Lauritto participó de un debate en la Universidad

En la sala del rectorado de la Universidad Nacional de Entre Ríos – UNER se realizó el debate entre postulantes para la Intendencia de Concepción del Uruguay -el de Cambiemos Juan Ruiz Orrico, el oficialista José Eduardo Lauritto, y la socialista Verónica Magni-, expusieron sus propuestas para la gestión municipal. El clima fue cordial y casi no hubo cruces entre los candidatos. Los principales medios televisivos, radiales y digitales transmitieron el evento. Estuvo ausente José Paolazzi del Frente Renovador, disconforme con la manera en que fue encarado el debate: por un canal de cable local, Paolozzi dijo que pretendía hacerle preguntas al oficialismo, y que como eso no estaba previsto, prefería no participar.

lauritto debate

Con puntualidad, este miércoles por la noche se realizó en el salón del rectorado de la UNER el debate-exposición de los candidatos a intendente de Concepción del Uruguay. Con aviso a los organizadores -aunque en la ceremonia no se explayaron sobre los motivos brindados-, se ausentó José María Paolazzi del Frente Renovador, cuya silla quedó vacía. Paolazzi escogió el noticiero local de Cablevisión para manifestar su disconformidad con la forma en que se hizo el evento.

El evento mostró a los candidatos locales que aspiran a suceder a Carlos Schepens al frente de la Municipalidad. A diferencia de debates anteriores -y de su propio candidato presidencial-, el oficialista Lauritto estuvo presente. El evento fue transmitido por el canal local Somos Concepción, por internet a través de El Miércoles Digital y Animaltv.com.ar, y numerosas radios locales.

Coincidencias, cordialidad y críticas

La transmisión fue eficazmente conducida por los periodistas Jorge Kleiman y María José Pozzi, y constó de tres partes, sin cortes comerciales: en el primer tramo cada candidato expuso sobre su proyecto de ciudad; en la segunda etapa se abordaron cinco temáticas: administración de bienes y espacios públicos; seguridad vial; política turística; relación con las cooperativas sociales, y ambiente y salud. El cierre fue con tres minutos libres para que cada candidato lo utilizara a su gusto.

En muchos aspectos hubo notorias coincidencias entre los tres candidatos, algunos de los cuales las señalaron, buscando mostrar vocación de diálogo. “Como dijo Verónica”, decía Ruiz Orrico, o “como ya fue señalado por el doctor”, en otro pasaje. No obstante, también hubo algunas alusiones críticas, aunque muy moderadas: Orrico reiteró que hace 28 años gobierna la fuerza a la que pertenece Lauritto, y Magni dejó para el final una moderada mención a la denuncia del Partido Socialista contra el actual ministro por el manejo de subsidios, al que calificó de “arbitrario y discrecional”.

Proyecto de ciudad: fuerte, participativa, solidaria

Los turnos de exposición de cada candidato fueron sorteados en su presencia poco antes del inicio del debate. El primero en este bloque fue Lauritto, quien comenzó pausado y tranquilo, señalando tres ejes de su proyecto de ciudad: obras públicas: donde destacó la intención de concretar la segunda etapa de la construcción de la red de agua potable, cloacas, desagües pluviales, y la Defensa Norte, la ampliación del asfalto y luminarias. Su segundo eje se centra en la participación ciudadana: prometió “recrear ordenanzas sancionadas durante mi gestión”, para recuperar ámbitos como el Consejo de la Producción; el Foro Cultural, el Consejo del Deporte, Ambiental, de Adultos mayores, de Discapacidad; todos organismos, curiosamente, desarticulados por las gestiones que lo siguieron, que fueron de su propio partido. El tercer eje lo centró en la idea de retomar el Foro social con las instituciones de la comunidad: “reconocer las instituciones existentes”; planteó “no generar esquemas paralelos a la gestión municipal”; y propuso un trabajo en red con las universidades; también expresó que tiene muchas expectativas con la cultura.

