Persía (4)

S. Kanchelsky

Azor Corito

 

 

“Ruperto… Ruperto” me susurraba a las dos de la mañana

“Adéntrate Más En La s Zonas Oscuras De Tu Imaginación”

“Estás Llamado A Ser Nigromante” “Aquél Que Puede Comprender”

“Qué Se siente Haber Existido Alguna Vez” “para Luego De La Muerte”

“Hacerse Presente Por Invocación De Los Espíritus”

Luego me daba a beber un té salíceo

y me dejaba la puerta de la casilla entreabierta

como acechadera para poderla oír

 

 

“Soy Saga Sahumada Por Sáficos Versos Que Imploran Tedéum”

“Tédeum Transtiberino”

“Opúsculo” “Opúsculo Filacteria”

“Ilang Ilang Ofrenda El Yamato A Mi Señor”

“Pero Dialecto La Lengua De Los Máratas”

 

 

Al ingresar, posaba parte de su boca sobre mi

y salivando en mis oídos recitaba

“Azor Corito Que Practicas Crisopeya: Finis Coronat Opus

In Pártibus

In Pártibus Infidélium

Electuario Crisoprasa…”

todas las noches, todas las santas madrugadas

untábame las sienes con “Nigromancia”:

 

 

“¡Orobías!” “Ven Aquí Orobías”

“Panie-ego” “Pani-ego” “Sólo Sos”

“Per Sé Nunca Perquirin”

“¡Per Cápita!” “Perclóricos”

¡Persía!

Persía

 

 

Poco a poco me fui aprendiendo

memorizando por la fuerza

cada sílaba

de cada palabra

de aquéllos Prodigiosos Versos

hasta que fui incendaja

y al unísono en un sólo coro

también ahora yo en trance entraba:

 

 

“Viandante Vesicante Para Ostentosos Que Matan Por Zupía”

“Yo Quisiera Ser Como Proís Para Ultraterrenos Sentidos”

“Y Un Uxoricida, Uxoricida De La Humanidad”

 

 

¡Sargo, Sargo, Sargo! ¡Sargo Para Sarao!

Anfitrionada Por Flores Cordiales

Que Muy Lejos Están De Azoar…

 

 

(La Nota digital)

Anuncios