Suplemento Literario Nº 78

G. Rondán

 

Alicia Sueña

 

Despertaba de ese sueño,
donde se sentía crecer y decrecer,
donde las llaves tenían alas,
donde su sombrerero la obnubilaba con sus besos,
donde el amor era real y los abrazos eternos.

Y si Alicia no se hubiera dormido? Y si no hubiera seguido al conejo? Y si no soñara con un mundo de maravillas?
Fue tan sólo una áspera ilusión?
O fue, acaso, su sutil habilidad de engañar a los ilusos?

Ilusa vida, porque Alicia, no duerme, ni ama, solo sueña.
Y además, ella, odia los espejos…

 

El mundo huérfano

 

Me consumen mis ganas de insensatez,
así como ese fuego va
consumiendo todos mis
sueños diurnos,
que en esta noche se vuelven
huérfanos…
Pero mi mundo sí conoce de orfandad!

 

Hablarse en la duda existencial

 

Tiempo obtuso el de esta madurez que no madura.
Te sientes niña, no quieres crecer o no sabes, piensas.
Y Cronos sigue alimentándose de días vacíos, mientras afuera, escuchas decir a la noche: “es tarde”.
¿Para qué? ¿Para quién?
¿Quién habla? ¿Quién se habla?
Difícil tarea la de una sencillez existencial, sentencias.
La pides a Zeus ser fuerte para soportar, cuando en la existencia tan compleja, la pregunta por el ser te marea, cuando te sumerges en la retórica respuesta que te sume en una duda infinita.

 

G. Rondán (Paraná, 1981). “Ama la Poesía, la habita e intenta escribirla”. Ganadora del premio “Salón Municipal del Poema ilustrado 2017” junto al artista plástico Roberto Pastrana. Desde 2015, coordina los encuentros “Poesía Costera Suburbiana”. Actualmente dicta un Taller de Poesía en el centro Comunitario Barrio Mitre (Paraná). 

 

(La Nota digital)

Anuncios