Al iniciar su exposición Ruiz Orrico, con algo de nerviosismo y para entrar en clima refirió anécdotas con Laurito y saludó a Verónica Magni afirmando que por primera vez hay una candidata a intendenta en la ciudad -en realidad, los más memoriosos registran que no es así: hubo al menos dos: Araceli Ré por la democracia cristiana y Herminia Morabes del Partido Humanista-. Luego se refirió a su modelo de ciudad: “Una ciudad fuerte, poderosa. Que la gente viva mejor, que tenga servicios de calidad, que sea una ciudad de oportunidades”. Para eso, dijo, se necesita fortalecer al empleado municipal, lograr un grupo humano comprometido y motivado.

“Lo más importante es provocar un cambio social y eso no viene solo de la gestion”. También desde la gente, “ponerse la camiseta”. Fortalecer las instituciones. Una sociedad menos violenta, una gestión transparente con los vecinos pudiendo acceder a la información pública. Propuso que se animen a participar los ciudadanos más destacados, “los mejores uruguayenses”.

A su turno, Magni destacó la importancia del debate, y sugirió que deberia ser obligatorio, por ley. También reconoció la mención del tema de género, afirmando que la participación de las mujeres permite medir qué democracia tenemos. A continuación propuso repensar la ciudad “tal cual lo hiciese alguna vez Rocamora: pensar qué ciudad queremos y nos merecemos”. Destacó que su fuerza política elaboró una plataforma desde el Centro de Estudios (Ceppac) que es una propuesta de ciudad sustentable, inclusiva y solidaria. “Hoy esta es una ciudad para unos pocos, pero hay que cambiarla para que todos participen, para que toda la ciudadanía participe en las decisiones sobre lo que es de todos”.

Dijo que el municipio debe llegar a cada hogar y priorizar la igualdad de oportunidades. Incluir el conocimiento de datos ciertos y confiables, para lo cual hay que formar un instituto de estadísticas municipales. Como parte de esa “ciudad que queremos”, propuso una planificación permanente a través del Consejo Económico y Social. Fortalecer mecanismos que ya existen como el presupuesto participativo y crear nuevos como la iniciativa popular o un presupuesto participativo joven. También dijo que quiere un “abordaje serio e integral de la cuestión vivienda, no aprovecharse con clientelismo al momento de entregar viviendas”.

Espacios públicos: del abandono a la reformulación

El segundo bloque, referido a la administración de espacios públicos, dio inicio con Orrico señalando algo que se ocupó de reiterar en varias oportunidades: que hace 28 años gobierna la misma fuerza. Y que el resultado es el deterioro de los espacios públicos, que están abandonados o en deplorable estado: “alcanza recorrer la Terminal, el Mercado, el Parque de la Ciudad, las plazas, que ahora para las elecciones las embellecen”. Para eso, dijo, “lo primero es votar diferente”, salir de esos 28 años de la misma administración. Llamó a resolver desde la Municipalidad los problemas de pobreza y desempleo; cuestionó la falta de estadísticas; y dijo que los índices de indigencia, marginalidad e inseguridad -que, aseguró, son los mismos que a nivel nacional- no serán superados por más que los espacios públicos estén en buen estado. Adelantó también su rechazo al proyecto de la nueva Terminal y a la entrega del patrimonio.

La candidata socialista, segunda en este bloque, convocó a “desarrollar una infraestructura urbana sustentable”; señaló que el crecimiento de la ciudad ha sido “caótico” y que debe ser compensado de aquí en más con planificación; puso como principal prioridad que “no haya un solo hogar uruguayense sin agua ni cloacas”, marcando que un 25 por ciento de la población carece de estos servicios. Luego propuso poner en valor los espacios públicos abandonados y planificar nuevos. Garantizar el acceso libre y gratuito a las playas; un plan de arbolado y señalización; conservación del patrimonio y trabajar para obtener el financiamiento para la Defensa Norte.

