I. S.

Desde hace algún tiempo

 

Desde hace algún tiempo, descanso en la siguiente noche
me subo a la costumbre, me rajo el deseo, me corto el alma
Coqueteo con la eternidad, me olvido de las sombras
me despedí del allende, me rompí la pasión.
Y mis labios, despojados de sabor ¿Llamarán las luces?
Desde hace algún tiempo, tu rostro se parte en el resto
mi prisa se hace espera; mi angustia, calma
las imágenes se agrietan, los sonidos se apagan
los vientos huyen a mejores destinos
Y mis ojos, despojados de color ¿Soñarán el sol?
Ya no pierdo mis cosas, aprendí a ser mecánico
efectivo, duro, amargo y funcional
se escaparon la curiosidad, la furia, el odio, el caos
hoy su muerte vive en tu espacio de mi lecho.
Y mis manos, despojadas de calor, ¿Acariciarán tu tumba?
Desde hace algún tiempo me levanto al lado del cadáver de lo que fue dolor.
Cada día me es más ajeno, más otro, más extraño.
Y yo, más carne que sangre, más palabra que cosa, más leve.
Y mis restos, despojados de mí ¿Recordarán la vida?
Desde hace algún tiempo, dejé de ser mío
Desde hace algún tiempo, dejé de ser tuyo
Desde hace algún tiempo, dejé de ser
Desde hace algún tiempo, dejé…

 

Luciérnagas

 

Jugaba a contarte los lunares
Como luciérnagas en los brazos nocturnos
Intermitentes bajo la yema de mis dedos
Cerraba los ojos
Uno, dos, tres…
Sólo estaba empezando de nuevo

. . .

Lucecitas mueren en mi ventanilla
Como los lunares mal contados de tu espalda
Intermitentes bajo la yema de los dedos
Cierro mis ojos
Uno, dos, tres
De nuevo, empiezo a estar solo.

 

Me pasó de vuelta

 

La probabilidad tuvo que callarse ante la evidencia.

Arlt y Cortázar no cabían en la carne

Mirá que yo me lo decía… “Es perfecto, no hay vuelta que darle”

Mirándote a través de mis entrañas

Tus miedos y mis ganas no cabían en la mesa

Mirá que yo me lo decía “Es perfecto, no hay vuelta que darle”

Empecé demasiados libros, caminé por la mentira

Arranqué los pétalos de tu espalda, te hice una corona de palabras

Mirá que yo me lo decía “Es perfecto, no hay vuelta que darle”

Hoy soy tan mío, y vos tan tuya, Cortázar tan mío y Arlt tan tuyo

Mis ganas tan mías, tus miedos tan tuyos, pero ¿La culpa de quién es?

Mirá que yo me lo decía “Es perfecto, no hay vuelta que darle”.

Me pasó de vuelta

 

* En redes sociales

 

30629458_10216101154465878_411991739981627392_o
Imagen. L. A.

(La Nota digital)

Anuncios