La derecha es feliz cuando gobierna la derecha

Por Orlando Barone. El nuevo presidente de Chile, Piñera, no tiene que temer oposición de derecha. Porque sea cómo fuere- si es más, o menos de derecha- un gobierno de derecha nunca tiene opositores de derecha. A Berlusconi nadie lo va a correr por derecha. Tampoco había opositores a la derecha de Bush o a la de Aznar o a la de Menem.

Fíjense que Macri no tiene enemigos a la derecha. No los tuvo Fujimori ni los va a tener Piñera. La derecha está feliz cuando gobierna la derecha. En todas partes. Tiene sentido de equipo y sentido de intereses de economía y de clase. Esto que parece una verdad de Perogrullo, una tautología o un pleonasmo puede servir para interrogarnos. ¿Por qué un gobierno popular, o progresista, o de inclinación social o peronista de izquierda o como quiera llamársele, tiene oposición de izquierda? ¿Y por qué si esa izquierda lo acusa de ser un gobierno hipócrita, y de ser igual a otro de derecha, tiene cada vez más feroces enemigos en la derecha? Lo cierto es que un gobierno popular dispara oposiciones de un lado y de otro. ¿Si la derecha se opone porque sufre las acciones del gobierno, por qué también se opone la izquierda por las mismas acciones? Un desafío a la lógica política argentina.
¿Acaso las madres y abuelas de Plaza de Mayo apoyan al gobierno de Cristina Fernández porque es igual al de los años noventa? ¿Acaso los ideólogos de la represión y de la presión por la amnistía, son enemigos del gobierno porque los está favoreciendo? En este sentido la derecha argentina tiene la ventaja de que ante un gobierno popular nunca va a estar sola en la vereda opuesta: va a contar con aliados de la izquierda que le dicen a la sociedad que el gobierno es un fraude. Y si el acecho bilateral da resultado y el gobierno popular cede o pierde, la derecha le birla a la izquierda el vértice del podio y se autoproclama dueña del triunfo. Y la izquierda, apartada del festejo, pasa otra vez a ser la damnificada. Y vuelta a empezar a acechar al gobierno de derecha desde la izquierda. Hasta que gane otra vez un gobierno popular y la izquierda vuelva a coincidir con la derecha. En Chile la derecha está feliz: sea Piñera menos o más de derecha. La pureza no les importa: les importa el derechazo. La izquierda en Chile fue mezquina. Apoyó con desgano al candidato progresista de la concertación y favoreció la derrota. Moraleja: siempre hay tiempo para volver a la tierra. Porque cuando la izquierda quiere ser demasiado pura, ayuda a ganar a la derecha.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 18 de Enero de 2010 en Radio del Plata.

(La Nota digital)

Un comentario sobre “La derecha es feliz cuando gobierna la derecha

  1. La derecha sin las fuerzas armadas apoyando e intimidando son como un fusil con balas vencidas. Ellos -la derecha-, están acostumbrados a gobernar con el pueblo sometido y muerto de miedo por los operativos militares y las fuerzas armadas patrullando las calles. No los veo -en nuestro país-, gobernando democraticamente. Es decir con las instituciones trabajando y con plenas libertades para manifestarse a todos los grupos que se ven afectados, como en la actualidad. Nuestro pueblo ha adquirido un grado de libertad y una confianza sobre la actitud de respeto que el gobierno le tendrá a que su manifestación pública. Sabe perfectamente que la misma no sera disuelta a palos ni a balazos. Por lo que, cuando intenten hacerlo. Todo el poder, se les filtrará entre los dedos. La intención de Macri con su policía propia y el espionaje de Estado, es el reconocimiento que no saben gobernar si no es con miedo y a los palos. Es decir, con palos para los pobres y amedrentamiento hacia los iguales para demostrarles quien manda.

Los comentarios están cerrados.