“Me llevo bien con los diputados, nos tenemos respeto y también tenemos diferencias”

El diputado Juan José Albornoz analizó «la sucesión» en todos sus aspectos. Advierte sobre un posible desdoblamiento electoral. Crítico con la reprivatización de Cotapa y el frigorífico San José.

Juan José Albornoz no quiere entrar en “cuestiones menores”. Presume que se le preguntará por su relación con el bloque por la decisión que tomó de apoyar a Jorge Taiana antes que a Sergio Urribarri para suceder a Cristina Kirchner. “Me llevo bien con los diputados, nos tenemos respeto y también tenemos diferencias”, responde y enseguida aclara, sin que se le pida: “No me voy a ir del bloque”. Punto.

El diputado provincial cree que es momento de debatir “la transición” de lo que en el Movimiento Evita llaman “el final de una etapa y no un fin de ciclo, como dice la oposición”. “Un segundo tomo en el proceso kirchnerista”, lo denomina el dirigente de Gualeguay.

Para el legislador la continuidad del Frente para la Victoria plantea tres alternativas y las encuadra de la siguiente manera: “Está Daniel Scioli, que es la versión más conservadora; Sergio Urribarri, que se muestra como lo más lineal a Cristina y para nosotros puede ser una meseta del proceso; y Jorge Taiana, en el que vemos la posibilidad de profundizar lo que se hizo”. En la figura del ex canciller y ahora legislador porteño, Albornoz y su espacio ven “la síntesis del kirchnerismo”. “Fue canciller y estuvo en el impulso de la Unasur con todo lo que significó el bloque Latinoamericano. Pero también fue un funcionario que cuando tuvo diferencias se fue a su casa, no a criticar a los medios de Magnetto. Y cuando se lo llamó, estuvo. Pero también es un dirigente que plantea institucionalizar los derechos que otorgó este proceso iniciado en 2003”, asegura ante Página Política.

En el proyecto de Taiana, y que apoya el Movimiento Evita, el eje central es trabajar “sobre los 4 o 5 millones de trabajadores a los que este gobierno les ha transferido recursos, pero que siguen estando en la informalidad. Hablo del cartonero, del que levantó una mini pyme, una cooperativa y que creemos que ese subsidio que se le da debe transformarse en un salario real”, explica. El Movimiento Evita pelea en el Ministerio de Trabajo de la Nación por organizar gremialmente a todo ese espectro nucleado en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). “Es difícil, hay mucha presión de la burocracia sindical”, subraya.

Críticas y candidatos

Albornoz se diferencia con sus pares. No se traga las críticas. “No estoy de acuerdo con la reprivatización de Cotapa y el frigorífico San José como lo anunció el gobierno provincial, y también creo que hay que hablar de lo que sucede con los despidos de Redengas. Hay problemas, hay que debatirlos y buscarles la solución”, dice y sin dar nombres propios, deja en claro que hay silencio oficialista.

Esas críticas que hace al gobierno las enmarca en el concepto que tiene el Evita: el de “autonomía táctica”. “Sin dudas Urribarri fue un avance fenomenal para la provincia, pero creemos que hay más para hacer y nosotros queremos estar en esa discusión”, señala. Sobre una candidatura, el gualeyo responde: “A los que dicen que los candidatos que hay son con B, yo les digo que hay con A, B, C”. A la nómina de Gustavo Bordet, Adán Bahl, Juan José Bahillo y Marcelo Bisogni, él agrega a Albornoz y José Cáceres.

Para el diputado no hay debate entre los precandidatos y dirigentes con aspiraciones porque se teme incurrir en alguna interferencia con el gobernador. “Limita mucho esperar el dedo de Urribarri”, afirma. “Nosotros, desde el Movimiento Evita, queremos discutir, defender lo que está bien, corregir lo que se puede corregir y dejar de hacer lo que está mal, por caso el sistema de compensaciones de impuestos que hace el Estado con las empresas proveedoras”, dice. De hecho, Albornoz presentó un proyecto de ley para derogar el artículo 75 del Código Fiscal que establece el procedimiento para compensar deudas tributarias.

El legislador advierte acerca de la posibilidad de desdoblar las elecciones entrerrianas de las nacionales. “Adelantar es de menemista. Es poner por delante del interés del conjunto y del proyecto nacional, el interés de alguna dirigencia provincial. Sería privilegiar la quintita local”, se despacha. Y cierra: “Sin gobierno nacional no hay proyecto provincial ni local que valga la pena”.

Albornoz movilizará el 22 de agosto al club de Ferro, donde Taiana explicitará su candidatura presidencial.

Foto: archivo

(La Nota digital)