Son curiosas algunas coincidencias.

En los centros de detención clandestina, los militares, solían poner música a todo volumen para tapar los zumbidos de la picana y los gritos de los torturados.
El mundo occidental, celebra todos los 22 de noviembre el día de la música en honor a Santa Cecilia, una noble conversa, martirizada allá por el año 200 de la era cristiana.
Unos documentos de dudosa procedencia, conocidos como Actas de Santa Cecilia, sostienen que el mérito musical de aquella mujer, habría sido tocar el órgano en la celebración de un matrimonio.
Sin embargo, la traducción parece ser más dudosa que el origen mismo de aquellos documentos.
Sucede que en los códices más antiguos que hacen referencia a aquel episodio, no diría canéntibus órganis, sino candéntibus órganis, por lo que el órgano, no sería un instrumento musical, sino más bien un órgano candente, es decir, un instrumento de tortura.

En ” De la escuela, la vida y otras yerbas. Contramanual de lectura”. Juan Menoni. 2014. Panza Verde

santa cecilia

(La Nota digital)

Anuncios