Orgullosamente paceño

D. M. F.

Un intercambio con Silvio Adrián.

-¿En qué escuela hiciste tu educación primaria?
-En la N° 114 “Manuel Belgrano”, de La Paz, Entre Ríos, más conocido como “Instituto Mercedario”.


-¿Cómo te iniciaste en el periodismo?

-Al periodismo llegué por propia Vocación. Yo conducía mi Programa radial “Quedan Todos Invitados” -primero por LT 40 (desde 1990) y luego por FM 100 “Sensaciones- y, allá por 1994, me llama Lucho Arlotti para ofrecerme acompañar a Cacho Cabella en la Conducción del informativo “De Todo y a Toda Hora” (Canal 4 “Univisión”). Al poco tiempo, Cacho se fue y quedé sólo al frente de éste ciclo que me dio innumerables satisfacciones. El medio fue absorbido -en 1995- por Canal 5 “LoSac” y, gracias a la repercusión que tenía, “De Todo y a Toda Hora” siguió como único noticiero, iba -en vivo- de lunes a viernes al mediodía, a la noche… probé todos los horarios, haciendo gala al nombre, jajaja. En una oportunidad, llegué a cumplir todas las funciones que demanda la salida al aire de un espacio televisivo: Producción, Notero (con cámara y micrófono en mano), Edición y Compaginación, Conducción, Locución, Dirección… “De Todo y a Toda Hora” estuvo 8 años en el aire (1993/2000) con un récord absoluto de 2000 Programas ininterrumpidos. Creo, quedó en la historia como el noticiario con más trayectoria e identidad de la ciudad. Cubría todos los acontecimientos: artísticos, culturales, religiosos, deportivos y, obviamente, las noticias políticas y policiales. Guardo entrañables recuerdos de aquella época en que hacía mis primeras armas en el periodismo.

-¿Tenés alguna anécdota de tu paso por el periodismo paceño?
-Uf, muchas! Recuerdo que en 2000, como Cierre de mi Programa “De Todo y a Toda Hora” y -en el “Año Jubilar”- me adherí al “Pedido de Perdón” que promovía ss Juan Pablo II y me presenté a cámaras pidiendo públicamente disculpas por todos los errores cometidos hasta ése momento. Como cristiano, reconocí y asumí los mismos ante la teleplatea que me acompañaba diariamente. Pienso que el gesto fue sincero y ejemplificador -aunque al principio incomprendido- y quedó en la historia del periodismo paceño como algo altruísta.

20664558_1585678298192300_6544894363744419648_n
Con Sofía Gala. Foto: S. A. F.

-¿Cómo encarás la construcción de la noticia, es decir, cómo trabajás la idea de objetividad periodística?
-La “objetividad periodística” no existe. Todo es muy subjetivo. Si, creo en la Honestidad Periodística. Cuando yo recibí el Título de “Licenciado en Periodismo” juré por el Honor -y el máximo valor Ético- ajustar mi conducta a los dictados de la moral y la ética, poniendo al servicio de la sociedad y de mis semejantes el Arte y la Ciencia de mi Profesión. Lo digo desde mi conciente humildad, el Periodismo debería ser éso: “Honestidad Intelectual”. Todos tenemos nuestras ideas y posturas políticas, sociales y religiosas. Si demostramos convicción y somos honestos en el tratamiento de tal o cual tema, el trabajo está cumplido. Y, con respecto a la construcción de la noticia, encaro desde cero, partiendo desde mi inquietud por algún tema en particular, investigando sobre el mismo, consultando las fuentes testimoniales y/o presenciales que sean necesarias para así, después de la elaboración del material, exponerlo a la opinión pública.

-¿Qué libros le recomendarías leer a un o una estudiante de periodismo?
-Mm, qué difícil. No le recomendaría ninguno en especial, sabés por qué? Porque cada uno -de acuerdo a su afinidad- tiene que ir buscando lo que le interesa leer y profundizar. Ésta profesión es fascinante y nada es impuesto. Todo es descubrimiento, dedicación, estudio, perseverancia y compromiso, primero con uno mismo y después con la opinión pública.