Cerró este bloque el candidato del oficialismo, quien arrancó con una frase sugestiva: “El espacio público define la calidad de vida de una comunidad”, dijo Lauritto. “La gente se apropia de los espacios; y hay que reconocer que se ha hecho un esfuerzo por recuperarlos”. Propuso continuar esa senda, recuperando la costanera del balneario municipal continuando esa avenida hasta Santa Cándida; mejorar la avenida Paysandú; retomar la construcción en la ex Central Caseros de una Usina Cultural; y enfatizó -en obvia alusión al controvertido proyecto de la nueva Terminal y la entrega del Mercado-: “No vamos a comprometer o regalar el patrimonio municipal”, aunque a continuación agregó: “No al fundamentalismo y a las ideas cerradas”, sin aclarar demasiado a qué se refería.

Seguridad vial: falta control

En esta ocasión inició Verónica Magni. Definió al problema del tránsito como una de las dificultades no resueltas por las gestiones anteriores. Reclamó estacionamientos subterráneos; fomento del uso de bicicletas; construcción de bicisendas; propuso fortalecer el transporte publico, con mayor frecuencia y extensión del horario, por ejemplo para los estudiantes que concluyen su horario de cursada a la noche; todo ello, dijo, “acompañando una política de fondo que es descentralizar: redireccionar oficinas hacia distintos polos administrativos distribuidos en la ciudad”. También se refirió a una moratoria por las motos secuestradas, donde propuso revisar “caso por caso”.

Lauritto señaló luego que Rocamora fundó tres pueblos -Gualeguay, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú- y que a diferencia de los otros dos, aquí hizo cuadras cortas y calles estrechas, lo cual sería el origen de los problemas de circulación; propuso continuar con el convenio con CESVI y Río Uruguay; con los operativos conjuntos con la política entrerriana; incrementar los controles de alcoholemia y del uso del casco; reivindicó que ya está en proceso un cambio cultural entre los jóvenes, que incluye la figura del conductor designado, y puso como objetivo la “alcoholemia cero”; propuso avanzar con los motocarros en lugar de carros y caballos. También dijo que pretende impulsar un Consejo de Asesoramiento en seguridad vial que incluya educación vial.

En el cierre de este bloque Ruiz Orrico retomó un tema anterior: dijo que el balneario Itapé está lindo pero contaminado, parquizado pero con aguas servidas; luego se dedicó al tema de tránsito, señalando que en el país los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte; dijo que los controles son esenciales; que no se hacen los controles de alcoholemia ni de uso de caso; y que Concepción del Uruguay es “una ciudad durante el día y otra a la noche”; afirmó que el municipio no puede mirar para otro lado en ese sentido; criticó la falta de planificación “pese al PECU, el PLANUR, y otros planes estratégicos”. Cuestionó que se construyen planes sociales de vivienda en lugares alejados, lo cual transforma a Concepción en una ciudad cara a causa del transporte; “hay que planificar para no seguir cometiendo errores que pagaran las próximas generaciones”, dijo, y luego propuso ampliar frecuencias en el transporte publico.

Turismo: recuperar el lugar perdido

Al iniciar este bloque Lauritto dijo que la ciudad debe ser una plaza de importancia en este rubro; afirmó que hubo un esfuerzo de recuperación en las ultimas gestiones, de lo que dan cuenta las Termas, el balneario Paso Vera, la recuperación de edificios históricos, la modernización de la peatonal, el nuevo balneario y avenida en la Isla del Puerto, el autódromo; pero reclamó más esfuerzo privado, donde dijo falta inversión; propuso fortalecer las fiestas populares como el Itapé o los Carnavales; y reeditar la Expo Feria cada dos años; dijo que está convencido de que la cultura puede ser una marca de Concepción del Uruguay.

