 2011 a 2013 es que aumentó 5.000 los empleos públicos mientras que en el mismo período, la actividad privada disminuyó en 3.500. estos son datos de la AFIP y el mismo gobierno provincial. Ahora va a contraer más la economía ocn este impuestazo que aplicó, por eso este modelo no es sostenible”.

Ser gobernador

Cuando se le preguntó si volvería a ser intendente, Benedetti dijo que “todas son etapas y todas irrepetibles”. “Creo que es bueno el recambio y la alternancia… Si me preguntás qué me gustaría ser, yo te respondo gobernador”, se despachó.

“Pasa que uno es consciente de la realidad, de los resultados que obtuvo y por lo tanto, veremos si la circunstancias indican que es razonable, o en todo caso, qué candidato mejor posicionado tiene la UCR. En todo caso, si aparece algún otro a lo mejor yo lo voy a acompañar, pero esperemos”, completó.

(La Nota digital)

Anuncios