-¿Qué películas o discos mirás y/o escuchás cuando querés relajarte?
-Alguna serie o película policial, de ésas que te hacen pensar y mantienen la incógnita hasta el final, haciendo que el espectador sea parte del caso. No me relaja para nada, al contrario activa mis sentidos, por la intriga y el ímpetu de querer resolver -a mi manera- lo que pasa. Ahora, para encontrar el relax adecuado , me inclino por un material de música suave, lenta y mezclada con sonidos -reales- de la naturaleza, que me acompaña desde mis tiempos de estudiante, cuando preparaba los parciales y finales -a veces- trasnochados…

-¿Cuál es el rol del arte en tu vida cotidiana?
-El Arte tiene mucha importancia -hoy por hoy- en mi tarea periodística, puesto que -alejado de la política- me especializo en Crítica y Prensa de Espectáculos. Voy a ver obras de teatro, conciertos, exposiciones de arte -invitaciones mediante- y luego vuelco mi visión en las publicaciones que realizo en mi Blog personal y en las redes sociales. Además, después de cuatro años de ausencia por razones económicas, éste año volví a mi primer Amor, la Radio. Me ofrecieron del Sindicato Argentino de Locutores y Comunicadores (ex SAL) hacer mi Programa “Tangolpeando” en formato poesía. Ya he grabado varios donde me presento con una breve referencia del autor, para culminar con la interpretación de la obra seleccionada. Así -en seco, sin edición, diríamos en el ambiente de trabajo- retomando la vieja postura del locutor, donde tenía preponderancia las inflexiones de la voz, las pausas, los silencios, el valor de la palabra, en definitiva. Salen al aire en horarios rotativos, durante la programación -las 24 horas- en sal.org.ar

20157182_1554734234620040_2974892503245513264_o
Junto a Bravo y Basalo. Foto: S. A. F.

-Un mensaje al Pueblo de La Paz.
-Que soy orgullosamente paceño. En La Paz de Entre Ríos tengo todos mis afectos, mi familia, mis amigos de la infancia, mis ex compañeros de trabajo… los recuerdos más gratos de mi niñez, mis épocas de estudiante y mis comienzos en ésta Profesión que amo profundamente, cumpliendo -éste año- tres décadas de Trayectoria. Quizás no me vean con asiduidad porque cada vez que viajo, mis estadías son muy breves, como para desenchufarme del cotidiano trajín de la gran ciudad y empaparme de las costumbres pueblerinas que nunca he perdido y me hacen tan bien… Como dijo el inolvidable Aníbal Troilo una vez: “Dicen que me fui del barrio… cuándo, pero cuándo? si siempre estoy llegando…”. Los Abrazo -a todos- sobre mi Corazón.

-Gracias.
-Gracias a vos.

 

Autobiografía

Soy Silvio Adrián, un humilde servidor nacido en La Paz, Entre Ríos, que, desde mi más sana e inocente niñez, me sentí atraído por las inquietudes artísticas. A los 18 años me presenté profesionalmente frente a un micrófono y nunca más paré. Locutor informativista, Conductor radial y televisivo, Redactor periodístico, Actor de teatro… Fui todo lo que quería ser. Cuando vi que había cumplido un ciclo, decidí instalarme en Buenos Aires, donde dicen que “atiende Dios” y reinventarme empezando de cero. Entrené y capacité mi voz en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica – ISER y seguí mis estudios universitarios en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, obteniendo el Título de “Licenciado en Periodismo y Comunicación Social”. Actualmente, también curso allí una “Especialización en Comunicación y Ambiente”. He desarrollado mi labor durante 30 años. No se si lo hice bien, regular o mal, lo que quiero es que tengan la plena seguridad que todo lo hice con la misma pasión y entrega de siempre. Llego a esta altura de mi vida y mi carrera con la satisfacción del deber cumplido, renovando mi compromiso con la Comunicación en todas sus expresiones.

(La Nota digital)

Anuncios