Ruiz Orrico afirmó que la ciudad perdió su lugar como plaza turística y que eso repercute en la pérdida de empleos, que hoy solo generan mano de obra lo público, la avicultura, y en menor medida la industria metalmecánica. “El turismo debe recuperar su lugar; y para eso se necesita inversión privada”, coincidió con Lauritto. Reclamó no abandonar más los espacios como el Cementerio y el Correo que, aseguró, “están en estado deplorable”; propuso preservar el patrimonio histórico, esté en manos públicas o privadas; pero cuestionó fuertemente que “hay una destrucción sistemática del capital natural, porque los arroyos y zanjones están contaminados porque no se tratan los efluentes locales, un problema al que en 28 años no se le dio solución”.

Cerrando el bloque, Magni acusó al PJ de haber dejado caer ejes de la política turística como el Carnaval y el Banco Pelay. Propuso fomentar y estimular el desarrollo de microemprendientos vinculados con el turismo, y para eso crear la secretaría de Turismo; también privilegiar los espacios públicos; y definir el destino de nuestra política turística para competir con propuestas similares; reclamó un plan estratégico, “para que no pase como con el autódromo, que no es aprovechado por el mercado local”; concluyó diciendo que hay recuperar la marca Banco Pelay.

El problema de las “cooperativas”

Arrancó el postulante de Cambiemos, diciendo que las cooperativas sociales, nacidas en 2003 por “la delicada situación del país”, tienen poco que ver con “los valores del cooperativismo que son de distribuir las ganancias entre los trabajadores”. Dijo que el sistema de cooperativas ocultó la tercerización de la contratación de trabajadores por parte del municipio. “Es más barato para el municipio hacer eso en lugar de blanquear el trabajo”. Acusó: “No puede ser que el municipio encubra el trabajo precario con las cooperativas”. Dijo que hay que volcarlas a emprendimientos productivos. “Los gobernantes las han utilizado para hacer clientelismo o pagar menos, con gente que no tiene aguinaldo, vacaciones ni cobertura social” y aseguró que “lo primero que vamos a hacer es darle a la gente condiciones de trabajo dignas”.

Verónica Magni dijo a su turno que se propone “terminar con eso de que en la Municipalidad hay empleados de primera y empleados de segunda”. Aseguró que el salario mínimo es de 5520 pesos, pero en las cooperativas los trabajadores no llegan a 3.000 en tareas equivalentes; “esto es injusticia social y debe abordarse”. Aseguró que “hay que apuntar a la conversión de las cooperativas en microemprendimientos productivos que en verdad nucleen a sus asociados de manera autónoma”.

El encargado de cerrar este bloque fue Lauritto, quien recordó que Basavilbaso es la cuna del cooperativismo argentino y que Concepción del Uruguay es una ciudad con gran presencia de cooperativismo, con empresas como Copul o la Río Uruguay. Dijo que la Municipalidad tiene personal permanente y contratado y que desde 2004 (cuando ya no era intendente, pues Orrico habló de 2003) presta servicios a través de tercerizados. “Nosotros no creamos ninguna cooperativa”, aseguró. “Son autónomas e independientes. Pero debemos compensar los sistemas de protección social”. A continuación dijo que la transparencia en el sistema de cooperativas “no solo es reclamada por los vecinos sino también por sus socios”. Y propuso que en el futuro, participen en el control de ellas “los partidos con representación y también los vecinos de los lugares donde se prestan los servicios”.

Ambiente y salud

Le tocó abrir el juego a Magni, quien propuso “Basura cero”, recolección y tratamiento integral de los residuos y sobre todo, separación domiciliaria. Luego se refirió a la salud, recordando que hay cinco centros de salud barriales, en los cuales “queremos que se extienda el horario de atención”. Reclamó terminar con “eso de ir a sacar turno al hospital a las 3 de la madrugada”. Luego aseguró que de acuerdo al Mapa Epidemiológico elaborado por la Provincia, Concepción del Uruguay tiene datos muy negativos en diarrea infantil, y que eso refleja la falta de agua y cloacas en muchos hogares; “esto debe ser lo prioritario”, concluyó.

Lauritto dijo que el sistema de salud, sea provincial o municipal, debe articularse y lograr “que el vecino perciba esa articulación”. Reivindicó que el Hospital pasó de prestar 11 servicios a 21 actuales, y expresó su objetivo de que los centros de salud sean lugares de atención inicial y de allí hagan su derivación “para descongestionar al Hospital, que es regional”. Para eso sugirió informatizar las historias clínicas, y corregir cuestiones de transporte, presumiblemente la falta de ambulancias. Dijo que “falta un centro de salud en el sector suroeste”. En cuanto a ambiente, propuso una unidad de gestión ambiental con participación de las ONG en temas como tratamiento de efluentes, agua, cloaca y basura.

En este caso cerró Orrico, quien comenzó diciendo que en salud se prestan servicios de calidad: “me consta personalmente”. Dijo que hay mucho para trabajar pero hay que ir a las causas: “el problema de salud en nuestra ciudad radica en el ambiente”. Y aseguró que estriba en la contaminación con líquidos cloacales en toda la ciudad, vertidos en calles, espacios públicos, en el aire que respiramos, el basural, el volcadero en Talita en lugar inadecuado, que contamina la zona y los arroyos; reiteró que debe encararse en conjunto con un combate firme contra la pobreza.

Tres minutos libres

En el final de la actividad, los organizadores dispusieron tres minutos libres para que cada candidato cerrara su intervención con un mensaje a los electores. Por sorteo, el primero fue Lauritto quien agradeció y anunció que desarrollaría “dos o tres ideas que nos quedaron pendientes”. La primera fue plantear que “es un error y una trampa no escuchar a los jóvenes, que no son solo el futuro sino también el presente”. Dijo que procurará que haya una estrecha relación del municipio con sus universidades y buscar que el conocimiento científico sea aplicado a la ciudad, con gestión cooperativa, innovación y desarrollo tecnológico. Propuso “una mesa con las universidades para recuperar los mandatos fundacionales”, recordando que cada universidad que hoy existe en la ciudad “fue producto de la lucha de la comunidad”. Dijo que si es elegido “llegaremos con las manos extendidas para todos. Para representar las esperanzas de los uruguayenses, más allá de las diferencias: porque muchas de las frustraciones son resultado de no haber sabido superar esas diferencias. Queremos llegar sin rencores y escuchando las diferentes voces.”

Ruiz Orrico se centró en la necesidad de generar 5.000 puestos de trabajo. Dijo que en la ciudad hay 27 mil personas en edad laboral que no trabajan y que el 36 por ciento de los que tienen empleo están en negro. “Eso es responsabilidad de quienes estuvieron 28 años en el gobierno”, reiteró. Dijo que se necesita inversión privada, que la gente uruguayense en primer lugar, se anime a arriesgarse a invertir porque hay condiciones. “La otra forma de crecimiento es la educación y la innovación tecnológica”, aseguró. Y arengó: “Vamos por una ciudad fuerte, con igualdad de oportunidades y solidaria, que haga ciudadanos más libres”.

Verónica Magni, en el final, dijo que quiere “terminar con 28 años de las mismas políticas públicas. Dejar de lamentarnos de lo que se ha perdido y cambiar el curso de las acciones”. Para eso, aseguró, hay que brindar confiabilidad, transparencia. Y aprovechó ese punto para cuestionar a Lauritto: “Hay que revertir acciones como la arbitrariedad y discrecionalidad de subsidios como ha hecho el doctor”, en referencia a la denuncia que hizo el socialismo; luego lanzó un desafío a los demás candidatos, diciendo que dadas las coincidencias, hay que firmar un compromiso de cinco puntos: “Creemos que hay que hacer un compromiso público de todos los candidatos para que gane quien gane, estos cinco puntos sean llevados adelante. Hay una posibilidad inmejorable de tomar el rumbo de una ciudad diferente”, concluyó.

Fuente: El Miércoles Digital

(La Nota digital)